Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Comarca

Empezó en Aranda y termina con la desarticulación de una organización criminal

La operación Cartusián ha blanqueado más de 1,1 millones de euros

21/03/2018 14:40 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

La interceptación de un camión en la autovía A-1, en el término municipal de Aranda de Duero, en el mes de octubre del pasado año ha dado como resultado la desarticulación de una organización criminal dedicada al tráfico internacional de droga. Se trata de la operación denominada Cartusián, que ha concluido cinco meses después con la detención de quince personas por los presuntos delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas y blanqueo de capitales, quedando así desarticulada por completo una organización criminal dedicada al tráfico internacional de hachís y de marihuana.

En Aranda de Duero se interceptaba un camión que transportaba en su interior 192 kilogramos de hachís y 260 kilogramos de marihuana. La operación en su conjunto suma la intervención de 432 kilogramos de  marihuana de gran calidad, 193 kilogramos de hachís, 8 vehículos, 728 cabras, 67 vacas, 12 caballos de pura raza, 41 yeguas, 7 burros, 25 potros, 5 ponis y 59.689 euros.

Esta red criminal supuestamente ha blanqueado más de 1.135.000 euros: 769.000 con la compra y remodelación de un camping y más de 366.000 euros con la compra de una ganadería equina, de una ganadería caprina y de una explotación láctea.

Con la presencia del camión en la A1 se iniciaba la investigación y los agentes consiguieron averiguar que este individuo era el cabecilla de una organización criminal que se dedicaba a comprar grandes cantidades de marihuana a productores provinciales, además de producir marihuana propia, para su venta posterior a países europeos.

La Guardia Civil y el Servicio de Vigilancia Aduanera han conseguido identificar y ubicar a todos los miembros de esta organización criminal en las localidades granadinas de Órgiva, Dúrcal y Salobreña.

La organización estaba perfectamente jerarquizada: existía una red de cultivadores de marihuana de la que se abastecía regularmente.  Otros integrantes se encargaban de la recepción, almacenaje, custodia y envasado de la marihuana. Otros se encargaban del transporte y de las relaciones internacionales y, finalmente, otros se encargaban de  blanquear el dinero obtenido con la venta de las droga comprando fincas, vehículos, animales y hasta un complejo hostelero.

 

 

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.