Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Aranda
Banner Sección

Cuatro viviendas más para Asadema

Y la reconstrucción de un ala de su residencia Virgen de las Viñas

20/12/2018 13:21 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Asadema cuenta con cuatro viviendas tuteladas en Aranda y ahora, con la adquisición de otras cuatro en la calle Mencía González del sector Centro Cívico, duplicará el servicio que presta a las personas con discapacidad intelectual, pero que cuentan con un nivel de autonomía más alto para poder vivir de forma independiente. Este jueves ha tenido lugar en uno de esos pisos la firma del convenio por el cual Fundación Michelin colabora en la adquisición del equipamiento de una de las viviendas, que se une a la ayuda que presta desde hace cinco años ofreciendo de forma gratuita los repuestos de neumático que se necesitan en el transporte que lleva a los usuarios de la asociación desde la vivienda a los diferentes centros.

Y no es este el único proyecto en el que se ha embarcado Asadema, sino que a la compra de estos pisos, en los que se han invertido alrededor de 600.000 euros, se une uno aún más ambicioso. A principios de año, coincidiendo con la inauguración de los pisos tutelados, se iniciarán las obras en la residencia Virgen de las Viñas tirando parte del inmueble actual para levantar uno completamente nuevo, concretamente el ala destinada a servicios que pertenecía al antiguo albergue. Porque aunque en sus inicios, hace ahora cuarenta años, eran una docena de personas las beneficiarias, en la actualidad desde Asadema se presta servicio a más de 160 personas y a sus familias desde que terminan la época escolar hasta el final de su vida.

 

De izquierda a derecha: Rosa Figuero, César Moñux, Isabel García (presidente de ASADEMA) y Abel López (Responsable de Proyectos de la Fundación Michelin). /DR

 

En los cuatro pisos tutelados que están a punto de abrirse habrá cabida para 16 personas, cuatro en cada uno. Las viviendas están unidas dos a dos a través de una puerta corredera que, aunque la mayoría del tiempo estará cerrada para dar más privacidad a sus habitantes, permitirá al cuidador o cuidadora pasar de una casa a otra sin la necesidad de salir por el pasillo. Explica Rosa Figuero, directora de la residencia Virgen de las Viñas, que con estos pisos se propicia la integración social de los usuarios, uno de los objetivos de la asociación. “Sobre todo a chicos con un nivel de autonomía más alto para que puedan vivir de forma independiente aunque siempre habrá una persona de continuo con ellos  desde aquí irán cada día al centro ocupacional durante el día”, comenta.

Para César Moñux, director de la fábrica de Michelin en Aranda, “es un placer estar aquí en esta casa porque es sentir el trabajo que hay detrás de muchas personas por conseguir un sueño”. Para Moñux “Michelin no sería nada sin Aranda” y desde la Fundación “se busca una integración armónica en la sociedad con medidas orientadas al empleo, la cultura y la salud”. “Este proyecto de viviendas teníamos que sacarlo adelante, por el esfuerzo que se está haciendo y  por las personas que lo van a disfrutar”, termina diciendo.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.