Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

El castillo de Coruña de Conde entra en la lista roja de Hispania Nostra

Por su "pésimo estado de conservación"

30/08/2022 8:29 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

La lista roja de Hispania Nostra es una herramienta de participación social creada con el fin de dar a conocer los elementos patrimoniales del territorio español que se encuentran en riesgo de desaparición. Su lista roja de edificios pretende servir de llamada de atención para que se tomen decisiones en defensa de su conservación si se entiende que hay riesgo de la pérdida del bien, y en esa lista se acaba de incluir un elemento de la Ribera del Duero: el castillo de Coruña del Conde.

Una construcción medieval que, aseguran, “se encuentra en pésimo estado de conservación”, de completa ruina para un bien que se habilitó en parte en el año 1959 para su uso como frontón. A pesar de que se ha consolidado “como se ha podido” para evitar su derrumbe, se ha hecho con bloques de hormigón que no cumplen ningún criterio a pesar de tratarse de un Bien de interés cultural desde 1949.

Su origen se remonta en el siglo X cuando García I de León decidió repoblar el Valle del Duero. El militar andalusí Almanzor en sus incursiones tomó el castillo y realizó en él diversas obras, como una nueva torre principal a la que se encontraba adosado un lienzo de muralla con un arco califal, visible en grabados antiguos pero desaparecido en la actualidad. El caudillo musulmán dotó de una guarnición permanente a la fortaleza y la eligió como punto de partida para algunas de sus correrías contra los reinos cristianos.​

 

 

Tras la definitiva conquista cristiana sufrió nuevas reformas que le confieren su aspecto final, hasta que el avance de la Reconquista hacia el sur provoca que su función defensiva termine siendo superflua. Con los años se abandona y avanza su estado de ruina, ya que al igual que la vecina Clunia se convierte en cantera de piedra labrada.

 

 

El castillo de Coruña del Conde consta de un cuerpo alargado que ocupa la mitad norte del cerro, unos 22 metros de ancho por más del doble de largo. Los extremos menores, están reforzados con torres. Los del sur son dos fortísimos cubos huecos defendidos por saeteras muy rasgadas y alguna tronera. Junto al cubo del norte se halló la entrada del castillo. En el lienzo de este lado se notan diferentes adaptaciones. Desde el patio un pozo comunicaba con el Arandilla.

Las torres del norte son posiblemente las más antiguas, entre otras cosas porque solo en sus lienzos y en los paramentos adyacentes se aprovecharon los sillares procedentes de Clunia. Pudieron ser el centro del primitivo castillo. Parece claro que ambas fueron levantadas en fechas distintas, pues además de diferentes en técnica y tamaño resultan claramente asimétricas. Se mantiene en pie únicamente la mitad de cada una de ellas. La mayor, conserva algunas almenas en la vertical de los lienzos. Ambas torres tuvieron cubierta de terraza, como puede comprobarse desde el interior. En las dos predomina el sillarejo.

En el resto del castillo la calidad de los materiales es muy variada. Los muros tienen en su interior relleno de cal, canto y tierra. En algunos puntos pueden verse grandes bloques con inscripciones romanas.

 

Imágenes: @ Hispania Nostra

https://listaroja.hispanianostra.org/

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.