Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

"No me he sentido en peligro en ningún momento pero sí tenía miedo, por mí y mi familia sobre todo"

Joaquín Garrudo nos cuenta su experiencia tras haber pasado por los hospitales de Aranda y Burgos

25/04/2020 8:18 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Joaquín Garrudo es un arandino que tras pasar por el hospital de Aranda y el de Burgos ha conseguido dejar atrás al maldito COVID-19. Y aunque en el lado negativo se encuentra el alejamiento obligado de su familia, la soledad y el temor a lo que pudiera pasar, Joaquín saca algo muy positivo: saber que ha estado en buenas manos y su agradecimiento a los que se enfrentan directamente con la pandemia.

Fue el 16 de marzo cuando ingresaba en el hospital Santos Reyes tras haber acudido al médico de cabecera en dos ocasiones. “La primera vez no tenía síntomas salvo un poco de fiebre”, explica este vecino del barrio Allendeduero. Pero tras llamar en varias ocasiones al teléfono de la Junta volvió a ir y fue derivado al hospital comarcal. “Me pusieron goteo, me hicieron la prueba y finalmente me ingresaron”, recuerda.

Aunque asegura que “no me he sentido en peligro en ningún momento”, los profesionales que le han atendido le comunicaron “que había estado medio muerto” y de forma urgente a los tres días fue trasladado al Hospital Universitario de Burgos para ser ingresado en la UCI. “Yo estaba muy tranquilo, pero aunque no quieras te enteras y ves que esto no es una broma como nos habían contado. Por ello en algunos momentos sentías un poco de miedo, porque no sabías cómo iba a evolucionar esto”.

Y aunque en todo momento ha mantenido contacto con su familia a través del móvil, a esa intranquilidad se unía la preocupación por su mujer y su hijo con los que había estado en contacto hasta que ingresó. “Mi mujer no ha tenido más que un poco de fiebre, pero estamos pendientes de saber si es coronavirus. Estamos pendientes de que le hagan la prueba pero no hay manera”, explica.

Su pericia no terminó en Burgos, ya que cuando salió de la gravedad, de nuevo una ambulancia le trasladó al Santos Reyes hasta que mejoró. De ahí, regreso a casa, aunque 14 días aislados en la habitación hasta que, finalmente, esta semana la experiencia ha terminado.

Joaquín asegura que se emociona cuando piensa en el trato, que califica de excelente, que le han dado tanto en Aranda como en Burgos. Por ello lanza su agradecimiento al personal de los dos hospitales. “Si heroína o héroe es toda persona que hace algo extraordinario, para mí ellos lo son cada día al enfrentarse directamente, exponiéndose al contagio”, termina diciendo.
 

 
5 Comentarios
 
 
 
Usuario  
#1   ElPequeñodelaNuri 25/04/2020 11:55:53
 
Ostras¡ Don Ajenjo¡ mi profesor del Vela Zanetti.... cuánto aprendí contigo caballero¡ y qué orgulloso estoy de ello¡ cuando te vea y se pueda, te daré un enorme abrazo¡ mientras tanto, te deseo lo mejor profe¡ bien luchado¡
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#2   valtriguero 25/04/2020 12:57:06
 
No es Ajenjo. Lengua no se si lo aprobaría porque lo 1° que pone es el nombre, Joaquín Garrido, profesor de matemáticas del IES Vela Zanetti.
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#3   valtriguero 25/04/2020 12:58:22
 
Joaquín Garrudo que el corrector traicionó. No vaya a ser que te encuentres con Ajenjo y le preguntes por algo que no sabe de que va
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#4   Breath 25/04/2020 13:21:36
 
Lo de Don Ajenjo fue una invenciòn tardía en el Vela Zanetti.
Siempre fue Don Jesús. Profesor de matemáticas del Fernán González.
Y todo parecido con el tipo de la foto es mera coincidencia.
Don Jesús fue famoso por su carácter no exento de humor, su voz rasposa y profunda y por ser un fenómeno tirando del pelo de las patillas.
Joaquín lo fue por meterse al pecho 3 cajetillas de tabaco diarias.

Que el Señor les dé salud mucho tiempo.
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#5   opino 26/04/2020 12:18:15
 
Me alegro por la recuperación de este señor que yo no conozco.
Y es admirable la entereza con que cuenta su experiencia. Que no se había visto en peligro, pero que los sanitarios le decían que había estado medio muerto. Que su mujer sólo había tenido fiebre. Estos comentarios son significativos de lo extraña que es esta enfermedad. Por lo menos para mí, por lo que leo y cuentan.

Espero la pronta recuperación de todos los casos, sobre todo los más graves. Y que nos den un poco de luz sobre el porque a unos les afecta tanto y a otros tan poco.
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.