Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Aranda

Santa Catalina, una opción que no gusta a los padres

El alto índice de alumnado inmigrante está suponiendo un problema para este centro

13/08/2018 13:27 | Begoña Cisneros

Foto Noticia

Más de 25 plazas, un aula entera, son las que quedarán libres en el colegio público Santa Catalina de Aranda de Duero en el primer curso de educación infantil, mientras que los otros centros arandinos más cercanos, el público Castilla y el concertado Vera Cruz, contarán con una larga lista de espera para el próximo curso. La elección de los padres de niños arandinos es clara: el Santa Catalina, ubicado en el barrio del mismo nombre, no es una opción buena para los padres, que han visto como durante estos últimos años se está convirtiendo en un gueto tal y como ocurriera hace décadas con otro centro arandino que finalmente se cerró precisamente por ese motivo: el colegio Belén del barrio de la Estación. En este caso, los alumnos que quedaban del antiguo centro tuvieron que ser repartidos por el resto de colegios de Aranda para evitar el problema que se estaba generando.

La Dirección provincial de Educación debería ver que el escenario se está repitiendo, y lo razonable sería afrontar la situación antes de que se convierta en un problema. En este caso el centro Santa Catalina es el elegido por las familas con alumnado inmigrante, especialmente por las familias musulmanas de Aranda. Son muchos los casos de estudiantes que viven fuera del barrio de Santa Catalina en los que los padres deciden llevar a sus hijos a ese centro.

Por el contrario, las familias que viven en ese barrio y que no corresponden a inmigrantes, deciden como primeras opciones el colegio público Castilla y el concertado Veracruz. El primero cuenta con una lista de espera de doce niños y el segundo ha recibido trece solicitudes más que plazas tiene. Justo las 25 plazas que quedarán libres en el colegio Santa Catalina.

Los padres acuden al Procurador del Común

Por su parte, las familias que se han quedado fuera en estos dos centros que habían elegido han acudido al Procurador del Común en busca de una solución. Hay casos en los que el colegio concedido está a 2 ó 3  kilómetros de la vivienda, como ocurre con familias que viven en el barrio Ferial Bañuelos y han visto como la plaza que les han otorgado se encuentra en el colegio público Santa María. Hay algún caso en el que la Dirección provincial ha otorgado como opción el Santa Catalina y en un escrito afirman que “en este colegio hay un alto índice de inmigrantes” y opinan que  “deberían realizarse medidas ya o a este colegio le acabará sucediendo como al Colegio Belén que cerró sus puertas hace ya unos años”.

 

Opinan que se vulnera el derecho de libertad de elección de centro, que existe falta de sensibilidad hacia los niños no permitiendo cumplir con la conciliación familiar y sienten que existe “un total abandono por parte de la consejería de Educación ya que creemos que al menos, alguien debería habernos dado una explicación”.

 

C’s acude a las Cortes regionales

Por su parte, el partido de Ciudadanos ha registrado una pregunta parlamentaria en las Cortes de Castilla y León en la que cuestiona si la Junta tiene prevista la ampliación de las ratios de plazas para el ciclo de Infantil y Primaria en los centros educativos de Aranda de Duero. En estos momentos el número de alumnos por cada unidad está establecido en 25 alumnos por unidad, algo menos dependiendo si en el aula hay alumnos con necesidades educativas especiales.

El procurador José Ignacio Delgado entiende que la administración debe “garantizar la libertad de elección por cercanía y conciliación” y que aún “se está a tiempo de garantizar que los padres puedan llevar a sus hijos a los centros que quieren”. Asegura que la dirección, tanto el colegio Castilla como el Vera Cruz, “tiene disposición para que esto se subsane”, e incide en que la normativa de libre elección de centro no se cumple en Aranda “donde muchos padres han visto como, en la asignación remitida, la ubicación de los colegios supone un grave perjuicio para el desarrollo personal y profesional de los padres, obligándoles a cubrir grandes distancias para que sus hijos acudan al centro educativo (en algunos casos sin posibilidad de poder realizar dichos trayectos)”.

 
12 Comentarios
 
 
 
 
Usuario  
#11   Alf 15/08/2018 9:33:34
 
Es cierto que en los últimos años la escuela pública está sometida a un acoso y derribo clarísimo por parte de las instituciones, pero este, en mi opinión, no es el caso. Seamos claros, este colegio se ha convertido en un gueto, porque es elección prioritaria del colectivo inmigrante, no por su amplia oferta y calidad educativa (de la cual no dudó en ningún momento) sino porque dispone de comedor y lo más importante, GRATUITO para estas minorías. El si educan mejor o peor a sus hijos, se la trae al pairo, lo que cuenta es que se los dan de comer gratis. Señores, bienvenidos a las consecuencias de las ayudas concedidas de antemano por ser minoría y no individualizadas atendiendo a si se necesitan o no. Vivimos en el país de las ayudas (para los de siempre claro) pues esto es lo que hay. Bajen ustedes a los Servicios sociales en busca de ayudas en caso de necesidad, que como no sean inmigrantes o de minoría étnica, lo llevan claro
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#12   elcarlos 16/08/2018 12:54:47
 
No sé por qué no sale mi anterior comentario. Lo intento de nuevo. Todo puede ser que salga más tarde.
ALF. Tus razonamientos van errados.
Lo digo porque
1. El CP Santa Catalina tiene comedor, sí, pero también lo tienen el Castilla, el Fernán González y el Santa María. Por este motivo, la elección que tú dices que hacen los colectivos de inmigrantes-minorías étnicas no se basa en eso. Podrían ir a cualquiera
2. El servicio de comedor tiene varias posibilidades de uso. Si te descargas el documento que tienen que rellenar los solicitantes verás que hay una casilla para poner la cuenta bancaria. Eso quiere decir que es de pago. Además tiene que solicitarse argumentando los motivos. El principal es el horario de los padres, que tiene que ser fehaciente.
Es claro que puede solicitarse ayuda de comedor si se presenta la documentación exigida. Eso se tramita y se manda a la Dirección Provincial, que es la encargada de concederla o no, como cualquier beca.
En los documentos no se hace referencia a pertenencia a ninguna etnia, religión, estado u orientación sexual o política. Todo el proceso es público por lo que puede recurrirse una concesión de ayuda si se documenta que los datos se han falseado, igual que las puntuaciones para la elección de centro.
3. Los Servicios Sociales a los que se recurre en Aranda los lleva, habitualmente, el Ayuntamiento, mientras que las concesiones de ayudas al comedor, por ejemplo, los lleva la Dirección Provincial de Educación, que es una delegación de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León.
Puede que todas las administraciones estén confabuladas contra la "mayoría social no étnica-no inmigrante", eso sí, pero son administraciones distintas.

Por los dos primeros puntos, queda claro que el agrupamiento de inmigrantes-minorías étnicas (niños, recuerdo), más allá de que el Barrio de Santa Catalina tiene población de este tipo más alta que en el resto, es cuestión de la administración educativa, que es quien puede decidir qué alumno va a cada sitio, qué porcentaje de alumnos de esta tipología o con otras características (con discapacidad, retraso de aprendizaje...) va a cada colegio sostenido con fondos públicos (públicos y concertados) y hacer una previsión de cómo van a ir las cosas en el futuro
Por cierto, en el Castilla, no creo que quepan más alumnos. Veremos si no se cierra un aula en el CP Santa Catalina y se concede una al Veracruz. Sería el inicio del cierre de OTRO colegio público
 
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.
 
ÚLTIMAS NOTICIAS