Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Comarca

EL TS ratifica que la ermita de Fuentespina es del Arzobispado

El Ayuntamiento recurrió al Supremo pero no ha conseguido nada

19/12/2018 9:37 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Sólo le quedaba al Ayuntamiento de Fuentespina acudir al Supremo para abocar la sentencia que en verano de 2016 fallaba la Audiencia Provincial de Burgos que la ermita del Padre Eterno pertenecía al Arzobispado. Lo hizo, presentó un recurso ante el TS y es ahora cuando se ha dado una resolución: no se admite el recurso ni valora los argumentos aportados en el mismo, que se centran en un barullo documental, porque entiende que no ha lugar. También indica que las costas de este recurso serán a cuenta del Consistorio de Fuentespina. De esta manera respeta la decisión de la Audiencia Provincial.

Historia

Fue en septiembre de 2015 cuando el Juzgado de Primera instancia de Aranda otorgaba la titularidad al Arzobispado estimando una demanda interpuesta por la parroquia de Fuentespina. A continuación el Ayuntamiento recurrió la sentencia considerando un error al considerar que la antigua ermita del poblado de Casasola y la actual ermita del Padre Eterno son la misma. La actual ermita se construyó en 1737 y, por tanto, los datos aportados por el Arzobispado de su pertenencia en 1602 no concuerdan, sino que se referirían a la anterior ermita.

Al contrario que lo ocurrido en Aranda de Duero con la ermita de San Isidro que sí que consiguió recuperar el Ayuntamiento, el juez no tuvo en cuenta las facturas que sí que pagó el Consistorio de Fuentespina frente a ninguna aportada por el Arzobispado, ni la titularidad catastral que se hizo a nombre del Ayuntamiento en 2005, estando incluida la en el inventario de bienes desde 1999 sin que la parroquia de San Miguel Arcángel reclamara ni interpusiera alegación alguna.

Tampoco valió de nada el documento que acredita que los vecinos compraron a un particular los terrenos donde se edificó la ermita en 1719, el que habla de la construcción de la ermita costeada por los vecinos y el concejo en 1737, el pleito que en 1755 otorgaba al Ayuntamiento el nombramiento y cese de los ermitaños, el certificado de Pleno de 1955 en el que el alcalde autoriza la venta de unos lienzos que el párroco pidió que vendiera, ni la titularidad de  la casa del ermitaño a nombre del Consistorio desde 1961. El ayuntamiento aportó asimismo más de 50 acuerdos tomados entre 1901 a 1959 en cuestiones relativas a la ermita, y documentación de varias actuaciones realizadas en el templo.

Por su parte el Arzobispado ha ganado este litigio basándose en el catastro de la Ensenada de 1754, donde la ermita está a nombre de la Iglesia. Un documento histórico que no ha sido impugnado en cuanto a su autenticidad por el Ayuntamiento. De igual manera el Arzobispado señaló con documentos que de sus arcas salió el dinero para electrificar la nave en 1977, que el cura párroco firmó el contrato para la restauración del retablo mayor en 1998, y que en el catastro figuraba la ermita a nombre del Arzobispado de Burgos como un bien exento de contribución de forma perpetua.

El juez entendió en 2016 que la distinta ubicación de las dos ermitas no se justificaba suficientemente y falló a favor del Arzobispado.

 

Imagen: Eremita del Padre Eterno de Fuentespina. /archiburgos.es

 

 
1 Comentario
 
 
 
Usuario  
#1   El hombre del hacha 19/12/2018 18:27:11
 
Ya sabéis....seguir asistiendo a sus misas y echarlos dinerito al cepillo....
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.