Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Comarca

Nuevo proyecto de regadío con aguas subterráneas para Roa y La Horra

Para unas superficies de 2,70 y 3,53 hectáreas

08/01/2018 10:25 | Raquel Carcedo
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

El Informe de Impacto Ambiental de los proyecto de sondeo para captación de aguas subterráneas para regadío llevados a cabo en Roa y La Horra ha sido emitido de manera oficial dando como resultado que no poseen efectos significativos para el medio ambiente.

Ambas actuaciones -promovidas por dos particulares- se han centrado en la realización de perforaciones profundas, con excepción de las perforaciones para investigar la estabilidad o la estratigrafía de los suelos y subsuelo, en particular, perforaciones de más de 120 metros para el abastecimiento de agua.

Con fecha 18 de septiembre del pasado año entra en el órgano ambiental el documento ambiental del proyecto de sondeo para captación de aguas subterráneas para regadío redactado en junio del mismo año por los técnicos competentes. En él se definen las obras a llevar a cabo, materiales empleados y método de desarrollo para la ejecución de un sondeo de captación de aguas subterráneas para aforar agua con destino a riego de diversas parcelas de viñedo.

En la comarca agraria que se estudia, y para riego con goteo de cultivos leñosos como el viñedo, se considera necesaria una dotación anual de 677,55 metros cúbicos por hectárea y año, por lo que el volumen máximo anual será de 1.826 metros cúbicos en el caso de Roa y 2.389 en La Horra. Las superficies de riego serán de 2,70 y 3,53 hectáreas, respectivamente.

Los pasos realizados para este proyecto han sido la excavación de una balsa de lodos y, una vez finalizado el sondeo, el lavado y la eliminación de partículas finas, mediante la inyección de aire, con lo que las paredes quedan limpias. Tras ello, los lodos de la balsa se dejan hasta que se hayan endurecido lo suficiente. Si fuera necesario, se añadiría tierra o piedras para, finalmente, extender sobre la balsa la capa de tierra vegetal retirada previamente a su excavación. En este proceso, la extracción del agua se lleva a cabo mediante grupo electrobomba.

Asimismo, se han procedido a la consulta de varias administraciones públicas, tales como la Confederación Hidrográfica del Duero -que informa desfavorablemente la intercepción de  cauces  públicos  o  la  modificación  de  los  mismos, debiéndose respetar las servidumbres legales-, el Servicio Territorial de Cultura -manifiesta que desde el punto de vista arqueológico no se estima imprescindible establecer medidas correctoras-, el Servicio Territorial de Fomento (Urbanismo), el de Agricultura y Ganadería y el de Medio  Ambiente. Así, queda estimado que en el desarrollo de esta actividad no existirán efectos  sinérgicos  de  elevada  magnitud, por lo que el impacto no se considera elevado, siempre y cuando la disponibilidad de recursos hídricos se estime como  compatible por el organismo de cuenca  y  no  se  constaten otro tipo de afecciones.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.