Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

32 montes de Utilidad Pública en el Sur de la Provincia

La digitalización aporta los datos de cada uno de estos territorios naturales

14/09/2020 7:42 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

La digitalización del catálogo de los montes de Utilidad Pública que recientemente se ha terminado desde la Junta de Castilla y León refleja que la comarca ribereña cuenta con un total de 32 montes de este tipo. Una catalogación que por primera vez se obtiene en formato digital para las nueve provincias de la comunidad y que puede ser consultado a través de Internet.

España cuenta con 11.359 montes con esta declaración y 3.510 se encuentran en la comunidad autónoma y, de ellos, 667 se encuentran en la provincia de Burgos, situándose 32 de ellos en el Sur de esta área geográfica. Los municipios situados más al Norte, pertenecientes a la comarca de La Demanda y Pinares, son los que más número de montes de utilidad pública tienen. Así Tanto Huerta de Rey como Araúzo de Miel cuentan con cuatro montes con esta catalogación cada uno.

Le siguen términos municipales muy cercanos a estas poblaciones, Villanueva de Gumiel, Tubilla del Lago y Caleruega con dos montes públicos de este tipo cada uno. Y un monte poseen cada una de estas localidades: Villalba de Duero, La Vid y Barrios, Valdeande, Sotillo de la Ribera, Quemada, Pinilla Trasmonte, Pedrosa de Duero, Olmedillo de Roa, Nava de Roa, Milagros, La Horra, Gumiel de Izán, Gumiel de Mercado, Hontoria de Valdearados, Fuentenebro, Coruña del Conde, Ciruelos de Cervera y Aranda de Duero.

 

¿Qué son y qué nos aportan los montes de Utilidad Pública?

Los montes de Utilidad Pública tienen su origen en el año 1862, cuando la Administración Forestal, con la finalidad de salvaguardar a los montes públicos del proceso desamortizador iniciado en 1855 por el Ministerio de Hacienda (Ley Madoz), elaboró una relación de aquellos montes que, por su interés general, debían quedar excluidos de la desamortización. Esta mera relación con el tiempo y diferentes normas de rango legal, ha ido consolidando la figura de estos montes hasta llegar a su establecimiento como bienes de dominio público o demaniales.

Según esta Ley, los montes catalogados tienen la condición de bienes demaniales por el servicio público que aportan a la sociedad. Pueden ser declarados como MUP aquellos que cumplan con alguna característica que acredite ese servicio público, como son, entre otros, la protección del suelo frente a los procesos de erosión, los que contribuyan a la regulación del régimen hidrológico, los que protejan las captaciones de agua, los que eviten o reduzcan inundaciones, desprendimientos de tierras o rocas, los que contribuyan a la conservación de la diversidad biológica o a la protección de la flora y la fauna o la preservación de la diversidad genética, los que constituyan o formen parte de espacios naturales protegidos, zonas de especial protección para las aves, zonas de especial conservación, lugares de interés geológico u otras figuras legales de protección, así como los que constituyan elementos relevantes del paisaje.

 

 

 

 

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.