Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

La ITV inoperativa a causa de la huelga de sus empleados

16/05/2011 12:53 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir


Las personas que hayan acudido hoy a pasar la revisión de su vehículo en Aranda se han visto obligados darse la vuelta al estar cerrado el servicio a causa de la huelga de los empleados. Y es que los catorce empleados que trabajan en el punto de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) de Aranda de Duero han acudido a la huelga convocada por el comité intercentros del grupo Itelevesa de Castilla y León. Un paro que también ha afectado a las estaciones de la ITV de la comunidad autónoma excepto a la de Villalonquejar, y que se sucederá durante los días 19, 20 y 27 de mayo. En Castilla y León trabajan en esta empresa 330 empleados.
 
El delegado del personal arandino y miembro del Comité Intercentros, Daniel de Diego, explica que desde el mes de enero se está intentando negociar con la empresa un convenio y que la dirección “está intentando modificar cláusulas reconocidas en el último convenio”.
 
A través de la huelga, el Comité Intercentros exige a la empresa que cese en su intención de querer anular esos derechos “fundamentales e irrenunciables”, queriendo instaurar, por ejemplo, la movilidad geográfica, y eliminar el sistema de promoción profesional, el concepto de antigüedad desde 2011 congelándola para  el resto y la cláusula de revisión salarial actual.
 
Además, los empleados demandan la contratación de más personal para asumir el incremento de inspecciones y exigen el cumplimiento de la normativa en materia de Seguridad y Salud.
 
Otro punto importante para los trabajadores que les ha llevado a la huelga es la desigualdad salarial entre los empleados de la misma autonomía. Y es que los del centro de Villalonquejar en Burgos, aseguran, cobran más salario que el resto “realizando el mismo trabajo”.
 
“Estamos dispuestos a negociar con la empresa, pero hay puntos de los que no podemos rescindir”, comenta De Diego, advirtiendo que “todos nosotros sentimos el trastorno que estamos causando a los clientes, pero tenemos que luchar por nuestro trabajo y nuestros derechos”.
 
 
 
 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.