Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Héctor Ibáñez: "Tenemos que darnos cuenta de lo bueno de cada pueblo y pregonarlo, que mostrarlo orgullosos y luchar por lo nuestro"

Hoy charlamos con el gerente de la ADRI para conocerle un poco más, a él y a la asociación que dirige

11/08/2019 8:00 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Nos damos un paseo por la Ribera del Duero burgalesa y entrevistamos a uno de los que más saben de la comarca. Héctor Ibáñez es gerente de la Asociación para el Desarrollo Rural Integral (ADRI) de la zona y con él hemos querido charlar este día.

-Has vivido a caballo entre la provincia de Burgos y de Palencia, has estudiado Empresariales,  Administración de empresas, cuentas con un máster de comercio internacional y te has formado en desarrollo rural, turismo, economía, TICS, RRSS, emprendimiento y empresas. Hay que sumar 9 años de experiencia con solo 36 años. ¿Cómo llegaste a la ADRI?

-Tras haber estado trabajando por casi toda la provincia de Burgos en diversos proyectos de consultoría y desarrollo rural me embarqué en mi segundo máster y en desarrollar algún proyecto empresarial propio. Cuando surgió la oportunidad de intentar tomar las riendas administrativas de la asociación, un proyecto de desarrollo rural diferente y en un entorno envidiable, dejé de lado todo lo demás, hice las maletas y gracias a la apuesta que la Junta Directiva del ADRI Ribera del Duero Burgalesa hizo conmigo, me vine a conocer, vivir, y aprender qué es la Ribera del Duero Burgalesa, y ayudar a todo el territorio para poner nuestro granito de arena para mejorar las cosas.

-Te encontraste un proyecto que había terminado una fase y había que dotar de contenido a la segunda parte. ¿Ha sido difícil?

-Todos los cambios son difíciles, pero a la vez llenos de oportunidades. Quizás lo más difícil fue entrar en una oficina vacía que tenía un trabajo de 20 en los armarios y ordenadores, sin ninguna persona del equipo anterior dentro de esa oficina. Eso tiene sus cosas buenas y malas. Si bien, tengo que agradecer la paciencia de la anterior gerente Gloria Albarrán con mis preguntas iniciales, así como la ayuda de la anterior administrativa Yasmina Martínez  que estuvo apoyando a la Junta Directiva los meses anteriores, y me ayudaron a conocer dónde estaba lo básico, sin ya tener relación laboral con la asociación.

-Solo pero muy apoyado…

-Sí, también he recibido el apoyo del  R.A.F. Vicente Cuesta, y de la Junta Directiva, que ha sido esencial en todo momento y nos ha permitido asentar una asociación que hoy cuenta con cuatro trabajadores y diversos proyectos por y para el territorio. Pero que mucho más allá de eso busca ser un ente vivo, que bebe de las personas del territorio y sus necesidades y gracias a sus voces intenta, no solo conseguir fondos para proyectos particulares o grupales, sino mejorar cada día nuestro entorno y la calidad de vida de nuestros pueblos.

-Metámonos en faena. ¿Qué es la ADRI Ribera del Duero y para qué sirve?

- Es una asociación surgida en los 90 para aprovechar los fondos europeos de desarrollo rural, y por eso alguno la conoce como PRODER, la primera línea de ayudas que gestionó en este ámbito. Aunque se gestionen ayudas europeas no somos parte de la administración, sino que somos una asociación del territorio, pues estas ayudas buscan que los fondos se gestionen de abajo a arriba; para que sea el territorio el que decida que es necesario para su desarrollo. Por eso nosotros decimos siempre que no somos “a quién se pide las ayudas”, sino que trabajamos mano a mano con los promotores para la buena consecución de sus proyectos y que consigan esos fondos europeos. Pero la ADRI RDB es mucho más, es el único ente de carácter comarcal que aglutina a la Ribera del Duero Burgalesa. Es una asociación sin posturas políticas, neutral, que sirve de voz por los intereses de todos y escucha a cada participante del territorio porque nuestro objetivo es el desarrollo rural.  Para ello trabajamos con diferentes convenios como el de SODEBUR o con otras empresas puntuales, para sacar adelante proyectos que ayuden a la mejora de la calidad de vida de los que vivimos en la Ribera del Duero Burgalesa. Por eso mismo también solicitamos ayudas para poner en marcha proyectos comarcales o supracomarcales. Con esta mentalidad y gracias a la estabilidad que nos da gestionar las ayudas LEADER (lo que antes era PRODER), ponemos en marcha muchos más proyectos y sobre todo un asesoramiento constante a empresas, ayuntamientos y asociaciones, escuchando sus problemas y dando salida a soluciones mucho más allá de lo que son las ayudas LEADER. Siempre que alguien del territorio quiere hacer algo, nos encanta escucharle para ver qué camino podemos trazar para solucionarlo entre todos.

-¿Cuántos socios la integran?

-Contamos con 159 socios y de ellos 68 son municipios. Todos los Ayuntamientos están integrados tras la incorporación como socio de Mambrilla de Castrejón este año y la vuelta de Sotillo de la Ribera el mes pasado. Además, de los 68 municipios la zona acoge 19 entidades menores de las cuales cinco son socias. También contamos con 34 entidades asociativas y 52 empresas.

-¿De dónde proviene el dinero para financiar los proyectos de desarrollo local?

-En principio, nosotros consideramos que todo lo que hacemos es de desarrollo rural, por lo que si no te importa te hablo en conjunto de los fondos con los que disponemos, no solo de LEADER. Porque además de partidas europeas, nacionales y regionales contamos con la cuota de los socios (las empresas aportan 63 euros anuales, asociaciones 82 euros y los ayuntamientos según población van de 115 a 500 euros) y diversos convenios y aportaciones para proyectos concretos de terceros. Por ejemplo, un convenio esencial a día de hoy para varios proyectos es el que tenemos con SODEBUR, y se acaba de conseguir el apoyo del SONORAMA para un proyectos de desarrollo rural y educación en los colegios de la zona.

-En esta nueva etapa, ¿cuántos proyectos se han financiado y cuánto es el dinero invertido en ellos?

-A través de Leader se han finiquitado 18 proyectos productivos y otros 12 están en proceso y han terminado 16 proyectos productivos y otros 12 se encuentran en proceso. Con respecto a la agenda cultural hemos ayudado a la realización de 67 actividades culturales junto a pueblos, asociaciones y SODEBUR, 21 de ellas en pleno primer cuatrimestre del año. También hemos creado el proyecto Museos Vivos en tres municipios de la Ribera y se ha creado un voluntariado en 14 pueblos, al que se añadirán 3 más, que ha mostrado los secretos de sus pueblos a más de 1.100 personas hasta el momento. Pero también se han rescatado del olvido 130 elementos de nuestro patrimonio material e inmaterial y se ha ultimado la segunda vía ferrata de Huerta de Rey, además de realizar el mantenimiento de la senda de Milagros.

-La convocatoria LEADER no finaliza hasta 2020. ¿Todavía hay dinero?

-Todavía hay fondos. En concreto están a falta de asignar a día de hoy 57.825 € para proyectos productivos y 68.889 para proyectos no productivos. Además, la 3ª asignación integra unos 450.000 euros que empezaremos a repartir posiblemente a partir del último cuatrimestre del año.

-El proyecto Ribera Voluntariis, con personas que enseñan sus pueblos a los visitantes, ha sido todo un acierto. ¿Estáis contentos con el resultado?

- Sí, es un proyecto genial que intenta de una manera original atajar varios problemas como evitar la desaparición del patrimonio, permitir dar a conocer ese patrimonio con el que contamos y canalizar la participación ciudadana. A eso se añade que permite a los habitantes de los pueblos estrechar lazos intergeneracionales y a los pueblos atraer visitantes externos que dejen dinero en los negocios del entorno rural.

-Otra iniciativa puesta en marcha es posibilitar a los pequeños municipios la programación de actividades culturales. ¿Está siendo bien acogida?

-Desde luego, de hecho hay un exceso de demanda y no sabemos a día de hoy como poder hacer frente a esto. Existe un entramado muy vivo de asociaciones y ayuntamientos que incentivan actividades culturales.

-¿En qué otras ideas comunes estáis trabajando?

-En el proyecto de Museos Vivos de autoapertura de museos geniales que hasta ahora estaban cerrados por falta de presupuesto en personal de los ayuntamientos, por un método tan sencillo como entrar en la web museosvivos.com, reservar, recibir un email con un código, meterlo en la puerta del museo y poder disfrutar de su contenido. Se ha implementado en Torresandino, Ciruelos y Valdeande, y os recomiendo visitarlos. También estamos rematando los detalles para un proyecto de educación para el desarrollo y desarrollo rural aplicado a nuestro sector educativo de la Ribera, un proyecto que iniciamos el año pasado gracias a fondos de Diputación creando una buena herramienta de difusión de los Objetivos de Desarrollo Sostenible a través de una exposición original y única, que este año gracias al apoyo del SONORAMA se va a movilizar por los colegios de la zona, junto a charlas talleres, formación y herramientas para los colegios. Un proyecto original que una vez ultimado se presentará en septiembre a los colegios, para ver quién está dispuesto a participar de él.

-Me imagino que los proyectos no acaban ahí…

-Por supuesto que no. Estamos también buscando oficios tradicionales en la Ribera, intentamos que la gente nos diga qué referencias vivas existen en el territorio para poder rescatar su testimonio oral. Otro trabajo que hacemos es buscar soluciones a diversas ideas y problemas que nos han planteado desde el territorio y que estamos intentando solventar.

- ¿Te gusta tu trabajo?

-Cómo no me iba a gustar. Cuando te pagan por ayudar a la gente no puedes más que estar agradecido de poder aportar tu granito de arena.

-¿Qué le falta a la Ribera del Duero para que sus habitantes no se vayan de sus pueblos?

-Muchas cosas, cosas que podemos hacer nosotros y cosas que nos tiene que facilitar el estado y la Junta de Castilla y León. Nosotros tenemos que darnos cuenta de lo bueno de cada pueblo y pregonarlo, hay mucha vida y capacidad en nuestros municipios y tenemos que mostrarlo orgullosos y luchar por lo nuestro. Y es que tenemos que  darnos cuenta que los pueblos tienen una serie de ventajas muy claras frente a la ciudad y que la ciudad tiene sus inconvenientes. Se nos ha educado en base a que lo cosmopolita es el progreso y es dónde tenemos que acudir, pero si todos nos vamos a los núcleos de población en toda España los inconvenientes son claros para cualquiera. Es un modelo que tenemos que dejar de incentivar a todos los niveles. Pues bien esto que suena excesivo es a dónde nos lleva la política estatal, hay que ser conscientes que la estrategia no es sostenible, que hay que fomentar la población rural. Por un lado dejando de retirar servicios por criterios económicos. Por otro educando en las bondades del medio rural, para que las palabras ‘rural’ y ‘pueblerino’ dejen de sonar con connotaciones negativas. Y por último fomentando un marco de medidas reales que incentiven el éxodo al medio rural.

-Por el contrario, ¿qué puntos fuertes tiene la comarca?

- Tenemos la agricultura, el vino y el foco industrial de Aranda que tiran de la comarca y hacen que sea un territorio atípico con un gran germen económico. Además, se cuenta con una gran presencia de restos arqueológicos y culturales impresionantes, un tejido social muy activo y un fuerte núcleo emprendedor. Tenemos recursos naturales e industriales y buenos polígonos industriales rurales como el de Milagros dispuestos a ser ocupados, pero además tenemos una respuesta más rápida a trámites de instalación de industria.

-¿Qué aficiones tiene el gerente de la ADRI?

- Demasiadas. El problema que llevo 3 años que poco a poco las he ido abandonando por falta de tiempo: leer, escribir, hacer deporte, estar con los amigos, la montaña y el cine.

-¿Te gusta vivir aquí?

- Me encanta. Es una comarca muy activa y realmente cuando se lleva toda la vida aquí uno no se da cuenta, pero su gente es encantadora y siempre dispuesta a juntarse. Su territorio va desde la sierra a la ribera, pasando por un montón de paisajes impresionantes y una gran cantidad de actividades para hacer y sitios por conocer y disfrutar una y otra vez.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.
 
Banner Faldon