Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

El Santos Reyes salva la atención ginecológica y teme por medicina interna

Esta semana han comenzado las cirugías a pacientes procedentes del HUBU

16/02/2021 14:22 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Con unos resultados óptimos en cuanto a listas de espera gracias a sus profesionales, el hospital de Aranda de Duero intenta salvar aquellas especialidades donde la marcha de sus profesionales repercute en los pacientes. Es el caso de Ginecología y Medicina Interna.

Para el gerente del Santos Reyes, Evaristo Arzalluz, la “culpa” de que el centro arandino haya conseguido tan buenos datos en cuanto a la lista de espera quirúrgica, consiguiendo “la más baja de los últimos 10 años”, se debe a los profesionales que trabajan en él. A pesar de la pandemia, señala, desde el primer momento han querido continuar atendiendo a los pacientes, tanto en consultas como en quirófanos.

La lista de espera para los enfermos de prioridad 1, donde la intervención quirúrgica no admite una demora superior a los 30 días, ha cumplido sus objetivos con creces, logrando una demora media de apenas 7 días, la más baja de la comunidad autónoma.

Pero “el punto crítico que distingue un hospital que funciona bien de otro que no lo hace tanto”, subraya el gerente, es en la lista denominada de prioridad 3, donde la enfermedad permite la demora del tratamiento porque no produce secuelas importantes. Se trata de operaciones más banales, que en Aranda de Duero se realizan en un 94% dentro del plazo previsto, con una espera de apenas 63 días de media.

El hospital de Aranda ha conseguido rebajar en 2020 la lista de espera quirúrgica, en un 40% con respecto a 2019, pero también la lista de espera en las consultas, algo de lo que Arzalluz se muestra muy satisfecho “porque la población está siendo atendida en tiempo y forma”.

 

Ginecología y Medicina Interna

Pero hay especialidades que sufren carencias, debido a la falta de profesionales. Aranda de Duero continúa sin geriatra y sin un oncólogo entre otras, pero ha conseguido salvar “lo que se le venía encima” con la contratación de dos ginecólogos estos días “con lo cual el peligro que se cernía sobre nosotros ha sido despejado”, comenta el responsable del centro hospitalario.

No ocurre de momento lo mismo con Medicina Interna. A pesar de que las 8 plazas estaban ocupadas por especialistas, la baja de dos de ellos, las jubilaciones de otros dos y un traslado que se han producido en las últimas semanas hace que en estos momentos el servicio solo cuente con 4 profesionales. Se están buscando, argumenta el gerente, pero se trata de un reto con muchas dificultades en un momento en el que los internistas están siendo muy solicitados debido a la COVID. “Con cuatro puedes atender la guardia, y quedan dos para atender la planta y algo de consulta preferente, poco más se puede hacer”, explica.

A pesar de todo, el problema se salvaría a partir del mes de mayo, cuando dos jóvenes que han mostrado su interés en venir a Aranda terminen sus prácticas de Médico Interno Residente (MIR). “Pero quedan tres meses que hay que cubrir como se pueda”, termina diciendo Arzalluz, quien pide “paciencia y colaboración de los médicos de Primaria para intentar suplir nuestras carencias”.

Mientras tanto, ayer lunes se iniciaban en Aranda de Duero las intervenciones a los pacientes derivados del HUBU con éxito.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.