La cruz de Lampedusa llega a Aranda

Recordando la tragedia de los que pierden la vida en el Mediterráneo

10/11/2017 13:02 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Y lo hará este jueves en tres puntos de la ciudad - colegio Vera Cruz, residencia de la Sagrada familia e iglesia de Santa María-, donde este símbolo católico que quiere recordar la tragedia de tantos seres humanos que han perdido la vida en el Mediterráneo se expondrá para dar presencia a este problema.

La diócesis de Burgos ha recibido jueves 9 de noviembre la Cruz de Lampedusa, que recorre España tras haberlo hecho por Italia.  La cruz llega procedente de Tarazona, y tras su estancia en Burgos, viajará a Canarias. Tras su periplo burgalés el martes se trasladará a Miranda de Ebro y el jueves viajará a Aranda de Duero, donde se expondrá por la mañana en el Colegio Vera Cruz, a mediodía en la Residencia Sagrada Familia, a las 17:00 horas en el Pórtico de Santa María y a las 19:00 en el interior del templo. El viernes regresa a Burgos antes de viajar a las islas Canarias.

 

Historia de la Cruz de Lampedusa

 

 El 8 de julio de 2013 el papa Francisco hizo su primer viaje fuera de Roma a la isla italiana de Lampedusa. Días antes había naufragado un barco con refugiados de los que 349 murieron. Se calcula que en los últimos veinte años han muerto cerca de 20.000 personas entre Libia e Italia. Allí, el pontífice expresó las siguientes palabras: «¿Dónde está tu hermano? ¿Quién es el responsable de esta sangre? ¡Ninguno! Todos responden igual: no he sido yo, yo no tengo nada que ver… Hemos caído en la globalización de la indiferencia».

El 9 de abril de 2014, la fundación italiana Casa del Espíritu y de las Artes presentó al papa una cruz hecha con tablas de barcos naufragados frente a Lampedusa. El papa la bendijo y les encargó: «Llevadla por todas partes». Desde entonces, esta cruz ha recorrido varias diócesis de Italia, estuvo en el Vaticano en el Jubileo de los Emigrantes (17 de enero de 2016), ha visitado Lourdes, y ha sido acogida a lo largo de este 2017 por varias diócesis españolas.

Ahora llega a Burgos para recordar el drama de las migraciones y la muerte de tantos refugiados, y que no caiga así en saco roto la invitación que hace el papa Francisco: construir un mundo que no sea cómplice de la «globalización de la indiferencia».

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.