Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

El envero se generalizará el 13 de agosto en Ribera

El informe de la situación de viñedo afirma que presenta un estado sanitario extraordinario

03/08/2020 13:01 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Las heladas no han causado daños y las tormentas de granizo escaso y de poca entidad. El viñedo en la Denominación de Origen Ribera del Duero afronta el último tramo de su ciclo con un estado sanitario extraordinario. En el informe de la situación del viñedo, emitido el 24 de julio, se constata que el envero estará generalizado en la zona de calidad el próximo 13 de agosto, una fecha que coincide con la media historia en la denominación.

“Las temperaturas acaecidas en la Denominación, acompañadas de las precipitaciones registradas durante la primavera, principalmente en el mes de abril, permitieron a las plantas una muy buena brotación” afirma el informe. En esta línea, detalla que en la actualidad, en Ribera del Duero se puede observar en líneas generales el viñedo en estado de cierre de racimos, estando alguna parcela en el inicio del envero. “Cabe destacar las diferencias de fenología que podemos encontrar en los distintos viñedos, marcadas de manera importante por las características de la viña: edad, tipo de suelo, orientación, altitud”.

En cuanto a las lluvias, el balance con respecto a los datos históricos es superior a lo esperado, proque la cantidad de agua acumulada en la presente campaña “está por encima de la media”. Las heladas invernales de consideración, se especifica, que “no fueron tan numerosas como en campañas anteriores e igualmente la intensidad de las mismas fue menor que la habitual”. En cuanto a las heladas de primavera, se produjeron en fechas en las que el viñedo se encontraba todavía en un estado fenólico poco avanzado, y “no causaron daños”.  En lo que se refiere a episodios tormentosos, el informe mantiene que se produjeron durante junio y julio en distintas zonas, dejando a su paso precipitaciones de diversa intensidad y en algunos casos tormentas de granizo, “normalmente de manera muy localizada y generalmente acompañadas de abundante agua y de corta duración, causando daños de escasa entidad en la mayoría de las ocasiones”.

Respecto a las plagas, el mildiu apareció de manera muy aislada y casi anecdótica los primeros días de junio y luego desapareció. Respecto al oidio, se indica que se “comienzan a ver los primeros síntomas de la enfermedad pero por el momento de manera muy escasa, por ese motivo es necesario vigilar muy de cerca el desarrollo de la misma, para lograr combatir de manera temprana y eficaz los ataques que podrían producirse en los viñedos.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.