Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

"Quien en realidad hace las fiestas es la gente y el espíritu que se lleve"

Entrevistamos al pregonero de las próximas fiestas patronales de Aranda Javier Iglesia Berzosa

01/09/2019 8:04 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Javier Iglesia Berzosa se convertirá en pocos días en el pregonero de las fiestas de Aranda de Duero, ciudad que le vio nacer, crecer y donde continúa viviendo. Es técnico de Turismo del Ayuntamiento de Aranda y, sobre todo, es un apasionado de la historia y de las sociedades que han pasado por ella. Su último trabajo, que ha formado parte de su tesis doctoral, es uno más de los que ha realizado estudiando nuestras raíces. También ha “ahondado” en nuestro subsuelo porque tuvo que bajar a las bodegas junto con otro arandino, Alberto Villahoz, para publicar el su primer libro y el primero que de forma documental se hizo sobre el gran patrimonio escondido sobre el suelo que pisamos. Su andadura por la senda de la conciencia crítica y el ser lo que es, asegura, se lo debe en gran parte a los profesores que le educaron “de forma atrevida y con valentía” en los últimos coletazos del régimen franquista. Crítico y con aspecto que denota seriedad, pero que esconde a una persona muy cercana, apasionada y amigable.

-Te ha sorprendido ser elegido pregonero?

-Sí, eso siempre sorprende. No me lo esperaba cuando me llamó la alcaldesa. Y aunque al principio pedí que me dejara un par de días para pensármelo luego la contesté que sí, claro, porque resulta muy gratificante sobre todo en el municipio donde has nacido. Y  luego me he dado cuenta de que hay mucha gente: amigos, familia… que se ha alegrado mucho, por lo que la satisfacción es doble.

-¿Qué supone para ti ser pregonero?

-Supone de alguna manera un reconocimiento por una parte al trabajo, a la dedicación que durante bastante tiempo tengo en Aranda sobre todo desde la perspectiva de historiador. Creo que es en eso lo que más se han fijado porque llevo muchos años trabajando en historia local desde el rigor y desde la difusión. Y ahora que este año he publicado la tesis pues más, porque  tiene un aval académico y supongo que es lo que han sopesado a la hora de decidirse en proponer mi nombre.

-¿Cómo será tu pregón?

-Como todos los pregones básicamente la mayor parte la utilizo para contar cómo han sido las fiestas para mí a lo largo de mi vida, desde que era un niño a cuando era un adolescente y vivía las fiestas con mucha intensidad. Ahora ya es de otra manera, me gustan una serie de actos que antes no me podía ni imaginar porque son más formales y tranquilos y en ese recuerdo narrado de una forma un poco nostálgica y poética se basa la mayor parte del pregón. Luego hay una parte dedicada a la historia de Aranda con algunas referencias más o menos conocidas, y hablo sobre el futuro y la realidad de Aranda, una mirada desde la perspectiva de un geógrafo que fue lo que yo estudié.

-¿Qué es lo que más te gusta de las fiestas?

-Antiguamente me gustaba sobre todo la bajada de los toros, bajar a las bodegas y la fiesta propiamente dicha. Ahora conforme ha pasado el tiempo he variado. Lo que más me apetece es estar en el día de la Función, el día de la fiesta mayor. Siempre que puedo no me lo pierdo. Luego me gustan diversos actos, unos festivos y otros culturales. Veo muy bien el concurso de mimos, los vermús en la plaza con las peñas… Pero quien en realidad hace las fiestas es la gente y el espíritu que se lleve. Al final lo que más te gusta es ver a la gente, saludar a tus amigos, tomar unas cañas y unos vinos, hacer unas risas y desinhibirte. Lo que se organiza en el programa oficial está muy bien para ir a algunas cosas, pero lo mejor es pasarlo bien con la gente.

-¿Y crees que este año las vivirás de forma diferente?

-Seguro que sí, van a ser especiales por una parte porque a los actos que desde el Ayuntamiento se me ha pedido que tengo que asistir son actos a los que no voy o los veo como espectador. Me gusta ir a la misa de la virgen pero siempre llego tarde y me quedo en el patio. Este año voy a tener hasta sitio preferente y eso sé que me va a gustar y me va a emocionar. Y no solo por mí, sino por mis padres o mis abuelos que recuerdo que iban siempre a esa misa porque tenían mucha devoción a la virgen. El cañonazo lo vivo todos los años porque vivo en la plaza Mayor, pero será distinto hacerlo desde el balcón del Ayuntamiento a estar tomando una caña con mis amigos. El resto de actos no protocolarios los viviré como siempre, con mis amigos.

-Pasemos a tu faceta de técnico de turismo. ¿Hacia dónde crees que debe encaminarse Aranda para convertirse en un destino turístico llamativo?

-Desde la administración pública el camino que hay que seguir es potente y fuerte y no queda otro: es el enoturismo. Las posibilidades que tiene Aranda y la Ribera, porque Aranda tiene que ir junto a la comarca como destino turístico, se están notando desde hace años y se va a notar todavía mucho más porque ofrecemos una serie de recursos que son muy bien valorados. En primer lugar el vino Ribera del Duero es una marca de garantía y de calidad. Por otro lado tenemos la posibilidad de encontrarnos muy cerca de grandes centros urbanos como Madrid que permite estar un par de días o tres en la comarca sin apenas tener que hacer un viaje de mucho tiempo. Y luego está el vino y el paisaje. Es un plus a la hora de plantearte unas vacaciones contar con actividades de ocio. Está muy bien que la gente que viene visite la bodega y que haga una cata, pero así no llenas el día y para ello tiene que haber más productos turísticos y para todos los segmentos de edad que no tienen porqué estar relacionados con el mundo del vino, pero que se complementen. Cosas como una marcha cicloturista, un paseo por la ribera del Duero o una actividad cultura. Con eso e incluyendo una estancia con un paquete enológico el turismo sería mayor, pero esa infraestructura todavía falta.

-Acabas de publicar tu tesis ‘Burguesía y revolución liberal en la Ribera del Duero burgalesa (1788-1840)’. ¿Qué importancia tiene esa franja de tiempo para Aranda en la actualidad?

-Son unos años trascendentales porque esos años son los que marcan la contemporaneidad. Para entender lo que está ocurriendo ahora, cómo somos, no queda más remedio que mirar hacia esa época. Es un poco convulsa y difícil en la que se derriba todo lo anterior, tanto las infraestructuras administrativas, sociales y económicas vinculadas al antiguo régimen como parte del patrimonio. Por eso es una época algo desconocida porque no hay grandes monumentos ni edificios. Pero sin embargo todo aquello que se destruyó generó una nueva época, un régimen de libertades, una constitución democrática y liberal a partir de 1812, una administración local distinta con el nacimiento de los partidos. Unos cambios radicales que se producen junto con unas barreras de personas y de entidades que no están de acuerdo con esos cambios. Por lo tanto se dio una confrontación y una lucha entre los que querían modernizarse y los que querían permanecer anclados. Y ese conflicto es el que trata la tesis doctoral, sobre todo desde la Guerra de la Independencia cuando entran los franceses hasta cuando acaba la primera guerra carlista.

-Y cuándo no trabajas o te dedicas a tus investigaciones, ¿qué cosas te gustan hacer?

-Tengo bastantes aficiones. Me gusta mucho viajar y siempre que he podido he viajado por mi cuenta y en grupos. También leer, y aunque casi siempre leo ensayos de vez en cuando leo novela. Ahora estoy con una del escritor Ismail Kadaré que me está encantando y cualquier año le darán el premio nobel. Me gusta el cine, soy socio del Cine Club Duero desde hace muchísimos años. De música entiendo poco, y aunque soy muy ‘sonorámico’ entiendo lo justo. Y siempre he hecho bastante deporte. Ahora menos, pero hubo un tiempo que jugué a voleibol, he practicado el footing,  la natación, incluso últimamente el golf…

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.