Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Blogs

Sapiens Coaching
Volver

23
FEB.
2018
 
 
Flecha Izquierda   Flecha Derecha

OH...¡DECEPCIÓN!

23/02/2018 10:23 | Maximino García Vicente
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Blog
Una de las consecuencias de no comprender funcionalmente las emociones es que rara vez vamos más allá de sentirlas. Como mucho, las evaluamos en términos de comodidad o incomodidad y con ello las elevamos a la categoría de buenas o malas emociones.

De esta manera, la emoción se convierte en el punto final en el que nos quedamos atrapados y no en el punto de partida que debieran ser si atendiésemos a su función: la razón y el propósito de esa emoción.

 

Es desde esta perspectiva desde la que voy a explorar la decepción. Piensa en algún momento en el que sentiste decepción

Generalmente la decepción es nuestra respuesta emocional cuando el mundo nos da menos de lo que esperábamos. ¡Qué malvado el mundo!

Según los expertos, si persiste evoluciona hacia frustración y en casos más graves a depresión. Merece la pena comprender un poco más a fondo esta emoción que es una herramienta impagable de autoconocimiento.

Piensa en la última vez que sentiste decepción. Aunque no conozco los hechos suele operar una estructura subyacente similar:

Algo no sucedió como esperabas o alguien no se comportó conforme tú habías previsto. En definitiva, los hechos no se ajustaban a tus expectativas.

 

Esperanzas y expectativas, palabras que a veces se intercambian en el lenguaje coloquial, pero si exploras la realidad a la que hacen referencia son sutilmente diferentes.

Cuando albergas la esperanza de que el mundo se comporte de una determinada manera, dejas una puerta abierta a la duda. En lo más profundo de tu conocimiento aceptas la posibilidad de que ese no sea el caso. Si la realidad no se ajusta a lo que esperabas puede aparecer cierto grado de incomodidad, pero difícilmente algo tan serio como decepción.

Cuando se trata de expectativas, el mundo va a tener que ajustarse a ellas sí o sí. Por ello cuando no se cumplen el descoloque es mayor y el sentimiento que lo acompaña es la decepción.

 

Recapitulando, la decepción es la emoción que aparece cuando no se cumplen tus expectativas y tus expectativas son la forma que tienes de dictarle al mundo o a los demás cómo se tienen que comportar.

Sí, has leído bien, cuando en tu relación de pareja o con alguna de tus amistades, por ejemplo, sientes decepción es porque, aunque sea inconscientemente, estás imponiendo cómo debería ser la conducta de esa persona. Pero la relaciones, no deberían ser una dictadura ¿verdad?...

 

Piensa ahora seriamente en la decepción. Cuando la sientes, te está avisando de que estas tratando de imponer al mundo una realidad que no se ajusta a los hechos y lo que el mundo te devuelve es una realidad diferente.

 

Si en lugar de quedarte atascado en la incomodidad de la sensación la utilizas adecuadamente, es de un valor incalculable porque te está indicando cómo proceder: bajar tus expectativas para que se ajusten a la realidad o trabajar de alguna manera para que el mundo se acerque a tus expectativas.

Es decir, utilizar la información que te proporciona lo que sientes para conocerte mejor en lugar de quedarte atrapado en la incomodidad del sentir como un conejo ante las luces de un coche.

 

Eso requiere una comprensión desarrollativa de las emociones, pero es difícil. ¡Está tan imbricado en nuestra cultura el victimismo emocional! …tanto que se cuela sutilmente en nuestro lenguaje. Decimos estar decepcionados con algo o alguien como si fueran los responsables de nuestra decepción, pero no es así.

Nuestra decepción habla de nosotros mismos como un libro abierto. Dice cuál es nuestro intento, generalmente inconsciente, de imponer al mundo o a los demás como han de comportarse.

La respuesta que obtenemos surge de comparar esto con la realidad, técnicamente se llama “feedback” y el sentimiento que lo acompaña, decepción. 

 

También sería útil entender cómo las personas creamos las expectativas, pero eso para otro momento…

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.
 

Blogs

Publicaciones

Últimos Post

Flecha Derecha Dichosas preocupaciones  
  Virginia Pecharromán | 29/09/2018  
  Mirando por nuestra salud  
Flecha Derecha Practicar la paelloterapia  
  Virginia Pecharromán | 16/08/2018  
  Mirando por nuestra salud  
Flecha Derecha Mindfulness y el arte de vivir conscientemente  
  Virginia Pecharromán | 12/07/2018  
  Mirando por nuestra salud  
Flecha Derecha Baccara. Reinas de las pistas de baile, en la Plaza Mayor de Moradillo de Roa  
  Javier Adrados | 28/06/2018  
  PopAdrados  
Flecha Derecha VIVIR SIN ESTRÉS  
  Virginia Pecharromán | 23/05/2018  
  Mirando por nuestra salud  
Flecha Derecha PERSONAS VITAMINA  
  Virginia Pecharromán | 29/04/2018  
  Mirando por nuestra salud  
Flecha Derecha Tinte Transparente  
  Isa Martínez | 26/04/2018  
  Trucos para estar mejor  
Flecha Derecha ¡SENTIR ES VIVIR!  
  Virginia Pecharromán | 17/04/2018  
  Mirando por nuestra salud