Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

El Centro de Empleo de Cáritas trabaja con 292 personas en Aranda

El 61% no recibe ningún tipo de ingresos

08/10/2020 12:14 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

292 personas son las que están recibiendo el apoyo de Cáritas de Aranda de Duero a través de su centro Integral de Empleo. Un proyecto desde el que se realizan acciones a lo largo de todo el año en defensa del trabajo justo y decente, centrando la actuación en aquellos sectores donde se dan mayores situaciones de vulnerabilidad. Estos sectores, explica el responsable del programa Roberto Casado, son fundamentalmente el de las empleadas de hogar y el de la agricultura.

Con estas personas se trabaja a través de los diferentes servicios de empleo con que cuenta Cáritas en la capital ribereña, que pasan por la orientación laboral y la formación e intermediación laboral. Esta cifra, 292, recuerdan desde Cáritas “supone el 15,6% de las personas que están en situación de paro en nuestra localidad”.

Y es algo preocupante que de ellas 179, el 61%, no reciban ningún tipo de ingresos. En su gran mayoría, el 64%, el perfil corresponde a mujeres.

En el lado positivo se encuentran las inserciones laborales que se han conseguido a lo largo de este año. Han sido 65; 43 de ellas a través de trabajos temporales. “El día a día nos hace vivir situaciones difíciles, duras e injustas. Constatamos situaciones laborales preocupantes en aquellas personas que son más vulnerables, especialmente en las mujeres, en aquellos que viven situaciones administrativas de inestabilidad, en aquellos con trabajos temporales o precarios, cuyos salarios no permiten desarrollar una vida digna, en aquellas personas que quieren acceder a un empleo y no tienen ingresos ni ahorros, teniendo la necesidad de aceptar cualquier trabajo”, comenta Casado.

El balance se realiza con motivo de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente que se celebraba este miércoles, donde la Iglesia por el Trabajo Decente llama a la movilización para conseguir un nuevo sistema productivo que ponga a la persona en el centro, una movilización contra el aumento de la precariedad provocada por el impacto social de la pandemia y en defensa del trabajo decente y accesible.

Advierten que “millones de personas se están quedado atrás” con esta crisis y denuncian que “la realidad en que nos encontramos está visibilizando las consecuencias de un modelo productivo incapaz de generar empleo con alto valor añadido y caracterizado por las altas tasas de precariedad laboral”.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.