Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Aranda

Primeras alegaciones contra la ordenanza de veladores

Disfar asegura que ya advirtió al Ayuntamiento que ciertos artículos podían infringir la normativa de accesibilidad

05/08/2018 11:28 | Raquel Carcedo
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Dentro del plazo de reclamaciones que presenta la nueva ordenanza municipal reguladora de la instalación de veladores en la vía pública de la capital ribereña, la Asociación de Discapacitados Físicos de Aranda y la Ribera, Disfar, ha presentado una alegación a la misma al considerar que “infringe en ciertos artículos, y no se tiene en cuenta, la normativa de accesibilidad y supresión de barreras”.

Aunque son conscientes de que “esta alegación va a suponer un retraso importante en el cumplimiento efectivo de la misma”, desde el colectivo aseguran que su intención no es la de retrasar la entrada en vigor de esta normativa, “al revés, hemos estado apremiando su publicación para la presentación de la correspondiente alegación”. Y es que, “desde el primer momento en que pedimos colaborar en la redacción de la misma advertimos al equipo técnico del Ayuntamiento que determinados artículos podían infringir la normativa de accesibilidad. No han hecho caso y la ordenanza ha sido publicada sin contemplar nuestras observaciones”.

De este modo, entienden que los artículos 5.10  y 5.13 de la citada ordenanza incumplen la ubicación de las terrazas en interior de soportales, así como la posible situación de terrazas alineadas en una sola línea de fachadas, según lo recogido en la orden VIV 561/2010 de 1 de febrero, por la que se desarrolla el documento técnico de condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para el acceso y utilización de los espacios públicos urbanizados.

En concreto, el primero de los puntos de la propuesta presentada por el Ayuntamiento de Aranda recoge que “cuando la anchura de la calle no sea suficiente para la colocación de terrazas en ambos lados que permita a su vez el paso de vehículos de emergencia e itinerarios peatonales accesibles, el Ayuntamiento podrá fijar una sola alineación paralela a las fachadas donde se situarán todas las terrazas de la calle. Para fijar la alineación se atenderá al criterio de aquel lado de la vía que cuente con mayor número de terrazas”. En este sentido, y atendiendo a las exposiciones de la orden VIV 561/2010, Disfar asegura que “habría que direccionar de forma cómoda y segura a las personas con discapacidad visual hacía este único itinerario peatonal accesible, por lo que habría que realizar levantamiento de pavimento actual y sustituirlo por franjas de pavimento direccional hasta el itinerario accesible. El itinerario peatonal se establece en la línea de fachadas para que sirva de guía a personas con discapacidad visual. Es necesario y obligatorio advertir que se va a producir un cambio alternativo en el itinerario peatonal para que estas personas puedan circular sin riesgo de accidentes”.

El segundo de los puntos que el colectivo ribereño pretende que se vuelva a estudiar es el que reza que “se permitirá la colocación de terrazas en los soportales, siempre que se garantice la existencia de itinerarios peatonales accesibles, dejando un paso libre de 1,80 metros desde la línea de pilares. Deberá permitirse el paso a través de los pilares, así como el acceso a portales y locales situados en el interior del soportal. Deberán contar con la autorización del propietario o comunidad de propietarios del soportal, además de la oportuna licencia municipal, así como cuando se trate de espacios privados de uso público”.

En este sentido, Disfar considera que “esta situación de veladores en soportales se da principalmente en los establecimientos del Arco Isilla y Plaza Mayor, donde se producen verdaderos atascos de peatones por la colocación de veladores. Aquí es imposible que se cumpla este precepto de dejar espacio libre de 1,80 metros. En caso de que el itinerario peatonal en el exterior de los soportales alcance esa medida habría que hacer la oportuna señalización táctil para discapacitados visuales, dirigiéndoles desde el comienzo del interior al exterior del soportal, y señalizando este recorrido hasta encontrar la alineación de fachada”.

Así, desde la Asociación de Discapacitados Físicos de Aranda y la Ribera se muestran optimistas al afirmar que “esperamos que a la mayor brevedad se solucionen estas alegaciones y podamos gozar definitivamente de una ordenanza que respete los derechos de todas las personas, tanto hosteleros, como personas con discapacidad, peatones y vecinos de las zonas afectadas por las terrazas”.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.