Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Santa Catalina, más de 400 barreras arquitectónicas

Los pasos peatonales y las aceras estrechas son el mayor hándicap

30/10/2019 13:19 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

El recorrido que hace unos días realizaban algunos miembros de la Asociación de Vecinos del barrio de Santa Catalina junto con representantes de la Asociación de Discapacitados Físicos de Aranda y la Ribera (DISFAR) se ha traducido en un escrito dirigido al Ayuntamiento de Aranda por parte de los dos colectivos  para que conozcan las carencias del barrio en materia de accesibilidad. Un escrito al que acompañan más de dos centenares de fotografías que, archivadas por calles, enumeran aquellos puntos sobre los que sería necesario actuar, ya que suponen barreras urbanísticas que no cumplen la normativa de accesibilidad.

Son más de 400 las barreras detectadas. En lo que se refiere a vados peatonales “no hemos encontrado ninguno que cumpla”, advierten, enumerando una sola excepción, los realizados en reurbanización de la Avenida de Burgos. Todo el barrio, señalan, “se encuentra invadido”  por los vados para vehículos alterando las pendientes “e invadiendo  el itinerario peatonal hasta, en muchos casos, impedir la circulación de peatones por la acera”. Tampoco cumple la anchura mínima de las aceras de 1,80 metros en todas las calles a excepción de la avenida de Burgos, Pedro Sanz Abad y parte de Santiago, a lo que se añade un pavimento muy deteriorado y un mobiliario urbano (bancos y papeleras) que en muchas ocasiones están adosados a la pared. Tampoco los depósitos de basura cumplen para que sean accesibles a personas con movilidad reducida, que debieran disponer de un agujero central sin necesidad de tener que bajar bordillos para acceder a ellos.

 

Los más urgentes

En el escrito priorizan algunas de las barreras detectadas para que sean eliminadas cuanto antes. Aquí se encuentra la actuación sobre los vados en el cruce de Fernán González con avenida de Burgos. También hay vados en las calles  Hernán Cortés, Diego Laínez, Laín Calvo y Los Prados donde en ambas partes del cruce se encuentran bordillos.  De igual manera habría que actuar en los denominados Bloques, donde las aceras son inaccesibles a causa de un bordillo elevado.

Y aunque lo ideal sería reurbanizar toda la calle Hospicio, advierten, señalan que de modo urgente habría que actuar sobre el cruce entre las calles Hospicio, Pedrote y Pizarro. Del mismo modo existen muchos cruces donde es necesario remodelar los pasos para los peatones, como ocurre en las calles Mirabuenos, Hontanar, Valdecarros, Ponce de León y Núñez de Balboa.

Con la máxima prioridad opinan que habría que actuar sobre las entradas de acceso al Parque de la Huerta (escaleras y rampa)  la zona de Diego Laínez y el vado de cruce de la calle Tenerife. En Pizarro especial atención merece una actuación sobre el vado de la calle Colón y en Santiago “es imprescindible actuar urgentemente sobre los vados que carecen de pavimento táctil y ofrecen pendientes excesivas sin enrasar y tienen cantos vivos”.

Desde los dos colectivos solicitan al Ayuntamiento arandino que se tenga en cuenta el estudio que se ha realizado en el barrio y piden que se priorice en aquellas barreras que suponen un riesgo de accidente para los peatones, que impiden la libre circulación y que se adapte el mobiliario urbano y elementos urbanísticos a la normativa.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.