Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Comarca

"O deja la Alcaldía o voy a la Fiscalía"

Tras años de litigios, el ex alcalde de Olmedillo, Manuel Ozores, quiere zanjar los problemas con el actual regidor

25/05/2018 13:21 | Raquel Carcedo
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

“Esto empezó hace ya seis años, cuando (por parte del equipo de gobierno de Olmedillo de Roa) se repartieron las tierras del Monte de Carragumiel. Les advertí que tenían que salir a subasta. Como no lo hicieron, tuve que ir al Contencioso Administrativo”, relata el ex alcalde de la localidad ribereña Manuel Ozores al respecto de los litigios que lleva manteniendo en los últimos años con el actual dirigente del Ayuntamiento local y con algunos de los ediles. “Por venganza”, continúa explicando, “me denunciaron a la Fiscalía por delito de malversación, de lo que quedé absuelto”. Tras esta absolución, Ozores asegura que “me han llegado los costes del proceso y como me juzgaron como Alcalde, el Ayuntamiento tiene que pagar esos gastos, a lo que se niega el actual dirigente”.

La historia, “problemática que tienen en muchos pueblos”, continúa con la última decisión tomada por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, quien ha declarado recientemente la nulidad de la adjudicación de esas parcelas del Monte de Carragumiel. Se trata esta de una licitación que se llevó a cabo en septiembre de 2013, cuando en la sesión plenaria ordinaria se procedió a adjudicar de manera directa a ocho agricultores y un ganadero este terreno para aprovechamiento agrícola, terreno que, por su parte, está catalogado como montes de utilidad pública. Así, estas fincas, que tienen una superficie total de 134 hectáreas, iban a ser laboradas por un contrato de arrendamiento que se alargaría por cinco años y con un precio de cien euros por hectárea.  

De este modo y entendiendo que “tales terrenos son bienes de dominio público, por lo que excluye su consideración como bienes vecinales o de masa común o como bienes patrimoniales” y que “tampoco se trata de un aprovechamiento consuetudinario ni de un aprovechamiento de pastos”, la sentencia afirma que “ya inclusive en los supuestos de aprovechamientos forestales es precisa la autorización de la consejería competente para este aprovechamiento, con la única excepción de que se vinieran realizando de acuerdo a normas consuetudinarias”, con lo que “el uso agrario que se pretende mediante esta adjudicación directa no puede ser considerado como un aprovechamiento forestal”.

Así, en el documento se desprende que el tribunal ha entendido que no se cumplió la convocatoria pertinente necesaria para estos procesos, pues se ha llevado a cabo “la utilización agrícola de unos terrenos por unas concretas personas con exclusión del resto de personas, por lo que debe considerarse que se trata de un uso privativo”.

Ante esta sentencia se podrá presentar recurso de casación ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, así como ante la Sección de Casación de la Sala de lo Contencioso-Administrativo con sede en el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

 

“He defendido el interés público”

Asegurando que con esta acción Ozores ha defendido el interés público de la localidad, afirma también este ex alcalde que “en septiembre tienen que salir esos terrenos a concurrencia pública”. Entretanto, y con la sentencia en la mano, el ribereño ha puesto de manifiesto que “cualquiera puede denunciar ahora al Ayuntamiento por perjuicio, pues antes de todo esto los adjudicatarios pagaban 132 euros por hectárea y ahora 100. Por tanto, son 32.000 euros los que el Ayuntamiento ha dejado de ganar en todos estos años”.

 

Ultimátum

“Les voy a dar quince días para que se marchen. Si no, iré a la Fiscalía”, sentencia Manuel Ozores. Y es que, explica, “el actual alcalde, el primer teniente alcalde y otro ex alcalde llevan desde el 2011 labrando tierras que no pagan al Ayuntamiento. La gente se va jubilando, las tierras no se llevan a Pleno y se quedan con ellas”. Por lo pronto “ya les he mandado el primer aviso”, comenta, dejando claro que “no es lo que no pagan, son las ayudas que están recibiendo por esos terrenos”.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.