Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

La restauración del teatro romano de Clunia queda finalista en la Bienal de Arquitectura y Urbanismo

07/04/2011 12:32 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir


El proyecto de restauración del teatro romano de Clunia ha quedado finalista en la novena edición de la Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo. Aunque finalmente no ha obtenido ningún premio, ha sido la única obra finalista en la provincia de Burgos y forma parte de las 40 intervenciones realizadas en todo el ámbito español de las 734 presentadas. En la categoría de yacimientos arqueológicos también ha sido valorada la Villa romana de La Olmeda, en Palencia.
 
El proyecto fue redactado por el arquitecto director del yacimiento Miguel Ángel de la Iglesia Santamaría y el contrato de obras fue adjudicado a la empresa Construcciones Ortega por un importe de 818.158 euros. Promovida por la Diputación provincial y el Ministerio de Fomento, la restauración del Teatro romano de Clunia constituye el final de un proceso de investigación que se inicia con la excavación y posterior interpretación arquitectónica.
 
La creación de un equipo pluridisciplinar (arquitecto-arqueólogo) desde el inicio de los trabajos ha originado una continuidad que va desde la reconstrucción de la arquitectura del pasado hasta la reconfiguración de su espacio con el fin de protegerlo, hacerlo comprensible y dotarlo, de nuevo, del uso para el que fue concebido. La investigación ha permitido llegar a comprender el edificio en su situación original, así como en sus diferentes transformaciones históricas, utilizando la disciplina del proyecto de arquitectura como mecanismo de investigación. La reconstrucción del teatro original a partir de los restos, se convierte en un auténtico ejercicio de arquitectura, donde la ausencia se convierte en el motor que permite comprender los restos existentes a partir de la composición de los elementos que faltan. De esta forma el equipo de investigación formado por miembros de varias universidades ha realizado una reconstrucción dibujada de todas las situaciones arquitectónicas por las que el teatro ha pasado. También se ha podido explicar todo el proceso constructivo del mismo con el fin de trasladar a la sociedad la información obtenida del estudio de los restos y el papel que éstos desempeñaban en su situación primitiva.
 
En un segundo nivel de proyecto, la restauración del teatro se realiza de manera que, sin perder el carácter evocador de la ruina y manteniendo la autenticidad de los escasos restos, el edificio recupere su espacialidad, parte de su función y se haga comprensible a aquellos que lo visitan de nuevo.
 
A tal efecto se ha delimitado su perímetro mediante una pasarela semicircular de madera ocupando la posición del pórtico superior. Se ha recuperado el espacio mediante la construcción de muros de gaviones y taludes vegetales y se han situado los accesos a las cáveas  y escaleras allí donde estaban en su posición original. Toda la operación se ha hecho con materiales compatibles y reversibles y han permitido conservar lo original como parte del todo evitando su desgaste al restringir su acceso.
 
El hecho de que ya se puedan realizar determinadas actuaciones teatrales o musicales en un espacio concebido en origen para tal fin, hace que el teatro de Clunia continúe  siendo un edificio vivo. 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.