Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Comarca

El Consejo Regulador vigilará la higiene del producto en la temporada de vendimia

La DO anuncia las normas que han de seguir los viticultores para la próxima campaña

07/08/2018 14:19 | Raquel Carcedo
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero ha dado ya a conocer las normas que han de seguir los viticultores para la campaña de vendimia de este 2018. En estas, que han sido publicadas en el Boletín Oficial de Castilla y León, se describen aspectos como las comunicaciones que las bodegas han de realizar al Consejo, lo relativo a la tarjeta inteligente del viticultor, las especificaciones sobre las uvas, la elaboración del caldo y el transporte del producto. 

De este modo, el Consejo Regulador marca que las bodegas habrán de comunicar el inicio de la campaña con una antelación mínima de veinticuatro horas, así como realizar el peso de todas las partidas de uva que reciban. En el caso de que la hora de apertura o cierre sea modificada respecto al horario entregado, se deberá comunicar al veedor de bodega con doce horas de antelación como mínimo. Además, los viticultores que deseen realizar vendimia mecanizada y las bodegas que vayan a recibir la producción correspondiente a dicha acción, deberán comunicarlo por escrito al Consejo Regulador con una antelación mínima de cuarenta y ocho horas a la misma, de forma que los Servicios Técnicos del Consejo Regulador puedan realizar una comprobación de la calidad de la uva que va a ser vendimiada de ese modo.

Los movimientos por compra o venta de uva, mosto, vino o cualquier otro producto de uva o subproducto entre instalaciones de bodegas inscritas (incluso pertenecientes a la misma empresa), deberán ir acompañado de una guía. La entrada de uva transportada vehículos de Peso Máximo Autorizado superior a 2.500 kilos en las bodegas inscritas solo se permitirá con la pertinente autorización del Consejo; en el caso de que se vaya a recibir uva mediante estos medios de transporte, el viticultor titular deberá comunicar con un mínimo de veinticuatro horas de antelación al Consejo el lugar y la hora de carga de la uva en dichos vehículos.

Del mismo modo, el Consejo Regulador obliga a todos los viticultores de la zona que entreguen uva a una bodega elaboradora acogida a esta Denominación de Origen a tener previamente inscritos sus viñedos en el Registro de Viñas del Consejo Regulador, así como a disponer de la Tarjeta Inteligente del Viticultor.

En el apartado de las características que ha de poseer la uva, el Consejo asegura que se han de emplear únicamente las partidas de uva sana con un grado de madurez adecuado que, expresado en grados Beaumé, deberá ser como mínimo de once. Una vez recolectada, ha de ser trasladada a la bodega de inmediato, no admitiéndose para producir vinos aquellas partidas para las que transcurran más de quince horas desde el momento de la vendimia hasta su llegada a la bodega. Será obligatorio, además, pesar todas las partidas.

La limpieza y la higiene serán escrupulosamente vigiladas, quedando prohibida la utilización de cubos de plástico, sacos y envases de latón o hierro como medio de vendimia o transporte. Por ello, el Órgano de Control del Consejo Regulador podrá tomar las medidas que considere oportunas en caso de estimar deficiencias en este aspecto, pudiendo proceder incluso a la descalificación de la uva, mosto o vino afectados, así como a la incoación del oportuno expediente sancionador.

 

Imagen: CRDORD

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.