Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Aranda

Larga vida al vino…de Ribera

Envero entrega los premios de la edición 2019

14/06/2019 0:40 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Con una gala de celebración donde políticos, bodegueros, empresarios y representantes de diversas instituciones se han dado cita, los premios Envero entregaban anoche a las elaboradoras ganadoras sus galardones. Una gala que, además, homenajeó con el premio Envero de Honor a la bodega de Peñafiel Protos.

Muy agradecido se mostraba el gerente de Vinos Tudanca, Jesús Tudanca, hacia dos personas que son “las culpables” de contar con tan buenos vinos. La primera su madre, Vicenta, “que era una enamorada de su pueblo”, y la segunda el hombre que se encarga de la elaboración de los vinos. “Yo soy la parte visible de la empresa y recojo los premios, pero mi cuñado Julián es el verdadero culpable”, comentaba Tudanca señalando a Julián Sardina, añadiendo que, además, “algo deben de tener estas uvas de La Horra y Gumiel de Mercado par a hacer estos grandes vinos”. Y es que Bodegas Tudanca recogía en 2017 el premio al mejor Roble de los Envero, al año siguiente el de mejor Crianza, y ahora el de Alta Expresión.

Uno a uno, por el escenario fueron pasando los premiados. Así, en la categoría de Rosado vencía el vino Rubiejo elaborado por Bodegas Alto Sotillo de Sotillo de la Ribera; en la de Tinto Joven Mesoneros de Castilla de Bodegas Ismael Arroyo-ValSotillo de esa misma localidad, y en Joven Roble el galardón fue a parar a Abadía de San Quirce de Bodegas Imperiales de Gumiel de Izán.

Por su parte, el mejor Crianza lo recibía  Malacuera Bodegas y Canallas 2015 de Bodegas Malacuera ubicada en el municipio vallisoletano de Castrillo de Duero. Y el mejor Reserva lo lograba Tinto Arroyo reserva 2014 de Bodegas S. Arroyo, SLU de Sotillo de la Ribera.

Edmundo Bayón, presidente de Bodegas Protos fue el encargado de recoger el premio Envero de Honor a toda una trayectoria ejemplar que veía la luz en Peñafiel en el año 1927 gracias a la unión de 11 viticultores que fundaron la cooperativa ‘La primera de la Ribera’. Además de la calidad y excelencia de los vinos se ha tenido en cuenta para entregar este galardón  la apuesta por la innovación y el Enoturismo de Protos y sobre todo la generosidad que demostró en 1982 cuando autorizó al Consejo Regulador de la denominación de Origen Ribera del Duero el uso de su nombre para designar esta zona de calidad.

Al terminar el acto de entrega de premios todos los asistentes pudieron disfrutar de la música del grupo K-jazz-t en el exterior del hotel Montermoso, un momento distendido que tuvo de su parte la buena temperatura de la noche.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.