Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Blog abierto a los lectores
Volver

29
JUL.
2020
 
 
Flecha Izquierda   Flecha Derecha

Harto de aquellos que llevan a sus perros sin control

29/07/2020 21:26 | Ignacio Martínez Lazaro
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Harto de aquellas personas que llevan a sus perros sin control, perros pequeños en su mayoría, que van detrás de su dueño campando a sus anchas, cagando y meando donde les place, cruzando carreteras y husmeando por todos lados. Y estoy harto por dos motivos:

1- Porque no sé por qué algunas personas se piensan que llevando a sus perritos sueltos por la calle éstos son más felices y ellos mejores dueños. Obviando que todas las normativas municipales lo prohiben, que el perro pueda cruzar una carretera porque ve a otro perro en la acera de enfrente es una irresponsabilidad que puede acabar con la muerte del animal o provocar un accidente si el vehículo es una moto o una bicicleta. El perro es más feliz si está vivo, a ser posible.

2- Porque aunque a muchos dueños se les hace extraño, hay personas en este mundo a los que no les gustan los perros o les tienen miedo, y están en su derecho de no querer que ninguno se acerque a husmearles. Además, la actitud incívica de estos propietarios nos perjudica a todos los que nos esforzamos por conseguir que nuestros educados animales puedan acceder cada día a más espacios públicos.

Llevar a los perros sueltos implica que deben estar muy controlados, ¿cómo? pues con una llamada firme de verdad. Estoy muy harto de ver cómo los perros se alejan de sus dueños mientras estos les llaman insistentemente sin ningún éxito. Para poder soltar a su perro en el parque, debe conseguir que, si llama a su perro, venga a la primera SIEMPRE. Todo lo demás no vale, y no vale porque si el perro solo viene cuando no hay nada que le distraiga hay miles de situaciones peligrosas o molestas en que se va a ver envuelto y, repito, eso nos perjudica a todos. Y por supuesto por la calle, atado, aunque solo sea por la seguridad del propio animal.

Me he esforzado mucho y he educado a mi perra de forma que nunca ha tenido problemas con otros perros y además viene siempre que la llamo, sea lo que sea lo que se cruce a su lado: perro, gato o ciclista, pero aún así, siempre cumplo dos normas básicas:

1- Por la calle siempre la llevo atada porque por mucho que quiera es un ser vivo, e incluso los perros mejor adiestrados pueden ser imprevisibles en muchos momentos. Si existe la menor posibilidad de que cruce la calle, de verdad, el riesgo no merece la pena. ¿Dejarían así de suelto a un niño de 2 años? ¿Por qué a su perro sí?

2-Nunca dejo que se acerque a otro perro atado sin preguntar antes, pues aunque el nuestro no sea agresivo, si la otra persona lo lleva atado puede que el suyo sí. Que nuestro perro se acerque puede generar una situación desagradable sin necesidad.

Son ya muchos años los que llevo paseando a mi perra por mi calle y el parque, y han sido innumerables las ocasiones en que he sufrido situaciones incómodas con estos dueños irresponsables y sus perritos sueltos. Como una vez que me lesioné la rodilla yendo de paseo con mi perra Lúa y les tuve que ir pidiendo a todos los que me iba encontrando que no dejaran que sus perros se acercaran porque claro, se la echaban encima y se giraba, tiraba y a mi me dolía horrores. No hace falta decir que no servía de nada porque los perritos no les hacían ni caso.

En otra ocasión, esta vez en el parque, nos vimos rodeados de repente por tres perritos ladrando y gruñendo de forma muy agresiva, llegando uno de ellos a marcarme en la pierna, sin apretar, pero dejando sus babas en mi pantalón. La dueña, a 20 metros, les llamaba con voz lánguida, sin ningún éxito. El día que la policía nos obligue a cumplir la ley y no podamos soltar a nuestros perros por las quejas de los otros usuarios del parque, deberíamos ir a la casa de esta señora a agradecérselo.

Hoy he roto mi habitual saber estar y pido disculpas por ello, pero es un tema más grave de lo que parece, pues ante la más mínima queja las autoridades prohíben, que es lo más fácil. Si no podemos entrar con nuestros perros a muchos parques, al metro, a los centros comerciales, a las playas… Es por culpa de dueños irresponsables. Debemos ser escrupulosamente respetuosos con el resto de las personas con las que compartimos los espacios públicos y debemos encargarnos de educar correctamente a nuestros animales. Ese es el único camino. No se puede exigir un cambio en la legislación si el primer perro que pasa molesta a todo el mundo. El cambio empieza por nosotros.

En fin, gracias por permitirme mi día de furia.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.
 

Blogs

Publicaciones

Últimos Post

Flecha Derecha A quien pueda interesar  
  Blog de nuestros lectores | 17/11/2020  
  Blog abierto a los lectores  
Flecha Derecha FATIGA PANDÉMICA  
  Virginia Pecharromán | 08/11/2020  
  Mirando por nuestra salud  
Flecha Derecha EL ARTE DE SER FELIZ  
  Virginia Pecharromán | 19/09/2020  
  Mirando por nuestra salud  
Flecha Derecha Idea sobre aprovechamiento en matadero  
  Rafael González Rilova | 26/08/2020  
  Blog abierto a los lectores  
Flecha Derecha Propuesta para la utilización de parcela arboleda: El Montecillo  
  Rafael González Rilova | 10/08/2020  
  Blog abierto a los lectores  
Flecha Derecha "Estoy teniendo el pensamiento de que..." (continuación de "La trampa de la felicidad")  
  Virginia Pecharromán | 05/08/2020  
  Mirando por nuestra salud  
Flecha Derecha Harto de aquellos que llevan a sus perros sin control  
  Ignacio Martínez Lazaro | 29/07/2020  
  Blog abierto a los lectores  
Flecha Derecha Reinicio de actividad de la línea 102- Madrid- Aranda- Burgos  
  Rafael González Rilova | 23/07/2020  
  Blog abierto a los lectores