Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Comarca

Reclaman mejoras en las torretas forestales

En la comunicación, en las instalaciones o para mejorar las condiciones de trabajo

23/08/2019 11:38 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

El sindicato CSIF vuelve a saltar a la palestra para reclamar mejoras en las 29 torretas que se reparten por la provincia de Burgos. Mejores mapas de localización, portofonos para las comunicaciones, prismáticos de mejores calidades, baños químicos, taquillas, o un mantenimiento adecuado de las instalaciones que quedan abandonadas el resto de meses tras la finalización de la campaña de incendios son algunas de las actuaciones que se piden.

Que se mejoren las condiciones de trabajo de las personas que se encuentran empleadas en esas torretas forestales de vigilancia y que las dote del material adecuado para poder cumplir la tarea de detectar e identificar rápidamente los conatos de fuegos forestales forma parte de esta petición que se realiza a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.

Y es que las torretas suelen ser construcciones antiguas de cemento o torretas de acero elevadas por encima de la masa foliar de los árboles, con un espacio acristalado con una visión de 360 grados, y con una superficie de menos de ocho metros cuadrados.   En las diez horas de jornada laboral, es fácil que se acumulen hasta cuarenta grados de temperatura en su interior, sin contar tan siquiera con un simple ventilador para paliar los calores y, por supuesto, tampoco cuentan con ningún sistema de calefacción para los meses de otoño, donde las temperaturas bajan mucho, explican desde CSIF.

Si la labor fundamental de los escuchas de incendios, como así se llaman a los vigilantes, es la precisa localización del incendio, labor básica para el correcto ataque del fuego por parte de las cuadrillas de tierra y aire, CSIF lamenta que estos escuchas no cuentan, en muchos casos, con mapas actualizados, estando estos caducos e ilegibles. A ello hay que sumar la existencia de equipos prismáticos de mala calidad, y de la denominada ‘alidada’ (instrumento para poder dar las coordenadas del incendio) en mal estado. Estos equipos son imprescindibles para la detección del fuego, y por lo tanto su funcionamiento y estado debe ser perfecto, remarca CSIF.

A pesar de las largas jornadas diarias de trabajo de este colectivo de trabajadores en sus torretas de vigilancia, en la mayoría de los casos no cuentan con corriente eléctrica, tan sólo la potencia eléctrica mínima aportada por una batería obtenida de una placa solar, para dar corriente eléctrica a una emisora de radio en la que deben dar partes e incidencias cada poco tiempo. Asimismo, se puede añadir la carencia de WC químicos o baños integrados en la estructura de la torreta.

Por otra parte, CSIF considera necesaria, para los escuchas de incendios, una formación en primeros auxilios, así como cursos de reciclaje cada cierto tiempo con contendidos de lucha contra el fuego, ya que -en muchos casos- la única formación que tienen es el curso de inicio recibido al acceder al puesto de trabajo, hace muchos años.

Un total de 388 personas forman parte de la campaña de vigilancia en torretas por toda Castilla y León. En el caso particular de Burgos, 29 torretas de vigilancia distribuidas en puntos estratégicos constituyen el centro de trabajo de más de 60 escuchas de incendios, dos trabajadores por cada torreta de vigilancia, que realizan turnos y jornadas de 10 horas diarias, salvo en algunos casos, que son 4 escuchas los que realizan los turnos de 24 horas, siendo la mayoría de estos contratos de tres meses y diez días, y -aproximadamente- un 70 % en régimen de interinidad.

 

En la Calabaza ya se cuenta con un segundo vigilante

En lo que concierne a la torreta ubicada en el monte de La Calabaza, la única existente en la comarca ribereña, el puesto de vigilancia que en el mes de julio quedaba sin cubrir ya cuenta con un trabajador desde el pasado 1 de agosto. El hecho de que una de las dos personas contratadas estuviese liberado por cuestiones sindicales hizo necesario que por parte de la sección de Incendios de Burgos se iniciase el procedimiento para contratar a un segundo vigilante en la torreta.

 

Imagen: Torreta de vigilancia de La Calabaza. / BC

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.