Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Aranda

Cáritas atendió a 864 familias en 2018

La cantidad no varía, pero las condiciones son peores cada vez, advierten

21/06/2019 13:19 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

“El número de gente no ha aumentado, pero vemos que las situaciones cada vez se cronifican más, hay un distanciamiento cada vez mayor con el resto de población y es más difícil salir a flote”. Con este pequeño resumen la coordinadora territorial de Cáritas en Aranda de Duero, Guadalupe Cuadrado, deja patente que las situaciones de pobreza y exclusión social lejos de minimizarse son más agudas, incluso en familias a las que llega algún sueldo a casa. Vivir en una sociedad cada vez más fragmentada, las subidas alquiler en torno a un 30%, el empleo temporal y precario son algunas de las razones que hacen que muchas familias arandinas y ribereñas no hayan salido aún de la crisis, una crisis que, señala el delegado de Cáritas Arciprestal de Aranda de Duero, Antonio Moral, “se ceba en las familias con hijos y especialmente sustentadas por la mujer”.

Cáritas Aranda ha ofrecido este miércoles los datos del trabajo realizado en 2018, donde ha atendido a 864 familias, beneficiando a un total de 1.232 personas. Unas atenciones que se han derivado en parte a través de las seis parroquias donde se realiza la acogida a las personas que piden apoyo, donde se han atendido en Aranda a 623 personas y en la Ribera del Duero a 174. Entre ellas se ha repartido una ayuda directa de 75.400 euros a lo que hay que sumar ayudas en especie como alimentos, ropa o enseres.

Cáritas Aranda cuenta con más de un centenar de voluntarios que se reparten por los diversos programas que desarrolla en lucha contra la exclusión, la despoblación o el cambio climático. Y para pedir ayuda llegan familias de toda la comarca que viven, algunos a pesar de tener trabajo, en precariedad e inestabilidad. Y la mitad de ellas, advierten desde la organización, cuenta con hijos menores. “Hemos atendido a hijos de tres generaciones distintas y deberíamos pensar como cortar esta transmisión de la pobreza”, señala Cuadrado.

A través del programa de Empleo, en 2018 se ha atendido a 368 personas en sus diferentes intervenciones de diagnóstico, orientación, formación y acompañamiento en la inserción laboral. 108 personas participaron en 13 acciones formativas como los cursos de poda, de empleadas de hogar, de limpieza industrial, de agroecología, de restauración de muebles o de reciclado textil entre otras. Y un total de 100 niños se han beneficiado del proyecto de Infancia y Juventud.

Cáritas en Aranda también desarrolla un servicio de atención al drogodependiente, que en 2018 atendió a 126 personas ofreciendo orientación, terapia individual, ocio saludable o apoyo emocional. A ello se ha sumado la atención a uno de los colectivos más vulnerables, las personas sin hogar, donde se ha ofrecido servicios de alojamiento, manutención, aseo y ropa a 255 personas.

 

80 toneladas de ropa recogida

Uno de los proyectos estrella de Cáritas Aranda es el denominado Arrropa, que persigue la inserción laboral de las personas a través de la gestión del residuo textil y venta de ropa reutilizada y de trapo para uso industrial. Un proyecto que cuenta con la ayuda de los ciudadanos, que durante el año 2018 introdujeron más de 80.000 kilos de ropa en los 15 contenedores que se encuentran repartidos por la ciudad.

La ropa se almacena en una nave y se procesa separándola para sus diferentes usos. Mucha de ella es puesta a la venta tras un proceso de limpieza en la tienda con que la organización cuenta en la calle Hospicio. En ella se vendieron el año pasado 30.000 prendas.

El objetivo para este año y los posteriores está claro, “seguir trabajando adaptándonos a las nuevas realidades”. Y es que el envejecimiento que cada vez es más patente en la población hace necesario aumentar los servicios hacia las personas más mayores, que necesitan acompañamiento y prevención.

Imagen: Antonio Moral y Guadalupe Cuadrado, delegado y coordinadora de Cáritas Aranda respectivamente. / BC

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.