Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

El huerto del Fernán González continúa avanzando y con novedades

Un pozo, dos bancales de hormigón y la estructura de un invernadero son las últimas

09/06/2022 14:08 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Son seis años los que lleva el colegio público Fernán González de Aranda de Duero embarcado en el proyecto de huerto escolar, y cada curso se suman nuevas novedades donde alumnos y profesores, con ayuda de los padres, trabajan para mejorarlo.

Hoy nos hemos acercado a este centro y hemos visto las últimas. A los bancales de madera se han añadido dos bancales de hormigón y se ha construido un pozo para recoger el agua de lluvia. “Queremos dotarlo próximamente con polea para realizar el riego a la antigua usanza recuperando valores y costumbres, incluso nos hemos planteado la construcción de un pequeño acueducto para proporcionar agua a los primeros bancales en material ecológico”, explica el profesor Enrique Arroyo, que junto con la profesora María del Mar Martínez coordinan este proyecto. Una iniciativa que recientemente se ha expuesto en la Universidad de Palencia para el alumnado de Educación Primaria.

 

 

Ayuda muy necesaria

Para llevar a cabo las novedades el centro cuentan con la ayuda que la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Aranda. Precisamente este jueves la alcaldesa de la capital ribereña se ha acercado hasta el centro para conocer los trabajos que se realizan en el huerto. Raquel González explica que se trata de una ayuda que se ofrece a todos los centros de Aranda “a los que se le da la oportunidad para participar”. “Este del Fernán González es uno de los grandes ejemplos de cómo se ha ido ampliando año tras año, gracias al interés de profesorado”, destaca.

La partida en esta ocasión ha sido de 40.000 euros repartido entre todos los centros, de los que la administración local a través de la concejalía de Medio Ambiente aporta 15.000. El colegio Fernán González se ha beneficiado con 3.600 € de la partida, con lo que ha podido realizar la cimentación de los bancales, la instalación de una estructura metálica que se quiere cubrir próximamente, la del pozo y la de un espacio al que ha llamado “el reino de las semillas”.

El problema es que se prevé que para el próximo curso la subvención se reduzca a la mitad. Y es que, según informan desde la concejalía de Medio Ambiente se han topado con los criterios de la Junta, que aboga más por inversión en educación ambiental, reduciendo la parte correspondiente a inversiones. “Desde el ayuntamiento y los propios colegios estamos intentándoles convencer de que cuando hay profesores ya implicados lo que hace falta es infraestructura y no tanta educación ambiental, por eso lo ponen ellos”, explican desde la concejalía de Medio Ambiente.

 

 

Centro ecológico

Volviendo al colegio Fernán González, la experiencia de estos últimos seis años es muy positiva, asegura Enrique Arroyo. Y es que el proyecto, que nació con el plan de Almuerzos Saludables, ha conseguido convertirlo en centro ecológico. “Los plásticos se han reducido en una gran parte y las papeleras prácticamente están vacías de plástico, cada uno trae su táper con un almuerzo saludable, lo que ha hecho que en los últimos cuatro años el centro esté limpio, los niños almuercen de forma saludable y, sobre todo, que vean que su trabajo de día a día tiene su fruto”, señala.

Pero es que aún hay más, ya que con el funcionamiento del huerto se persigue que las distintas materias que se imparten puedan estar relacionadas con él, consiguiendo así ejemplos palpables con los que trabajar. Las matemáticas, la lengua, las ciencias o la plástica son asignaturas donde el huerto está presente.

Todo ello en un centro que en este año ha plantado un manzano, un cerezo y una higuera en el espacio que comparte con el del edificio de Las Francesas; que cuenta con 470 estudiantes de infantil y primaria y medio centenar de profesores consiguiendo, entre todos, cerrar el ciclo del consumo sostenible, ecológico y sin desperdicios: “lo sembramos, lo cuidamos, lo recogemos y lo consumimos”, afirma el coordinador. No hay que olvidarse, destaca María del Mar Martínez, que la basura que se genera vuelve a formar parte de ese ciclo con su integración nuevamente para la creación de compost.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.