Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

El refugio de aves de Montejo cumple 45 años

A lo largo de su vida se han detectado 333 especies de invertebrados

13/01/2020 15:09 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Este 13 de enero se cumplen 45 años de la inauguración simultánea del Refugios de aves rapaces de Montejo de la Vega y del embalse de Linares (administrados respectivamente por WWF España y la CHD). Uno de los primeros espacios protegidos en Castilla y León, en este refugio enmarcado dentro de las hoces del Riaza, se han registrado 333 especies de vertebrados. El seguimiento realizado, recogido en docenas de miles de páginas, abarca todas las especies,  gracias a los trabajos altruistas del informático Raúl González, el biólogo Manuel de Andrés, y otros.

“Comienzo a escribir estas líneas una noche invernal en Sierra Morena, bajo un cielo sin estrellas por las nubes, oyendo cencerros lejanos de cabras y ovejas. Hace 50 años, dediqué aquí  muchas jornadas a la fauna. Cuando recorría en solitario estos montes, soñando con una reserva perfecta, no podía imaginar que aquella utopía iba a hacerse realidad junto al límite de tres provincias de Castilla; en un paraje que no fue saqueado porque no era conocido, por los muchos extranjeros que recorrieron España para estudiar y robar sus tesoros faunísticos”, explica el director del Fondo de Recuperación del Refugio, Fidel José Fernández, haciendo historia de sus primeros tiempos.

Fernández recuerda que por primera vez, invitado por ADENA, visitó la zona y “comprendí que era mucho más hermoso aún de lo que imaginaba, y su propia historia contribuía a ello. Necesitaba saber si era eficaz para detener el retroceso de las rapaces. Tenía que averiguar cada año dónde estaban los nidos, cuántos pollos salían adelante en cada peña”.  Por ello, comenzó sus censos en 1975, y los ha realizado estos 45 años, dedicándoles 47.981 horas de campo. “No conozco en España ninguna otra gran población de rapaces rupícolas que haya sido estudiada de esa forma, durante tanto tiempo”, insiste.

En cifras desvela que ha comprobado que, en las hoces del Riaza, los buitres leonados y los alimoches  han criado con éxito en 954 y 88 nidos distintos, respectivamente; con un máximo de 313 pollos de buitre volados en 2017, y 19 de alimoche en 1988. El nido campeón de los buitres fue usado con éxito 37 años, y 22 años el nido campeón de los alimoches. En el extremo opuesto, para las dos especies ha habido algún nido con 35 o más años de “descanso” entre dos reproducciones con éxito.

Fidel José Fernández destaca, por ejemplo, en 2019, los resultados de la reproducción del cernícalo; sobre todo gracias a las cajas nido. Entre las sorpresas del año pasado, resalta un nido nuevo de búho chico, otro de alcotán, fotos de dos águilas perdiceras jóvenes y nuevas citas en el embalse de garcilla.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.