Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Aranda recuerda la historia de la Guardia Civil

Durante estos 175 años han sido tres los emplazamientos que ha tenido en la ciudad

06/03/2020 13:36 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Durante todo el mes de marzo se puede visitar en la Casa de Cultura la exposición que este viernes se ha inaugurado sobre los 175 años de vida de la Guardia Civil. Una muestra fotográfica que también alberga pinturas y otra serie de complementos que consiguen recordar el paso de la Guardia Civil por la provincia de Burgos.

Una vinculación, destacaba la alcaldesa de Aranda Raquel González, es muy antigua para con los arandinos, que data del año 1845, justo un año después de su fundación.

En la actualidad el cuartel se encuentra en la calle Carrequemada, pero han sido varios los cambios que ha hecho en este recorrido. Primero se estableció en el siglo XIX en los Jardines de Don Diego, en el antiguo convento de los claretianos que antes había sido palacio episcopal, para trasladarse el pasado siglo a la plaza de San Antonio con un segundo cuartel en la calle Cascajar donde, en la bodega subterránea de las Caballerizas, guardaban sus caballos.

No fue hasta 1960 cuando la casa cuartel se ubicó en la calle Santiago. “En todas estas ubicaciones jugó un papel fundamental el Ayuntamiento de Aranda de Duero y fueron muchos de mis predecesores al frente de la Alcaldía quienes dieron todo tipo de facilidades para que la Guardia civil estuviera presente en nuestra localidad”, apunta González, recordando que los terrenos del actual cuartel fueron donados por los arandinos, como ha sucedido con los de las dos ampliaciones que se han realizado.

 

Museo del Tren

Esta exposición se e vincula al Museo del Tren, teniendo en cuenta que una de las funciones de la Guardia civil era la de supervisar que las comunicaciones y precisamente en la antigua estación Chelva muchos agentes prestaron su servicio. Inaugurada en 1895, supuso para Aranda un acicate importante. “La guardia civil, desde la estación Chelva, colaboró de manera decisiva para que Aranda y la Ribera se convirtieran en lo que son ahora, una ciudad y una comarca punteras sobre las bases de años de trabajo”, señala González.

En la inauguración la regidora también ha querido recordar a las personas que han trabajado en los destacamentos arandinos, poniendo como ejemplo a Félix de Diego, que fue asesinado en 1979 en manos de ETA; o también a Abraham Bravo Picallo, gallego pero que vivió toda su niñez y juventud en Aranda, que murió en  Afganistán a causa de un atentado terrorista en 2010.

Por su parte, el teniente Lobo, jefe accidental del puesto arandino de la Guardia Civil, ha hecho un repaso por la historia de este cuerpo que se creaba con motivo de la proliferación de bandoleros que asaltaban los caminos.

 

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.