Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

"Hay que cambiar las acciones de desigualdad por relaciones más sanas y justas"

Entrevistamos a la agente de Igualdad Rosmariel Cruz

13/10/2019 8:36 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Rosmariel Cruz es la agente de Igualdad que trabaja en el centro asesor de la Mujer del Ayuntamiento de Aranda de Duero y durante estos meses hasta finalizar el año se encargará de acercar a las asociaciones de vecinos y centros escolares del municipio unos talleres orientados a padres, madres y a todas aquellas personas que quieren transformar el reto de la Igualdad en una realidad. Con ella conversamos este domingo para profundizar algo más en el tema.

-¿Qué objetivo se persigue con la realización de estos talleres?

-Primero queremos implicar a la sociedad en el rechazo claro a toda forma de violencia de género, sensibilizándola en que la violencia de género es también responsabilidad de toda la ciudadanía, es una violación de los derechos humanos, es un delito y es una necesidad personal y social luchar contra ella para poder erradicarla, luchando por una sociedad más igualitaria y con las mismas oportunidades. También se pretende incidir en la detección precoz de las primeras señales de la violencia de género para prevenirla y promover los buenos tratos, el respeto y la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

-¿Por qué os parece importante orientarlos a los padres y madres? ¿Quizás queda mucho por hacer en casa?

- La formación de madres, padres y familias en materia de igualdad y contra la violencia de género se realiza para fortalecer la concienciación de su papel en el ámbito de la educación en igualdad.  Porque educar en igualdad no sólo es un deber de la escuela, la educación en valores debe empezar desde casa y desde la infancia. La familia, en especial padres y madres, juega un papel importante en el proceso de socialización. Los mensajes que se transmiten y conductas que se realizan son asimiladas de tal manera que formarán a ser parte de su ser y modo de ver la vida. Todo ello debe estar libre de estereotipos y roles de género. Además se debe promover buenos tratos, respeto e igualdad en la convivencia.

-¿Cómo pueden ayudar las madres y padres a que sus hijos miren a sus compañeras y amigas como a un igual?

-Primero no haciendo distinción alguna en si es hijo o hija, nieto o nieta. La educación debe hacerse en igualdad y para todos los ámbitos de la vida diaria. Hay que inculcar estos valores y ¿cómo se puede hacer? Pues por ejemplo propiciando juegos sin roles sociales, escogiendo películas y cuentos en los que se cuide unas relaciones igualitarias, fomentando que niñas y niños asuman que cualquier tarea puede ser desempeñada sin mención de género, o viviendo las relaciones de pareja dando ejemplos de amor sin celos ni estereotipos.

-¿Y a las chicas? ¿Hay que darles una educación distinta para ello?

-La educación es un espejo de la sociedad de cada momento siendo una herramienta básica para la transformación de la comunidad. Durante gran parte de la historia se ha puesto de manifiesto el carácter sexista de la educación y la sociedad. Educar de manera diferente a cada sexo sería hablar de desigualdad. En una época de mayor progreso político, económico y social  como en la que estamos actualmente esto nos llevaría a volver al pasado. Lo que se requiere es una coeducación entendida como un método educativo que parte del principio de igualdad y no discriminación por razón de sexo que además añade nociones esenciales como la idea de libertad, de diferencia y de solidaridad. 

-Muchas son las quejas porque se hace la cama y la comida al marido, pero en muchas ocasiones lo que ocurre es que no gusta cómo cocina y hace la cama él. ¿No opinas que hay mujeres que son en cierta forma culpables de que la igualdad no se implante en las labores de la casa?

-Aquí debemos hablar de las nuevas masculinidades, que son posiciones que tienen que adoptar los hombres para conseguir la igualdad sin recurrir al rol de predominancia que socialmente se le ha otorgado. También hay mencionar los micromachismos,  que son actitudes machistas que no reconocemos a primera vista y que no catalogamos de violencia, ya que estamos acostumbrados a ellas. Por ejemplo: que en un bar pongan la bebida fuerte para él,  que las mujeres paguen menos en las discotecas, regalar cosas diferentes a niños y niñas, que en los baños de los establecimientos y locales se señale el baño femenino para cambiar los pañales, etc.  Así, es necesaria una autocrítica, un cambio y entrenamiento sobre las acciones de desigualdad que podemos estar llevando y cambiarlas por relaciones más sanas y justas.

-¿Hay más casos de violencia de género ahora o es que son más los que se denuncian y los que se dan a conocer a la ciudadanía?

-Las políticas comunitarias y nacionales así como la transformación e implantación de leyes en favor de la igualdad y en contra de la violencia de género han promovido el apoyo a las víctimas ofreciendo recursos para que haya un cambio tanto para la víctima como para el agresor (ejemplo el programa fénix). Al haber mayor información y prevención en casos de violencia de género las mujeres maltratadas han tomado conciencia de esta situación de desigualdad denunciándola y haciéndola pública. Los sucesos reconocidos y denunciados son la punta del iceberg y es muy difícil saber los casos de violencia de género que hay porque no todos son denunciados, de ahí de la importancia de que quién lo sufra lo cuente a amigos, familia o entorno cercano para que la víctima no esté sola y se pueda generar un cambio, como el de hacer real esta violencia puesto que en muchas ocasiones la mujer víctima normaliza la situación y no es consciente del problema o tienen una dependencia económica, emocional, social que la impide acabar con esta situación. Nadie tiene derecho a pegar, insultar o amenazar a otra persona, sea la excusa que se ponga para ello.

-Una frase para concluir…

- “La igualdad de género ha de ser una realidad vivida”, es una frase de Michelle Bachele que no debe quedarse en una utopía.

 

 
1 Comentario
 
 
 
Usuario  
#1   Yo 13/10/2019 13:14:45
 
fjrigjwwe9r5comentariosNoticias:comentario
...sin entrar en el problema de la igualdad...pero con el paro que tenemos entre nuestros jóvenes universitarios,..pero...que pasa...
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.