Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

595 familias fueron atendidas por Cáritas Aranda en 2020

No se incrementa en número pero sí en intervenciones

08/06/2021 13:11 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Un total de 595 familias han sido atendidas por Cáritas Aranda en 2020  dentro de su programa de acogida, una cifra que no ha aumentado sino que incluso ha bajado con respecto a las 872 que se atendían en 2019, “lo que sí ha aumentado es el número de intervenciones realizadas con estas familias con las cuales en su mayoría veníamos trabajando”, explica la coordinadora territorial Guadalupe Cuadrado. Aumenta el número de hogares sin ingresos debido a la destrucción de la economía sumergida y a la destrucción de empleo, las familias se encuentran con muchas trabas para acceder al ingreso mínimo vital y a la renta garantizada.

Mientras que 382 familias son de Aranda, el resto (213) viven en la comarca ribereña. Con todas ellas Cáritas trabaja durante un largo tiempo, y se ha visto que su situación se ha agravado con la crisis. “Hemos tenido que intensificar los acompañamientos y los apoyos a estas familias”, señala la coordadora.

Ayudas materializadas principalmente en comida y productos de primera necesidad y alquileres, sirviendo de apoyo a la red pública a través de los adelantos de ayudas económicas que Cáritas realiza a la administración.

Y el poco aumento de familias atendidas en un momento tan difícil como el que se está pasando es debido, recuerdan, a que desde el Ayuntamiento de Aranda se ha aumentado la partida presupuestaria para ayudas de emergencia, a que se han hecho extensivas a personas en situación irregular, algo que antes no se hacía, y a que han sido menos la llegada de personas por la imposibilidad de viajar.

La situación pandémica ha visto disminuir el número de personas que pasaron por el servicio de personas sin hogar. Han sido 175 las personas atendidas en 2020 frente a las 253 del año anterior, pero lo cierto es que el apoyo fue durante más tiempo.

En cambio, el servicio de apoyo al drogodependiente ha subido un 11%, atendiendo a 103 personas que no se ha interrumpido en ningún momento.

El programa de empleo también ha continuado aunque variándose al formato online, con lo que se ha conseguido llegar incluso a otros lugares en los que no se podía anteriormente. 406 personas se han formado en Cáritas, desde donde sí que han observado una disminución de inserción laboral.

Por su parte, el programa de infancia y adolescencia fue una de los que más afectados se vieron debido a las restricciones y medidas. 123 niños y jóvenes fueron atendidos, priorizando el trabajo individual en el área escolar y en el uso de medios digitales. “Nos preocupa la rápida digitalización. La brecha digital, entendida como falta de medios de conocimientos y de conectividad, deja a muchos colectivos por el camino y se convierte en un nuevo factor de exclusión”, explica Guadalupe Cuadrado.

Un periodo, en el que aún hoy estamos, que ha supuesto todo un reto para las personas que trabajan o son voluntarias de Cáritas en Aranda. “Y la pospandemia no es un reto menor. Es pronto para medir el impacto de esta crisis que aún no ha dejado ver sus verdadera secuelas con tanto empleo destruido y medidas de apoyo que permitían aplazar pagos pero no extinguirlos”, explica Cuadrado, indicando que “ahora estas familias se tienen que enfrentar a ellos”.

Las soluciones, advierten, pasan por la promoción de un empleo digno, el derecho a la vivienda, dar apoyo a las personas que se encuentran solas y promover políticas y medidas legislativas que garanticen los derechos humanos.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.