Las razones por las que Pascual seguirá siendo una empresa arandina

El director de la factoría, Manuel Lantero, contesta a las preguntas de DR

20/12/2023 10:21 | Roberto Estébanez
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Pascual sigue siendo la empresa nacida en Aranda de Duero con mayor proyección nacional e internacional. Por eso analizamos junto al director de su factoría en Aranda de Duero, Manuel Lantero, el momento que viven las factorías que tienen en la capital ribereña y sus planes de futuro

- ¿En qué momento se encuentra la Factoría de Pascual en Aranda de Duero?

-Somos una empresa multimarca, no producimos solo leche contamos con más de 200 productos en el mercado, 7 plantas industriales, 26 delegaciones comerciales y 2.300 empleados; con marcas como Leche Pascual, Bezoya, Vivesoy, Bifrutas, zumos Essential, café Mocay, café Jurado y Pascual Profesional, como servicio exclusivo para el canal Horeca.

Nuestra fabrica está abierta 24 horas y fabricamos de lunes a viernes y también muchos sábados. Tenemos cerca de 200.000 metros cuadrados de superficie, lo que nos permite producir 800.000 litros al día y 289.944.913 litros al año. Además, la compañía exporta a más de 50 países y tiene acuerdos para producir y distribuir localmente en otros países bajo modelos de joint-venture con distintos socios de gran trayectoria en países de Centroamérica, África y el Sudeste Asiático.

- ¿Cuáles son los principales productos que se producen en sus instalaciones?

- Los principales productos que se elaboran son la mantequilla, la leche, los batidos, los yogures, las bebidas vegetales y Bifrutas. En el sector de la alimentación tenemos casi de todo. Podemos hablar de la cantidad que se produce, casi 1 millón de litros de leche entran de media al diariamente al complejo. Producimos 300 referencias de producto en total. 600.000 unidades al día de batidos. Este año, hemos lanzado además Pastor de Aranda, una bebida láctea 100% mazada. Con este lanzamiento, hemos recuperado un producto lácteo tradicional que se obtiene al batir la nata para hacer mantequilla. Esta bebida tiene un alto valor nutritivo, es fuente de calcio y proteína, bajo en materia grasa ya demás tiene un sabor único gracias a su proceso de elaboración.

- ¿Además del origen de la empresa qué factores influyen en la elección de Aranda como ubicación para la factoría?

- Yo siempre he dicho que Pascual es Aranda y Aranda es Pascual. Llevamos aquí más de 52 años y nuestro complejo industrial se encuentra estratégicamente ubicado en el centro de España, lo que facilita el acceso a los principales mercados nacionales y la distribución eficiente de nuestros productos a nivel nacional. Por lo tanto, logísticamente, podemos decir que está situada en un entorno privilegiado para atender a una buena parte de los mercados geográficos nacionales.

- ¿Cuántas personas trabajan en la factoría arandina y cómo es su reparto por líneas de negocio? ¿Cuántas están en producción y cuántas en otras labores?

- Pascual cerró 2022 con un total de 2.336 empleados, lo que supone un aumento del 4% con respecto a 2021, distribuidos en las 6 fábricas y las 25 delegaciones comerciales, oficinas centrales y entornos agropecuarios que conforman la compañía. Seguimos trabajando este año estos ejes.

Actualmente en Aranda acoge a más de 980 personas, la mayoría (un 85%) en áreas de Producción o vinculadas directamente con la misma como son Logística, Calidad, Mantenimiento y Administración de la Cadena de Suministro. El resto del personal (alrededor del 15%) pertenece a áreas transversales de la Compañía (I+D, Back Office, Contabilidad, Ingeniería, …).

- ¿Cómo ha sido la evolución de la plantilla en los últimos años y qué previsiones tienen?

- En los últimos años no hemos abordado grandes procesos de crecimiento, pero seguimos apostando por el empleo estable y de calidad. Para nosotros eso es un pilar fundamental de nuestras relaciones laborales, con un porcentaje casi absoluto de contrataciones de carácter indefinido.

- ¿Cómo se adaptan a las demandas cambiantes del mercado de productos lácteos?

- Tenemos unos valores y un propósito, pero no solo se vive de principios, detrás del ADN familiar de Pascual hay un trabajo tremendamente especializado y riguroso. Nuestros equipos están en permanente análisis del mercado, de las tendencias y los drivers del consumidor. Somos una compañía Consumer Centric, volcados en dar respuesta a sus demandas. Un consumidor complejo, heterogéneo.

Por un lado, para quien el precio es un factor relevante, pero cada vez más preocupado por las políticas empresariales de sostenibilidad, salud y nutrición, ética y transparencia. Pascual sigue apostando por el mundo lácteo poniendo foco en segmentos de valor añadido como el mercado de lácteos funcionales y ricos en proteínas, un sector en pleno crecimiento.

- ¿Cómo afecta la factoría a la economía local de Aranda de Duero?, ¿saben el impacto económico que producen en la zona?

- Uno de nuestros ejes estratégicos es el apoyo al comercio y la economía locales. Aranda es quizás el ejemplo más importante. Ya lo veníamos haciendo desde hace décadas. La producción local sigue siendo integradora y multiplicadora, como agente vertebrador del territorio y del medio rural y, ahora, cada vez más valorada por el consumidor.

En general, en Castilla y León, Pascual genera de forma directa, indirecta e inducida un impacto económico de más de 500 millones de euros anuales y aporta de manera directa en agricultura y ganadería más de 50 millones de euros, con cerca de 6.000 puestos de trabajo directos e indirectos.

- ¿Qué desafíos enfrenta la industria láctea en la actualidad y cómo se abordan en la factoría?

- Son múltiples y complejos. Una planta tan amplia como la de Aranda, con distintas sub-fábricas en su interior, tiene retos de todo tipo. La gestión energética y ambiental, por ejemplo. Pascual lidera la carrera del sector lácteo hacia la descarbonización con proyectos de renovables y economía circular en sus instalaciones de Aranda de Duero y Gurb.

Desde un punto de vista operativo, la búsqueda de la eficiencia, la digitalización, la Industria 4.0., la adaptación a nuevos formatos con soluciones innovadoras, la colaboración con nuestros proveedores actuando como ventanas tecnológicas de innovación. Desde el punto de vista de las personas, para nosotros es relevante la identificación de talento para el trabajo de nuestras fábricas. En los últimos años hemos firmado convenios de colaboración con los centros formativos de la zona de Aranda que nos permite contar anualmente con alumnos de diferentes grados y especialidades. En el caso de la FP dual se trata de un periodo de prácticas de 660 horas donde el alumno recibe una ayuda económica durante la formación práctica.

 

 

- ¿Qué tipo de perfil profesional buscan para incorporarse a la empresa?

- En Aranda de Duero necesitamos perfiles técnicos de formación profesional. Pascual apuesta por el empleo estable, la mayoría de nuestra plantilla es indefinida, y de calidad. Realizamos una importante inversión en formación, con nuevas incorporaciones que provienen de la FP Dual, y por el talento interno, impulsando el crecimiento personal y profesional de nuestras personas, en un entorno basado en la no discriminación y la igualdad de oportunidades, garantizando la diversidad en un entorno inclusivo. Las vacantes que se quieren cubrir en los próximos meses, hasta final de año, son Técnicos de Mantenimiento, de I+D tanto para nacional como para proyectos internacionales.

- ¿Puede hablar sobre la relación entre la factoría y los agricultores locales que suministran leche?

- Nuestra relación con los agricultores es muy cercana, ya que trabajamos codo con codo con ellos. Trabajamos con 292 granjas, situados en núcleos rurales, donde fijan población gracias a su colaboración estrecha con los ganaderos y sus familias. El 85% de agricultores llevan más de 15 años con la compañía, consiguiendo, además, que su granja sea sostenible y rentable con un programa pionero de eficiencia productiva. Asimismo, las materias primas de nuestras bebidas vegetales, como la soja y la avena, son 100% cultivo local, certificado por AENOR, procedentes de campos repartidos por Extremadura, Castilla y León, Aragón, País Vasco, Navarra, Andalucía, Murcia, Comunidad Valenciana y Cataluña. Somos la única empresa que ofrece esta garantía y cercanía a los ganaderos y agricultores, trabajamos con ellos directamente.

- Pascual sigue siendo una empresa familiar, pero ¿cómo se puede seguir así en un mercado tan globalizado?

- Creo que eso no es malo, todo lo contario. Lo hacemos ejerciendo los valores y el ADN de la empresa. Estamos hablando de propósito y visión a largo plazo. Dar lo mejor para el futuro de la alimentación no es un claim vacío, es una declaración de intenciones sobre una forma de entender y hacer empresa. En esta casa se vive una forma de trabajar impregnada de valores, es cierto, el marchamo de empresa familiar se respira por los cuatro costados. Empezando por el ejemplo de la familia accionista y desplegando este propósito en las oficinas, en las delegaciones y en las fábricas. La familia está en el día a día, al frente nuestras fábricas y lo haces siguiendo el ejemplo de su padre Tomás Pascual. Lo que nos dice la familia es importantísimo porque conocen el día a día de la empresa.

- ¿Qué proyectos de investigación y desarrollo se están llevando a cabo en la factoría?

- En Pascual, como en otras empresas, combinamos la innovación tradicional/interna con la apuesta por la innovación abierta y colaborativa. Tenemos un equipo de I+D con gente joven, que buscan dar sentido a nuestro propósito dar lo mejor para el futuro de la alimentación que trabaja en la innovación de nuestras marcas para traernos nuevas tendencias de plant-based, proyectos con proteína…entre otros.

En innovación disruptiva, por ejemplo, a través de Pascual Innoventures, junto a Cervezas Mica, hemos lanzado Sr. Mendrugo, una cerveza artesanal hecha con pan que se va a tirar, combatiendo así el desperdicio de alimentos. Es una iniciativa de economía circular y de proximidad que nace de la colaboración de ambas empresas.

-  ¿Cuáles son los planes futuros de la Factoría de Leche Pascual en Aranda de Duero?

- Debemos tener en cuenta que en un mundo tan cambiante los desafíos casi se transforman cada mes, Nosotros queremos seguir trabajando en una doble dirección. Primero con propósito y visión a largo plazo para dar lo mejor para el futuro de la alimentación creando valor a todos nuestros grupos de interés y también avanzando día a día en los retos de negocio que den respuesta a las necesidades del consumidor y la sociedad: También queremos seguir apostando por la transformación digital, la omnicanalidad y las nuevas formas de llegar al consumidor. En los últimos años, la digitalización ha dado un salto exponencial, eso nos ha llevado a tener una organización de trabajo y procesos internos más eficientes, industria 4.0, relación con los clientes y consumidores, innovación disruptiva y emergencia del sector foodtech (Pascual Innoventures). Seguiremos contemplando el desarrollo de la inteligencia artificial, de tecnologías como el blockchain y la digitalización de los procesos industriales y la automatización de tareas de gestión. Por ello la ciberseguridad es una de las mayores preocupaciones de las empresas y a la que están dedicando múltiples recursos.

 

Imágenes: Enguel Vicente

 
3 Comentarios
 
 
 
Usuario  
#1   Aitor Menta 20/12/2023 19:23:30
 
Piensos, huevos, peache… ¿Quien será el siguiente?
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#2   jimmykaos 21/12/2023 13:45:53
 
Entonces para la fiesta de la vendimia o fiestas patronales vienen no?
jajaja
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#3   jimmykaos 21/12/2023 16:47:09
 
No sé qué habrá pasado...era para la otra noticia de Hombres G.
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.
 
ÚLTIMAS NOTICIAS