Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Aranda

"Reunir a 3.000 personas en Aranda me pareció un hito"

La periodista Mery Varona se muestra "encantada" de haber vivido "un día histórico"

11/03/2018 9:44 | Raquel Carcedo
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Curiosa, con un perseverante afán por comprender todo lo que la rodea, viajera y periodista. Mery Varona, arandina de nacimiento, es además una profesional convencida de la labor que le ha llenado durante toda su vida, donde ha luchado por poner en valor la figura de la mujer.

El pasado jueves presentaba en la capital ribereña su recopilación Mujeres que hicieron historia, reuniendo a un gran número de amigos.

 

En la actualidad, estás jubilada y sigues escribiendo, ¿estamos ante el claro ejemplo de que esta profesión se lleva dentro desde que se nace hasta que se muere?

Sí. El periodismo, sobre todo para los periodistas de mi generación, es una profesión que imprime carácter. Lo eliges por pura vocación y te mueres siendo periodista.

Es más, creo que nunca he tenido la sensación de estar trabajando. Iba siempre al trabajo con cara de felicidad, pues me parecía que iba a disfrutar, a hacer lo que me gustaba.

 

A lo largo de tu trayectoria como periodista has tocado muchos palos, ¿consideras que es una profesión fácil?

Era más fácil cuando yo la ejercía que en el presente, aunque si eres una buena profesional nunca es fácil. Y yo creo que lo era, aunque esté mal decirlo… (risas). He disfrutado ejerciéndola y he trabajado muchísimo.

Y digo que esta profesión en el pasado era más fácil porque, quizá, tenía otra consideración. Los periodistas teníamos un respeto hacia la sociedad que ahora no se tiene. Creo que entonces nos habíamos ganado un respeto y ahora por el camino a alguien se le ha perdido, se puede decir cualquier cosa. Antes, alguien que mentía estaba totalmente desacreditado.  

 

Siempre reivindicando el papel de la mujer en esta sociedad, ¿cómo de complicado ha sido para ti pertenecer al género femenino en el mundo laboral?

Muy complicado, pero no más que para el resto de mis coetáneas. Cuando yo empecé, en Aranda no había ninguna otra periodista, yo era ‘la’ periodista y no ‘una’ periodista, lo que a muchos hombres con capacidad de decisión les parecía raro y que una periodista husmeara en lo que ellos hacían era algo insoportable. Siempre tenían la tentación de faltarte al respeto, cosa que yo nunca permití. Y me alegro de no haberlo hecho. Creo que con mi trabajo demostré que podía ser, por lo menos, igual de buena que cualquiera de mis compañeros.

 

¿Cómo valoras la movilización de mujeres que tuvo lugar el pasado jueves a lo largo y ancho de la geografía española y en la que en Aranda participaron unas 3.000 personas?

Estoy flotando todavía. Me pareció que era un día histórico y estoy encantada de haberlo vivido porque yo, que soy feminista consciente desde hace varios años, estaba muy preocupada porque en todas las manifestaciones y reuniones siempre solíamos ser las mismas. De pocos años a esta parte había empezado a ver a mucha gente joven; y el jueves, el protagonismo fue de las jóvenes, algo muy alentador para gente como yo.

Además, reunir a 3.000 personas en Aranda me pareció un hito. Me encontraba realmente feliz de verlo.

 

Mujeres que hicieron historia es una recopilación de biografías de figuras conocidas y otras que no lo son tanto. Allá donde haya una vida femenina que merezca ser contada, ¿siempre estará Mery Varona?

Lo intentaré, por lo menos. Como tengo tiempo y afición, cuando alguien habla, leo algo o escucho un nombre de mujer en las noticias, enseguida tengo el prurito de saber quién es.

 

¿Sin importar si esas mujeres están haciendo historia? Quiero decir, ¿te inspiran también las mujeres del día a día?

Personalmente, me inspiran más estas que las de la historia. Además, creo que hay muchas mujeres muy decisivas en el devenir de la vida de otras mujeres, y de otros hombres también, que no son conocidas ni lo van a ser.

 

¿A quién de todas sobre las que has escrito te gustaría entrevistar?, ¿por qué?

Como he estado más de un año investigando sobre Juana de Castilla, mal llamada la Loca, me gustaría muchísimo que me explicara los intríngulis de aquella familia. Por qué su madre, Isabel la Católica, soportó a su marido, quien le traía un hijo con otra cada dos por tres, y se callaba siendo una mujer de autoridad; por qué ha pasado a la Historia como una mujer loca de amor por su esposo cuando era de dominio público en todas las cortes europeas que se llevaban a matar; por qué dejó que la encerraran en el Palacio de Tordesillas; y, sobre todo, por qué se negó a gobernar y si de verdad se debe -como yo sospecho- a que estaba de Castilla y de los castellanos hasta el moño.

 

Fotografía: Eduardo Górriz

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.