Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Entrevista a Carlo Ratto, protagonista de la Jornada de cirugía organizada por el Santos Reyes

25/03/2011 7:41 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir


El doctor italiano Carlo Ratto es el cirujano invitado por el hospital de Aranda de Duero en la Jornada que este viernes se celebra con la participación de medio centenar de cirujanos llegados desde varios puntos de España. Una cita que aborda la nueva técnica denominada THD (Desarterización Hemorroidal transanal) para tratar las hemorroides de una manera más eficaz, menos dolorosa y menos agresiva que la que se venía aplicando hasta ahora. Precisamente el Santos Reyes ha sido uno de los centros hospitalarios pioneros en instaurarla.

 

Carlo Ratto llegaba este jueves a la capital ribereña porque él es el encargado de presentar a sus homólogos la técnica, incluyendo la realización de dos intervenciones quirúrgicas utilizando esta técnica, que pueden ser seguidas en directo por los participantes de la jornada a través de una pantalla.

 

Desde Diario de la Ribera hemos querido hablar con uno de los precursores del THD, que ha conseguido que en el hospital comarcal se hayan incrementado en un 325% las operaciones de hemorroides alcanzando en el último año el centenar de personas ribereñas beneficiadas con esta última tecnología.

 

 

-         ¿Qué porcentaje de la población sufre problemas de hemorroides?

 

-         Al menos el 50% de la población ha sufrido los efectos de la hemorroides por lo menos una vez en su vida.

 

 

-         Y de los casos que duran más en el tiempo, ¿cuál es el porcentaje que podría suprimirse gracias al procedimiento de la desarterización hemorroidas transanal?

 

-         Eso es muy difícil de precisar, pero por lo menos el 20% creo que podría ser operado por el método TDH.

 

 

-          ¿Qué síntomas deben obligar a una persona a acudir al médico? ¿Al mínimo dolor?

 

-         Sí, ante el mínimo dolor y sobre todo si la persona es mayor de 50 años que tenga una pérdida sanguínea inmediatamente debe ir al médico por si acaso se debe a una enfermedad intestinal que no tiene porque ser la hemorroides. Por otro lado, si tiene dolor o nota que alguna pequeña hemorroide se le sale para afuera, debe acudir al médico para, en algún caso, poder derivarle a la intervención quirúrgica y no esperar a que se halle en una situación desastrosa de casos muy avanzados.

 

 

-         Se trata de una técnica iniciada en Japón en 1995 y desde entonces se ha perfeccionado hasta llegar a hoy. ¿Todavía se puede perfeccionar más?

 

-         Seguramente sí, ya en los últimos cinco años hemos perfeccionado mucho esta técnica. Hay mucho margen para mejorar  aún más y lo que ha mejorado en los últimos dos años es la posibilidad de ser mucho más selectivos y menos agresivos.

 

 

-         ¿Y hacia dónde puede ir encaminado ese perfeccionamiento?

 

-         Se puede ser más preciso en el detectar con más precisión la arteria y también en la posibilidad de ser más selectivos y poder, contemporáneamente a ligar la arteria, reposicionar la mucosa que había prolapsado a su sitio original.

 

 

-         Cada intervención supone la compra de un material que cuesta unos 400 euros.¿Prevé que bajarán los precios del aparato necesario para aplicar el TDH?

 

-         Actualmente el instrumental necesario para este tipo de intervención no cuesta más que otras técnicas que se utilizan para operar hemorroides, en algunos casos inclusive cuesta menos. Espero que con una difusión mayor de este tipo de técnica se pueda, por que no, bajar los precios.

 

 

-         Es que algunos hospitales españoles están reticentes a introducir la técnica precisamente por la inversión que supone.

 

-         Esto es siempre igual, en Italia, en Estados Unidos.., pero en más de cincuenta países del mundo están utilizando ya esta técnica. Y es que hay tener en cuenta algo importante, que la enfermedad de la hemorroides tiene un impacto directo sobre la vida del paciente, un paciente que sufre de hemorroides tiene un alto coste que tiene que pagar la administración. Esta operación significa que se da la posibilidad al paciente de ser enseguida productivo, con una técnica tradicional el paciente no puede empezar a trabajar en un mes o más después de ser operado. En cambio, con la del TDH permite al paciente que en el arco de cuatro días o a lo sumo una semana vuelva a su puesto de trabajo.

 

 

-         ¿Qué le parece el esfuerzo que se está haciendo desde el hospital de Aranda para dar a conocer esta técnica a los profesionales de la medicina?

 

-         Estoy muy contento de que me hayan invitado a venir a Aranda, porque preveo que habrá un gran entusiasmo y gran adopción de la técnica y lo que ello conllevará es en beneficio de los pacientes que sufren esta enfermedad, ya que gracias a esto van a poder volver al trabajo antes y a no sufrir tanto. Doy las gracias al hospital arandino por contar conmigo y por mirar por sus pacientes.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.