Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Aranda

Sesión informativa sobre el Plan de Protección de las Bodegas de Aranda

Una vez que los vecinos han podido consultar los documentos en la Casa de Cultura

29/05/2018 10:42 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

El próximo martes día 5, el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Aranda acogerá, a partir de las 19:30 horas, una charla-coloquio abierta al público mediante la que el equipo redactor del Plan Especial de Protección de las Bodegas de Aranda explicará a todos los vecinos los primeros resultados del estudio realizado.

Durante este mes han estado expuestas en la Casa de Cultura las diversas planimetrías del conjunto bodeguero de Aranda realizadas por el equipo redactor, dejando a disposición del público el documento. Con esta nueva acción se pretende, además de explicar los pormenores del trabajo que se está llevando a cabo, recoger sus aportaciones y sugerencias, con lo que se conseguirá obtener una mayor participación ciudadana.

El Conjunto de Bodegas del núcleo urbano de Aranda de Duero fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en junio de 2015, con categoría de Conjunto Etnológico, lo que ha determinado la obligación de redactar un Plan Especial de Protección, como así viene recogido en la legislación Urbanística y legislación de Patrimonio de la Junta de Castilla y León.

La redacción de este documento por parte del Ayuntamiento pretende proteger, revitalizar y poner en valor el patrimonio etnográfico  que supone la extensa red de bodegas arandinas, además de abordar actuaciones integrales que relacionen la red con el espacio público asociado. Y es que, desde 1982 no ha existido una actualización o aproximación más detallada que la que ofrece este Plan Especial desde una perspectiva global. Se han tenido en cuenta todos los estudios realizados hasta el momento sobre las bodegas.

 

Estudio

El estudio que se ha realizado hasta el momento permite afirmar que el estado de conservación de las bodegas desde el punto de vista estructural atiende a la buena conservación de los elementos  que componen las naves y accesos, que hacen que sea utilizable. La mayor parte de las bodegas de las que se tiene datos se encuentran en buen estado, aunque en muchas existan pequeñas deficiencias constructivas.

Una de las principales causas de problemas constructivos en las bodegas son las humedades, que pueden provocar derrumbamientos. Los problemas de humedad suelen derivar de una ventilación insuficiente o en otros casos por fugas en tuberías. Las actuaciones de consolidación y reforma son, por tanto, muy necesarias, especialmente en las bodegas en uso. Por tanto, las bodegas que presentan un mejor estado de conservación estructural son aquellas que se han utilizado de forma continuada o que tienen uso en la actualidad, ya que normalmente han sido reformadas.

Los elementos que determinan el valor etnográfico de las bodegas van desde sus elementos estructurales hasta el patrimonio mueble, palpables por la buena conservación de los elementos originales, en especial si representan soluciones o tipologías singulares dentro del conjunto. En el caso de las bóvedas de las naves o los cañones, la existencia de marcas de labra o de guía, que ponen de manifiesto las formas de construcción de las bodegas son elementos a tener en cuentas, así como todo tipo de inscripciones, que pueden determinar la cronología de la bodega. También los elementos constructivos como zarceras y sumideros pueden tener un interés especial por su singularidad o localización.

Además de los elementos constructivos, el patrimonio mueble que pueda encontrarse en su interior determina el interés de la bodega. Los muebles y aperos relacionados con la actividad vinícola, las cubas y tajones, los tinos, los elementos de iluminación, suponen vestigios del pasado de las bodegas. Asimismo, los elementos tradicionales de separación entre bodegas o de acceso a las mismas, como redes, portones y portillos, ya que son muy escasos y determinan las relaciones entre bodegas o con el exterior.

Por tanto, el valor etnográfico es completamente independiente del estado de conservación estructural, ya que una bodega estructuralmente buena puede haber sido transformada perdiendo parte de su valor etnográfico.

 

Estructura morfológica

Además de ese valor etnográfico de las bodegas que tiene que ver con el patrimonio mueble o con la estructura interna de la bodega, se destaca en este estudio  como valor, entre otros también patrimonial, la estructura morfológica del conjunto y de cada una de las bodegas del mismo, que dan como resultado un singularísimo entramado, en el que cada parte que conforma cada bodega es única. Las distintas formas de conformar el espacio en particular y en relación al resto, cada solución adquirida, modificada en muchos casos en el transcurrir del tiempo, tiene un interés destacado, así como lo tiene el estudio de las comunicaciones entre bodegas, un estudio lleno de potencialidad.

Junto al estudio de las afecciones, del estado de conservación, el del valor patrimonial y de la estructura morfológica de las bodegas, el estudio de los usos actuales y de las obras demandadas por propietarios, harán posible establecer en la fase de propuesta una normativa acorde con las necesidades y potencialidades del conjunto.

El tratamiento y mejora de la red de accesos y del sistema de ventilación de las zarceras (las que aseguran la respiración de este gran organismo) es también vital porque no solo supone una enorme oportunidad para la revitalización del conjunto, sino también para la mejora del espacio público arandino.

 

Fotografía: Los estarán expuestos en la Casa de Cultura hasta mañana día 30

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.