Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Se plantea cerrar el hospital de campaña el próximo miércoles

En estos momentos solo hay allí 2 de las 10 personas hospitalizadas en el Santos Reyes

24/04/2020 15:17 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Es muy posible que el hospital de campaña deje de prestar servicio dando servicio a enfermos por coronavirus en los próximos días. Desde la dirección del hospital Santos Reyes se estaba valorando su cierre a final de mes teniendo en cuenta que el número de ingresos va disminuyendo y hay muchas probabilidades de que incluso se haga antes, el próximo miércoles 29 de abril.

Y es que la línea de ingresos sigue descendiendo y si ayer hablábamos de 12, hoy ese número ha bajado a la decena, siendo dos pacientes los que se encuentran en el denominado hospital de convalecencia que se instaló en el recinto ferial de Aranda de Duero. Unas instalaciones que de momento estarán preparadas por si surgiera un nuevo pico de enfermos pero sin servicio trasladándose todos los referidos al COVID-19 a la primera planta del hospital Santos Reyes dejando las dos restantes para enfermos con otro tipo de patologías.

Las noticias siguen siendo buenas, las que llegan del hospital comarcal que vive la octava jornada sin lamentar fallecimientos por la pandemia y las que obtenemos de los datos facilitados por la Junta de Castilla y León que se refieren al número de enfermos en la comarca. Por primera vez la cifra baja en una persona pasando de 1.121 a 1.120 personas con COVID-19 o con sospecha clínica de que puedan padecer la enfermedad.

De esta manera se contabilizan 854 enfermos en Aranda (409 en la zona Norte y 445 en la Sur), 219 en las 44 localidades adscritas al centro de salud de Aranda Rural, 44 en las 28 localidades de la comarca de Roa y 3 en la de Huerta de Rey.

Y en cuando a la mortandad, es el segundo día consecutivo en el que los datos reflejan una única muerte en toda la Ribera del Duero. Ayer fue en Roa, hoy en Aranda de Duero, contabilizándose desde el 1 de marzo 187 fallecidos en las 80 localidades (118 en Aranda de Duero).

Por su parte, la Consejería de Sanidad ha confirmado 374 nuevos positivos en infección por SARS-CoV-2, lo que sitúa el número actual de casos en Castilla y León de la COVID-19 en 17.776. Por su parte, 6.033 pacientes han recibido el alta hospitalaria, 90 desde la última comunicación y el total de personas fallecidas asciende a 1.639, tras 27 nuevos decesos.

Pie de foto: Solo se ha utilizado un pequeño área del hospital de convalecencia que se instalaba en el recinto con cabida para dos centenares de camas. / imagen facilitada

 
4 Comentarios
 
 
 
Usuario  
#1   Yo 24/04/2020 16:02:03
 
Buena señal
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#2   OTERO 25/04/2020 12:28:32
 
Para efectos de Aranda, la realida es que ha venido muy bien para descongestionar el hospital y con su contribucion los enfermos han estado mejor atendidos
En mi humilde opinion, el desacer ahora algo,que aunque sea efimero, ha comtribuido al bien comun, encuentro que cuando se dice puede haber un repunte nuevo y no se conoce su fuerza ,lo mejor es dejarle como esta montado y desinfectado, hasta por lo menos Octubre.
Si que la feria de la Ribera, nos la cargamos, pero dada su dificultad, por la masificacion, sera lo ma conveniente.
Si se celebran las Fiestas , las barracas se puden poner sin problemas y el mantener la instalacion entiendo que es lo mas correcto.
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#3   Yo 25/04/2020 12:38:28
 
Buena idea eso que comentas de conservar lo que está funcionando muy bien. Un único matiz, ¡ojo!, con las barracas y cualquier otro acto que entrañe reunión. Eso conlleva el cargarse en un momento todo lo que nos ha costado conseguir, a todos, con tanto esfuerzo. Pero el conservarlo sería un acto muy importante de prevención.
 
 
 
 
 
 
Usuario  
#4   opino 26/04/2020 12:08:32
 
Estoy de acuerdo con Otero.

Este 2020 es un año de impás. Por tanto volver a la normalidad, que es lo que yo quiero, debe hacerse con muchas reservas. Y este año los actos multitudinarios, no deberían celebrarse. Pero sí empezar por una vuelta al trabajo paulatina y con prudencia.

Dejar todas las infraestructuras que se han montado ahí, para ver como evoluciona la pandemia según nos vayamos reincorporando a la vida normal.
Esto es el cuento de nunca acabar. Y si el virus se va a quedar con nosotros, tendremos que enfrentarnos a él en una vida normal. Pero con las infraestructuras que se han ido montando para superarlo, por lo menos.

 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.