Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

El agua de Roa de momento no es apta para el consumo

La última analítica refleja que supera los nitratos permitidos

03/06/2020 11:35 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

A través de un bando municipal, el alcalde de Roa de Duero informa a los ciudadanos que la última analítica del agua que llega a las viviendas presenta una anomalía en el valor de nitratos que la hace no apta para el consumo. Un valor que supera mínimamente el límite máximo permitido de 50 mg/litro, ya que la prueba realizada ha dado el resultado de 56 mg/litro.

No es muy alarmante la situación, explica David Colinas, ya que la ingesta de agua con estos valores no representa una amenaza seria para la salud, salvo para los niños menores de 4 meses, que son más sensibles a la exposición excesiva a nitratos, por lo que se desaconseja su uso para los más pequeños.

La información se ha dado a los raudenses, incluyendo un documento elaborado por la Agencia de Protección de la Salud y Seguridad Alimentaria donde se aporta toda la información, aunque desde el Ayuntamiento se tomaron, en el mismo momento en el que se conocieron los resultados de la analítica, medidas correctoras que hacen pensar que a día de hoy el agua que llega a los grifos sí que es potable. Y es que de las tres captaciones de agua con que cuenta el pueblo se han cerrado dos, las que se cree que han podido dar origen a este alto valor de nitratos. “En el momento que nos dijeron se cerraron las dos captaciones que pensamos que son las que originan el problema y hemos dejado una en la que sabemos que no hay nada, porque se una perforación nueva. Se ha realizado otro análisis y esperamos que en dos o tres días nos digan que el agua vuelve a ser apta para el consumo”, explica Colinas.

De momento, el aviso se ha realizado, alertando del peligro que podría tener el consumo de agua para los lactantes, y desaconsejando su utilización para cocciones. “No han explicado que al hervir el agua los nitratos se convierten en nitritos, que son los que realmente perjudican a la salud”, señala el primer edil raudense.

Aunque se trata de un hecho puntual, debido a las variaciones en la composición del agua, no es nada nuevo que los habitantes de Roa vivan pendientes de las analíticas del agua, con dos captaciones que recogen el agua de lugares no muy profundas y que se ven afectadas antes que  la tercera por cualquier cambio químico que se origine en el terreno. Incluso en una de ellas, la que se nutre de agua procedente de Villaescusa, se instaló hace años un desnitrificador para realizar un tratamiento biológico y así eliminar nitratos en el agua.

 

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.