Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Nano Arribas y los comerciantes de Santa Catalina vuelven a hacerlo

El quinto mural en el barrio está acabado y rinde homenaje a Gerardo de la Calle

19/12/2019 14:41 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

No hay cuatro sin cinco y ya está terminado el quinto mural que el artista arandino Nano Arribas Lázaro ha realizado en el barrio de Santa Catalina añadiendo un hito más en una ruta que se ha convertido en un museo muralístico al aire libre único.

Si en anteriores ocasiones se ha querido homenajear la figura de la patrona del barrio Santa Catalina, al alma castellana, recordar la antigua tejera que se encontraba en esta zona de Aranda o incidir en la Igualdad a las puertas del colegio; esta vez el homenaje va dirigido hacia una de las personas que llegó desde otras tierras al barrio de Santa Catalina para establecerse en él con su familia y crear una empresa que da trabajo en la actualidad a dos centenares de personas, Gerardo de la Calle.

A excepción del mural del colegio, Nano Arribas ha realizado este y el resto de obras de la mano de la Asociación de Comerciantes del barrio de Santa Catalina, que se encarga de buscar la financiación necesaria para que de las fachadas surjan verdaderas obras de arte. Sus integrantes fueron los que decidieron el nombre de Gerardo de la Calle para esta. “Ha sido algo complicado porque me he servido de una foto que me pasaron en muy mal estado, pero cuando lo estaba pintando y veía que la gente le iba reconociendo me he sentido muy contento”, explica Arribas.

Nano Arribas (izquierda) junto a Gerardo de la Calle.

 

Fue ayer cuando el propio homenajeado supo lo que se estaba tramando y cuando acudió a conocer la obra ya terminada tas once días de trabajo a pie de fachada. “Le ha gustado mucho, a él y a su familia”, señala el artista.

El Tordo, el Rubí y la Pequeña. Son los nombres de los tres caballos que tiraba Gerardo de la Calle arrastrando un carro cuando llegó desde el municipio segoviano de Navas de Oro a Aranda de Duero en 1959 estableciéndose en el barrio de Santa Catalina junto a su padre y sus hermanas. Los tres caballos están plasmados en el mural tal y como se puede ver en la antigua fotografía, donde además de un joven Gerardo sobre El Tordo se puede ver subido al pescante a  otro arandino, Basilio ‘Michines’.

Debajo de esta imagen del recuerdo el artista ha plasmado el resultado del trabajo de Gerardo de la Calle junto a su mujer, Carmen, y sus cuatro hijos, convirtiendo una pequeña empresa de retirada de escombros y transporte de material en un grupo de empresas que, además, gracias al espíritu visionario ha impulsado la creación del polígono industrial Prado Marina donde se han instalado un buen número de empresas.  “Muchos inmigrantes segovianos llegaron a Aranda a empezar una nueva vida, uno de ellos fue Gerardo de la Calle, que vino con su familia y un carro. Con mucho trabajo creó una gran empresa junto a sus hijos”, reza la frase que se ha incluido en el mural.

Y no habrá cinco sin seis, ya que Nano Arribas ya está ideando el que será el sexto mural para el barrio de Santa Catalina para el que habrá que buscar una ubicación.

Imágenes: Facebook Nano Arribas Lázaro

 
2 Comentarios
 
 
 
Usuario  
#1   AnitaH 20/12/2019 10:34:33
 
Bonito homenaje a un empresario ejemplar. Además se ha hecho a tiempo, cuando el homenajeado está presente y lo puede disfrutar.
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#2   mimome 20/12/2019 10:46:24
 
Empresarios como éste es lo que nos falta por estas tierras nuestras castellanas.
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.