Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Banner Sección

El Badulaque

Fiduero no convence, pero tampoco nadie se ha atrevido a suprimirla. Ni tan siquiera ahora, que solo se habla de posponerla.

09/03/2020 7:30 | SUSANA GUTIÉRREZ (Artículo de Opinión)
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

En los últimos años, bastantes, no convencía prácticamente a nadie, pero tampoco nadie se ha atrevido a cargársela. Ni ahora tan siquiera, ya que se plantea cambiarla de fechas, pero no se habla de su desaparición, reinvención o asumir que el formato está caduco. Hablo de la Feria de la Ribera, Fiduero, que durante años ha sido el prólogo de las fiestas patronales, pero sin tener un sentido claro. El Ayuntamiento mantenía un formato trasnochado que podía valer hace tres décadas, pero no en la actualidad. Los expositores se veían de alguna manera obligados a acudir por compromiso, y los visitantes asistían más por una tradición que por otra cosa, a dar un paseo para ver lo que había porque así lo marcaba el calendario. La cita parecía más un badulaque, un batiburrillo de cosas sin ninguna especialización, ni un sentido claro de negocio que, hasta donde sé, es el objetivo de las ferias. Todos los años, al terminar, la misma historia: todo había sido un éxito, todos contentísimos y hasta el año que viene con más de lo mismo. Cuánto bien iba a hacer al mundo político un poco de autocrítica, por lo menos para poder avanzar.

Este año, la decisión no ha sido suspender Fiduero, dicen que lo van a posponer para abril o mayo, eso habrá que verlo. En sustitución, la idea es hacer una feria enogastronómica del Duero que, de momento, no han empezado ni a preparar. Sospecho que, viendo que el sacar adelante los presupuestos se está poniendo azul oscuro casi negro, necesitan la partida económica de Fiduero para hacer alguna actividad nueva y dirigida al público general, que pueda salvar la cara a la programación de la Ciudad Europea del Vino. No es una idea novedosa, lleva planeando en el aire desde que Javier Rojas ocupaba esa Concejalía, cuando también se llegó a abordar. En principio, se intentaría aglutinar al vino y gastronomía que marca el transcurso del Duero, con las diversas zonas vitivinícolas, incluido Portugal. Las actividades festivas y musicales también formarían parte del programa. Tendremos que esperar a ver en qué queda todo eso y también comprobar a qué sectores y administraciones se logra congregar en esta cita.

Argumentan desde el Ayuntamiento, que cambian Fiduero porque el primer fin de semana de septiembre no es una fecha idónea. Seguramente tampoco sea el momento ideal para la cita enogastronómica. Quizá es mejor buscar un lugar en el calendario que no presente tanta saturación de eventos, e intentar dar vida a la ciudad en momentos más bajos, hay muchos meses. En septiembre hay dos fines de semana de fiestas patronales y el último está reservado para la Fiesta de la Vendimia de Ribera del Duero. Con lo largo que es el año, a lo mejor, dosificando los eventos se obtenía un mayor éxito, pero esto es una opinión.

Crisis

No puedo terminar sin referirme a la crisis del Partido Socialista que ha salvado el primer asalto con el nombramiento de nuevo secretario General a Ildefonso Sanz. Mar Alcalde anunció, 24 horas antes de la asamblea extraordinaria, su intención de no presentarse cargando contra el ‘aparato’, el mismo que ha defendido durante 17 años, y prometiendo que se iba a rearmar de cara a intentar conquistar el poder en la asamblea ordinaria dentro de año y medio.

La sensación en su comparecencia pública era ambigua, porque visualmente presentaba una imagen de derrota, pero verbalmente se revolvía a la defensiva contra las preguntas de los periodistas. Entre otros aspectos, como les pasas a todos, huyendo de la autocrítica y abusando del yoísmo. Por cierto, un tema, el de la comunicación, que no ha sabido o no ha querido gestionar tampoco durante esta crisis. Solo concediendo entrevistas y declaraciones a unos medios puntuales e, intentado ningunear a otros. Sí, ningunear, ese verbo al que tanto alude. Debe de tener la percepción de que en algunos sitios le ponen la alfombra roja y, quizás, ha pecado de ingenua.

Da la sensación de que, tanto la exsecretaria general como su entorno, esperaban una guerra pública en estas semanas de crisis, pensando que a río revuelto... El silencio de la otra parte, a mi entender, les ha descolocado y han terminado despotricando contra, ya no los de aquí, sino los de más arriba, algo que en los partidos pasa factura.

A partir de hoy se tendrá que gestionar la segunda parte de la crisis, la convivencia en el grupo municipal, en lo que parece una situación de no retorno. Fijo habrá nuevos capítulos.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.