Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Cestos que discriminan

23/06/2022
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook

Foto Denuncia

Recientemente, desde la Asociación de  Discapacitados de Aranda de Duero y Ribera  (DISFAR)  denunciamos la señalización de las obras que se están realizando en el edificio del ayuntamiento; especialmente, hicimos saber el peligro que suponía para las personas con discapacidad visual la falta de señalización. Pues bien, el Ayuntamiento, como la mayoría de las veces, ha hecho oídos sordos a esta queja y, desde luego, no por solidarizarse con las personas sordas.

   A las obras anteriores se han añadido una serie de andamiajes en la fachada central, que si es verdad que son necesarios, vuelven a incumplir las prescripciones de accesibilidad y supresión de barreras. Esto a convertido la entrada al edificio en una auténtica ratonera al que ninguna persona con discapacidad visual, de forma autónoma, puede acceder o salir de ella. A estos andamios hay que añadir la ocupación del itinerario peatonal accesible (discurre por los soportales) por  una serie de cestos de vendimiar que están colocados junto a la fachada. No discutimos la ocurrencia, pero si su ubicación. ¿Cómo va tener autoridad la Policía Local para sancionar a un hostelero por tener cubillos en la fachada, cuando es el propio Ayuntamiento el que invita a infringir la ley? Creemos que hasta  la persona que ha tenido esta ocurrencia estará disfrutando al unir cubillos y cestos, así que tenemos incumplimiento de Ordenanza de Terrazas para tiempo, al menos hasta que las autoridades competentes en materia de discapacidad intervengan para obligar al Ayuntamiento a acabar con la discriminación que se está realizando hacia las personas con discapacidad con el beneplácito de los responsables municipales en sus diferentes áreas;  y  mientras tanto, Aranda convertida en una bodega desorganizada.

   Irónicamente hablando, aunque el tema es muy, muy, serio: una vez amortizados los cestos, se podrían vender a hosteleros para cerramientos de terrazas (más finos que los palés quedan) y, dados la vuelta, como mesas.

Y seguimos:

 En caso que una persona con discapacidad visual salve (siempre con ayuda de terceros) las barreras mencionadas, que intencionadamente o por ineptitud se colocan junto a la fachada sur de la Plaza Mayor tres escaleras, al final de los soportales, paradójicamente junto a las oficinas de la Concejalía de  Obras y Servicios,  esperan a cualquier persona, sea discapacitado o no, para tragarse a cualquier despistado.

 Señores y señoras funcionarios y señor concejal de Obras: las escaleras deben disponer, entre otros,  de pasamanos y pavimento táctil de peligro.

  En fin, seguiremos insistiendo hasta que a los responsables municipales se les quite la sordera y se les haga la luz.

 
Fotodenuncia es una ventana abierta a la participación de los lectores de Diario de la Ribera que nos hacen llegar su opinión a través del correo electrónico o WhatsApp. Si quieres que publiquemos tus observaciones mándanos una fotografía y un pequeño texto al correo electrónico diariodelaribera@grupodr.com o a través de WhatsApp al número de teléfono 640 781 604.
Diario de la Ribera no se hace responsable de las opiniones incluidas en esta sección, de las que tenemos constancia de su autoría a pesar de no estar firmadas públicamente.
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.