Nuevo destino para el religioso arandino Raúl Berzosa

Baja a tierras malagueñas tras un periodo de reposo

13/05/2024 11:21 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

En 2019 el papa aceptaba su renuncia como eclesiástico como obispo de la diócesis de Ciudad Rodrigo (Salamanca) y anunciaba su retiro por motivos personales, en el año 2022 regresó siendo destinado a la República Dominicana y se barajaba una nueva etapa que llega ahora. Finalmente, el arandino Raúl Berzosa ha sido destinado a Málaga.

Lo hace, informa el periódico Vida Nueva Digital, de forma temporal para colaborar en labores pastorales, estableciendo su residencia en la casa diocesana. Todo ello en una ciudad que también ha acogido a otros dos pastores ya jubilados: el arzobispo emérito de Pamplona, Francisco Pérez, y el obispo emérito de Málaga, Ramón Buxarrais.

Raúl Berzosa, prosigue esta publicación, ha pasado dos meses en Madrid pasando un periodo “de reposo y recuperación” tras su paso por el país caribeño. A partir de ahora colaborará en la parroquia de la Divina Pastora y Santa Teresa de Jesús, ubicada en el barrio de Capuchinos malagueño. También preside la eucaristía en el convento de Santa Clara, al mismo tiempo que se acerca a una parte de su familia, su hermano que reside en la ciudad andaluza y es gerente hostelero.

 

Un recorrido largo

El religioso arandino cuenta con 67 años y lleva a sus espaldas un largo recorrido. Tras la renuncia de Ciudad Rodrigo realizó experiencia misionera en Bogotá, después se instaló en Roma, donde estuvo colaborando con el Dicasterio para los Obispos. En octubre de 2020 hizo las maletas para viajar hasta República Dominicana. La arquidiócesis de Santo Domingo se convirtió en su hogar y parecía que este territorio eclesiástico estaba llamado a ser su lugar definitivo. Sin embargo, en febrero de este año ponía fin a lo que él mismo definió como una “rica y fecunda etapa misionera”.

 

Imagen: @Religión Confidencial

 

 

 
2 Comentarios
 
 
 
Usuario  
#1   chapiro 13/05/2024 18:01:56
 
Lo de realizar labores eclesiásticas después de un tiempo de reposo de eucaristía y labores pastorales, lo llaman trabajo que ya jubilado este cerca de la familia para frecuentar establecimientos de hostelería de la ciudad haciendo fe de la gastronomía lo cal familiar. Haber cuantos del gremio hacen votos de fe, de obediencia, de pobreza y de castidad. Son profesiones en des uso para vivir del cuento trabajando y después del retiro de jubilación.
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#2   MER 15/05/2024 20:51:53
 
Sin ánimo de ofender, pero me pregunto, Este sacerdote habrá recibido, más o menos, de los fondos de la Administración Pública, su sueldo de obispo, y gasto sociales, un total de 1.500.000 euros en toda su vida sacerdotal y ahora pensión.

Leyendo su currículum, ¿Y eso en que ha beneficiado al contribuyente?

 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.