Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Aranda

Nuestra filosofía es divertirnos nosotros para hacer divertir a los demás

Entrevistamos al director del grupo Cartel, Valentín Martín

08/09/2019 8:08 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Valentín Martín no nació en Aranda pero lleva aquí 34 años y se considera un arandino más. Llegó por motivos profesionales pero “cuando me quise ir no pude y cuando pude ya no quise”, algo de lo que no se arrepiente, con hijas y nietos arandinos. Él es el director del grupo de teatro Cartel, que estas fiestas vuelve al escenario arandino con su último montaje, ‘Taxi’.

-Hablar de Cartel es hablar de un grupo muy consolidado… Y de premios…

- 22 años nada menos y en activo. Son varios los premios que  hemos conseguido tanto a nivel individual como colectivo. A nivel colectivo hemos ganado el primer premio de teatro aficionado de Castilla y León en el 2008 y dos veces el primer premio de la Diputación de Burgos. A nivel individual, han sido tres componentes del grupo los que se han llevado el primer premio tanto a nivel de la Comunidad como a nivel provincial.

-¿Cuántas obras habéis realizado en estos años?

- Solemos representar una obra nueva cada año. Así que son 22 las obras que hemos estrenado con más de 500 representaciones.

-¿Cuándo y cómo se puso en marcha Teatro Cartel? ¿Qué os llevó a formar el grupo?

- Fue por casualidad. Mis hijas estaban estudiando en el colegio Claret en la década de los 90. Junto con D. Javier Duque, profesor de dicho colegio, hacíamos algunas representaciones con los chavales sobre todo en Navidad y Semana Santa. Cuando entré a formar parte de la Asociación de Padres del colegio algunos padres me sugirieron la posibilidad de formar un grupo de teatro con ellos, ya que estaban encantados con lo que hacían sus hijos y ellos también querían probar la sensación de subirse a un escenario. Ahí empezó todo. Como un juego. En principio lo tomamos como un divertimento y sin ninguna obligación, pero la cosa gustó tanto que aquí seguimos después de 22 años. Los componentes del grupo han ido cambiando con el tiempo, pero parte del núcleo duro que empezó esta andadura seguimos en la brecha.

-¿Cómo entró en Valentín Martín el gusanillo del teatro?

- El gusanillo del teatro, como tú dices, me entró estando estudiando en un colegio de los padres salesianos. Don Bosco, fundador de los salesianos, siempre fue un amante del teatro y con ello sacaba a los chavales de un mundo sórdido y digamos que poco recomendable. Una vez que salí del seminario seguí enganchado al teatro en el Círculo Católico de Obreros de Burgos donde conocí a la que actualmente es mi mujer, también muy aficionada al arte de Talía. Así que cuando tuve la oportunidad de formar un grupo de teatro en Aranda, no lo dudé ni un minuto.

- Unidos por el teatro y unidos como amigos, ¿no?

- Es fundamental que el grupo de teatro esté formado por amigos. Nuestra filosofía es: ‘Divertirnos nosotros para hacer divertir a los demás’. Y esto solamente se consigue con una amistad, aunque también hay que reconocer que en todos los grupos surgen roces, pero estos se superan si cumplimos con nuestro eslogan.

-¿Cuál es vuestro programa de ensayos a lo largo del año? ¿Cómo es la trayectoria que da vida a una nueva obra vuestra?

- En primer lugar hay que escoger una obra que nos guste a todos y que vaya bien con nuestras características. Una vez escogida la obra y repartidos los papeles empezamos los ensayos dos días a la semana. Cuando se va acercando el día del estreno apretamos el acelerador y ensayamos todo el tiempo que sea necesario. Hay que reconocer que cada vez nos cuesta más escoger obras que se adapten a nuestras características y que enganchen al público. Pero bueno, no sé cómo nos las apañamos pero cada año salimos adelante con obra nueva.

-Casi diría que no hay pueblo de la Ribera por la que no haya pasado Cartel. Y repetís año tras año en algunos. ¿Qué sentís al ser tan bien acogidos?

- Sí, es cierto. Son muchos los pueblos de la Ribera que hemos visitado con nuestras obras y en todos hemos tenido una estupenda acogida. También hemos actuado en otros pueblos de Burgos provincia y en todas las provincias de nuestra comunidad. Cómo curiosidad te diré que en Burgos hemos actuado en todos los teatros de la capital, incluido el Principal. Hemos actuado en todo tipo de escenarios. Desde hacerlo a ras de suelo, a interpretar en un castillo o pasando por un centro carcelario.

-Muchas obras de comedia en vuestra maleta. ¿Es el género que más os gusta o el que le gusta más al público?

- Es el género en el que mejor nos desenvolvemos, pero tampoco renunciamos al drama. De hecho llevamos en cartera un drama sobre los malos tratos que ha impactado allí donde lo hemos representado. Pero el público nos pide diversión sobre todo en los veranos culturales,  en unas noches que apetece ver algo divertido y relajante.

-¿Es difícil dirigir un grupo de teatro en el que encima sois amigos?

- No. Si hay buena sintonía en el grupo, como es el caso, no es difícil. Aunque a veces hay que ponerse serios para que las cosas no se desmadren.

-‘Taxi’ es vuestro último montaje y podremos disfrutar con él en las fiestas de Aranda. ¿Qué nos vamos a encontrar?

- Efectivamente TAXI es nuestro último montaje y que este verano hemos representado en algunos pueblos de la Ribera con bastante éxito a decir de los propios espectadores. Ahora llegamos a Aranda para representarla en fiestas, concretamente los días 14 y 15 de este mes de septiembre. Es la primera vez que se hace teatro el día del cañonazo y esperemos que la experiencia sea positiva. TAXI es una divertida comedia de enredo del inglés Ray Cooney, en la que se pone de manifiesto el refrán español que dice que vale más ponerse rojo una vez, que cien colorado. Nuestro protagonista no lo ve así. ¿Por qué será?. La gente que venga a vernos va a pasar 90 minutos divertidos. Eso se lo garantizo.

-Y a partir de ahora, ¿hacia dónde se encaminan vuestros proyectos?

- Pues nunca se sabe. Nuestra intención es seguir, pero en esta vida todo tiene un principio y un final. ¿Cuál es el final del grupo CARTEL? No lo sé. Espero que siga por muchos años, pero el futuro nadie lo sabe.

-¿Qué hace Valentín Martín en su tiempo libre?

- Ahora que estoy jubilado me dedico a lo que me gusta, estar implicado con el grupo de teatro y estar con mis nietos el tiempo que puedo. Es lo mejor que le puede pasar a uno. Desde aquí animo a todos los que estén jubilados a que busquen un hobby, una distracción que ocupe sus muchas horas de asueto.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.
 
Banner Noticia