Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Aranda

"¿Es correcto que en las mismas fechas acudan a un partido de fútbol 2.500 personas y a la manifestación por el hospital vayan 2.000?"

Olga Ferreiro es la cabeza visible de la asociación de vecinos Allendeduero

10/06/2018 9:16 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

La Asociación de Vecinos Allendeduero cuenta con unos setecientos socios, quienes colaboran de manera activa en las actividades puestas en marcha desde la agrupación. Algunas de estas son permanentes y otras varían con el tiempo y entre ellas se encuentran talleres de salud, de lectura, de cocina, cine debates, meditación, clases de yoga, conciertos o viajes culturales.

Olga Ferreiro es la cabeza visible de este colectivo desde hace ya dos años. A sus 64, esta artesana y diseñadora de bisutería que ha residido más de 48 años en Argentina, imparte clases de arcilla polimérica a la vez que invierte parte de su tiempo en mejorar el barrio en el que vive.

 

Allendeduero es un barrio que en el aspecto asociativo es fuerte, sobre todo desde la inyección que supuso el cambio de la Junta directiva hace unos años. ¿Continúa con esa energía?

Sí. La gente del barrio participa y se involucra con las propuestas de la asociación. Participa de diferente modo, o bien colaborando activamente o bien concurriendo a las actividades que proponemos para el barrio.

 

Muchos colectivos vecinales se lamentan de la poca colaboración y participación, ¿por qué esto aquí no sucede?, ¿qué ha ocurrido en este barrio?

El trabajo en equipo, la apertura a todas las mentalidades, la participación abierta a todos los sectores que representan de algún modo el barrio, la organización -todas las semanas nos reunimos en torno a un orden del día que se manda previamente y se levanta acta-, un espíritu democrático muy profundo, el respeto, la igualdad -nadie es más que nadie-, la confianza -todo  el que tiene algo que hacer tiene llave de la sede-…

Y esto es como la mahonesa, una vez que cuaja, todo va aumentando. Tenemos una asociación de puertas abiertas.

 

Una de vuestras necesidades es la falta de espacio en vuestra sede, ¿no es así?

En eso estamos. Queremos tener más metros, pero la ubicación actual de la sede es inmejorable. Estamos pendientes de que se abra el albergue para intentar negociar con el concesionario para poder trasladar algunas actividades a ese espacio.

 

¿Y qué otras necesidades tenéis en el barrio?

El barrio está creciendo. Tenemos muchas parejas jóvenes que inician su vida con hijos que necesitan parques y juegos en el barrio. En la zona de la Glorieta Rosales nos faltan instalaciones. Además, tenemos algunos problemas de aparcamiento, posiblemente la encuesta que estamos realizando en este momento nos suministre información sobre lo que quieren los vecinos al respecto.

 

¿Es Allendeduero un buen barrio para vivir?

En este barrio tenemos de todo, hospital, ambulatorio, colegios, la escuela de idiomas, de folklore, de música, Hacienda, la escuela de adultos, la delegación de la Junta, varios centros comerciales, residencia de mayores, el CEAS sur, la piscina cubierta…

Estamos a un paso del centro y tenemos de todo. Esto tiene la ventaja de que está todo a mano y la desventaja de que todos los días acude mucha gente a estos servicios y se generan problemas para aparcar…

 

Queda un año para las elecciones y sabemos que los grupos municipales os abrirán los brazos de ahora en adelante pero, ¿cómo se ha portado hasta ahora el Ayuntamiento en este mandato?

Nosotros siempre hemos planteado las necesidades más urgentes y las que atendían a un mayor número de personas. Por fin se ha arreglado el tema de las aceras de pizarra de la Avenida Castilla y el camino paralelo en los árboles para ir al Polígono. Pero tenemos problemas  con los juegos de la Glorieta, los cercanos al ambulatorio, con las baldosas, con la pintura de los bancos, con las papeleras que se rompen… y también queda todavía pendiente el problema de las cacas de los perros para las que exigiría más vigilancia el Ayuntamiento.

 

La unión de las asociaciones de vecinos es fundamental para las grandes reivindicaciones como la del hospital, ¿es fácil ponerse de acuerdo?

Existe un problema de personal. También de espacio, se necesitan muchas manos y mucho esfuerzo para organizar y canalizar esta demanda y a la gente le cuesta dar el paso. En principio entre las asociaciones de vecinos hay bastante armonía y coincidencia en los proyectos para conseguir todo lo que se necesita en cuanto a infraestructuras. Ya no solo en el hospital, sino también en el tren.

Creemos que falla la respuesta ciudadana. ¿Es correcto que en las mismas fechas acudan a un partido de fútbol  2.500 personas y a la manifestación por el hospital vayan 2.000? Algo no estamos haciendo bien o no sabemos hacerlo. Seguiremos adelante para mejorar.

 

¿Crees que Aranda se está desarrollando o más bien ese desarrollo se está paralizando?

 Aranda siempre ha encontrado un problema con los centralismos, primero de Burgos y ahora de Burgos y Valladolid. La Ribera es una zona muy bien situada y rica en recursos de todo tipo, pero ese centralismo impide que crezca y se desarrolle adecuadamente. Necesitamos mejorar los medios de transporte y se están acortando horarios de autobuses. Tampoco se resuelve lo del tren, lo que resta calidad de vida a los ciudadanos de Aranda, sobre todo a la población mayor que no puede moverse en automóvil y depende del transporte público.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.