Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Estancamiento en el sector del vino mientras el viñedo comienza a brotar

Los bodegueros apuntan a una conciencia de consumo de proximidad para que el comercio y la hostelería tradicional no desaparezcan

12/04/2020 8:30 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

El sector del vino se ha ralentizado considerablemente, con unas ventas que incluso han desaparecido en algunos casos, pero el viñedo sigue su curso y el ciclo de  la vida sigue en pleno movimiento en el campo. Ahora, con una primavera en la que todavía las noches son frías ha comenzado la brotación en los viñedos y con la subida de las temperaturas, las hojas verdes van apareciendo y la mirada de los viticultores se dirige a estos dos meses, abril y mayo, cruciales para una planta que es muy vulnerable a las heladas.

Otra cosa es la distribución de esos vinos elaborados por las bodegas de la Ribera del Duero, que en vez de estar en movimiento ha sufrido un parón importante por causa de las consecuencias del estado de alarma que estamos viviendo. Explica el enólogo de Finca Torremilanos, Ricardo Peñalba, que a excepción de las grandes cadenas el mercado está parado. Un mercado que sobre todo está dirigido en la mayoría de las bodegas de la DO Ribera del Duero a la hostelería y la restauración, así como las tiendas especializadas. “Hay un mínimo funcionamiento on line, porque la mayoría del consumo se produce en las calles y estamos muy preocupados”, explica el enólogo, siendo consciente de que el vino Ribera del Duero “es menos perecedero y el tiempo no es tan importante porque la mayoría es de guarda y crianzas largas”, no como ocurre en otras zonas españolas que se basan en producción de vino joven.

Esperanzado con la frase de que “después de la tormenta llega la calma”, Peñalba  opina que es este el momento de que los consumidores reflexionen para que cuando se recupere la normalidad apoyen a este sector que ofrece un producto que pertenece a nuestra cultura, el vino. La bajada del Turismo internacional a España provocará una bajada muy importante en el consumo del vino y es necesario que para potenciar su consumo se recupere el consumo local.

“Va a ser terrible”, vaticina Peñalba, el exceso en la oferta que se va a producir una vez que el confinamiento se levante. Tanto en España como a la hora de la exportación las bodegas deberán competir minimizando al máximo sus beneficios tras un parón casi absoluto de mucho tiempo.

 “¿Va a ser peor que la crisis que comenzó en 2008?”, preguntamos a Ricardo Peñalba, que contesta rotundamente que sí. “En 2008 no hubo un parón económico tan alto, la gente salía a la calle, había coches, reservas hoteleras, gente en restaurantes, aquí hay un parón de dos meses en los que no va a haber nada de eso, y además no es algo nacional, sino mundial”, contesta.

Las bodegas temen que esta situación arrastre la supervivencia de muchos pequeños locales y restaurantes que han tenido que echar el candado a sus negocios sin que entre ningún ingreso cuando los pagos de alquileres e impuestos continúan. “Es un parón económico impresionante que repercute sobre el productor”, señala el enólogo.

De todas formas la ilusión no se pierde en el sector bodeguero, que ve una solución a este problema que puede darse; que se cree un sentimiento de consumo de proximidad, que nos acerquemos más a los comercios tradicionales  y que apostemos por los productos locales y de temporalidad.

Imágenes: Finca Torremilanos

 
1 Comentario
 
 
 
Usuario  
#1   malmo 12/04/2020 16:22:14
 
Y ellos cuentan con los profesionales de proximidad o se los buscan de burgos o madrid? Que empiecen dando ejemplo y luego q pidan
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.
 
Banner Sección
Banner Sección