Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

La Audiencia celebra este mes tres juicios por agresiones sexuales cometidas en Aranda

También un cuarto contra un trabajador por apropiación indebida

09/01/2023 14:23 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

De los cuatro juicios que se desarrollarán durante este mes de enero en la Audiencia provincial de Burgos relativos a Aranda de Duero y la comarca, tres se refieren a abusos sexuales. Se une un cuarto que abordará la denuncia por apropiación indebida.

 

Abusos a la hija de su pareja

El primero tendrá lugar el 11 de enero contra un hombre acusado de abusar de la hija de la mujer con la que mantenía una relación. Cuando la menor contaba con 16 años y aprovechando que la madre no se encontraba en casa entró en su dormitorio para besarla, algo que hizo meses más tarde cuando la joven se encontraba dormida, llegando a abusar sexualmente mientras la menor, por miedo, siguió haciéndose la dormida hasta que entró nuevamente en la habitación.

La pena que solicita la Fiscalía es de 11 años y dos meses de cárcel y la prohibición de comunicarse con la menor durante 10 años, como a estar a menos de medio kilómetro de ella. También 3.000 euros de indemnización por los perjuicios morales causados.

 

Violación con drogas

El 13 de enero tendrá lugar el segundo de los juicios, que debiera haberse celebrado el 14 de diciembre contra un hombre acusado de drogar a una mujer, violarla y difundir su imagen por redes sociales.

Los hechos se remontan a abril de 2019 cuando el hombre, de 43 años, conoció a la mujer. Acudió, relata la fiscalía, al bar donde trabajaba minutos antes de que acabase su turno y le ofreció a probar una bebida argumentando que se trataba de un licor de su país. Al salir la mujer fue a su casa seguida del procesado, quien entró en ella aprovechando el estado de semiinconsciencia en el que ella se encontraba. La violó, se relata en los hechos, y cuando ella despertó le dijo (a ella) que no se marchaba si no le daba dinero, llevándose 150 euros.

Días más tarde, un amigo de la víctima vio como una conocida le mostraba una foto de la víctima en la que aparecía su cara y en una posición que denotaba una falta total de control sobre sus actos y dando la impresión de estar drogada. El amigo le recomendó a la víctima que denunciase lo ocurrido y esta llamó al teléfono móvil de su agresor pidiéndole que borrara las fotos, para lo que él le pidió 300 euros a cambio.

Se negó a darle el dinero y presentó la denuncia, acudiendo al hospital arandino, ya que todavía contaba con hematomas en el escote, los antebrazos y en la cara interna de los muslos. También se le diagnosticó un trastorno ansioso que requirió tratamiento psicofarmacológico.

En un primer momento, el juzgado de instrucción de Aranda dictó un auto al acusado imponiéndole la prohibición de aproximarse a menos de 300 metros de la víctima y de comunicarse con ella.

Ahora, en el juicio, el fiscal pedirá un total de 11 años y cuatro meses de prisión: 7 por delito de abuso sexual, 3 por delito contra la intimidad y un año y cuatro meses por delito de amenazas. A ello se suma una multa de 11.400 euros por las lesiones físicas producidas, por las lesiones psíquicas y por los daños morales causados.

 

Casi 25 años de cárcel piden para un cura de Alcalá de Henares

Por su parte, el 25 de enero se oficiará el juicio contra un cura de Alcalá de Henares acusado de agresión sexual y acoso contra una mujer de Aranda de Duero. Se enfrenta a tres delitos de agresión sexual y uno de acoso, para lo que el fiscal solicita una pena de 24 años y 10 meses de cárcel, además de una indemnización a la víctima de 6.000 euros.

Los dos se conocieron en julio de 2017 en un evento religioso de la Iglesia de la Renovación Carismática Católica que se celebraba en Madrid cuando él la confesó. Volvieron a encontrarse meses después en Alcalá de Henares con motivo de otra celebración de la festividad religiosa y él la pidió su número de teléfono.

A partir de ahí, comenzó a enviarla mensajes y en algunos de ellos le decía que era “la elegida” y “la amada” hasta que la víctima le bloqueó el teléfono. Aun así, continuó llamándola desde distintos números de teléfono. La mujer accedió a tener un encuentro con el procesado en julio de 2018, en la ermita de la Virgen de las Viñas en Aranda de Duero. En un banco empezó a acosarla empujándola contra la pared.

Finalmente, cuando ella se sintió un poco libre de movimientos, le propinó una patada en las partes íntimas del procesado, ante lo que este le soltó del pelo y ella echó a correr.

Aun así, siguió llamándola e incluso se presentó en la clínica privada donde la mujer trabajaba cuando esta estaba sola. Volvieron los abusos y llegó a eyacular el cura encima de la mujer. Y seguiría días después presentándose en la clínica hasta en dos ocasiones. Finalmente, la perjudicada puso en conocimiento de otro sacerdote lo que la estaba ocurriendo. Se inició un procedimiento eclesiástico contra él y se le suspendió cautelarmente de sus funciones ministeriales como sacerdote y se le recluyó en un monasterio.

La mujer presentó una denuncia penal, pero el procesado continuó llamándole a su número de teléfono y a la clínica. Como consecuencia de estos hechos, la mujer sufrió un trastorno de estrés postraumático con síntomas disociativos y un nivel de ansiedad severo con síntomas fisiológicos, cognitivos y emocionales que requieren una terapia especializada y por los que ha estado en tratamiento psicofarmacológico.

El procesado se encuentra en estos momentos en libertad provisional con la prohibición de acercarse a menos de un kilómetro de la víctima y de comunicarse con ella

 

Apropiación indebida

El 16 de enero se celebrará el juicio por apropiación indebida contra un trabajador de una empresa para la que realizaba labores de mantenimiento, reposición y recaudación de las máquinas de vending de una empresa arandina desde 2013. Se le acusa de que, entre diciembre de 2019 y abril de 2020, con ánimo de obtener un beneficio económico ilícito, se quedó con la recaudación de cuatro maquinas por un importe total de 12.000 euros.

Por ello se piden para él cuatro años de cárcel, además de la reposición del dinero.

 

 
3 Comentarios
 
 
 
Usuario  
#1   Cicerone 09/01/2023 23:59:08
 
aranda y ribera tierra de paletos, dijo umbral y que razon tenia
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#2   JALISCO 10/01/2023 13:29:40
 
#1 Paletos les hay en todas las partes, y en todos los umbrales.
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#3   Cicerone 11/01/2023 18:06:44
 
Paletos los agresores sexuales y acosadores quería decir.
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.