Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Cultura

Daniel Velázquez : "Ser actor es decir un te quiero sin decir te quiero. Ser escritor es decir un te quiero sin escribir te quiero"

Interpretación y escritura, escritura e interpretación, por separado o juntas, son las dos grandes pasiones de este joven arandino

03/02/2019 7:50 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Nació en Burgos “de casualidad” hace 26 años pero su niñez y juventud ha transcurrido en Aranda. Estudió en el colegio Fernán González y después en el instituto Vela Zanetti. A su salida decidió ponerse a trabajar hasta que se marchó a Madrid decidido a formarse en interpretación. Hoy nos sentamos con el actor, pero también escritor, Daniel Velázquez.

-¿Trabajabas en Aranda y te dio por irte a Madrid de repente?

- El mes anterior a decidirme y atreverme a ir a Madrid me apunté, por primera vez, en la escuela de teatro y danza Artedan en Aranda donde conocí a Isabel Sualdea, profesora y actriz. Sinceramente creo que Artedan e Isabel fueron mi cama elástica, mi trampolín para dar el salto e irme tan decidido a Madrid a formarme en esta maravillosa locura que es la interpretación.

-Eres de Aranda pero te mueves por muchos sitios.

- Actualmente vivo en Aranda, pero un día puedo estar aquí y al otro en Madrid, Burgos o Valladolid dependiendo temporadas y proyectos. Me he criado en Aranda pero siempre me he considerado muy cosmopolita, posiblemente por el hecho de haber viajado tanto desde muy pequeño.

-Actor, escritor… ¿qué faceta te gusta más?

-Me gusta la faceta de escribir para después dar vida a esos escritos. Como el creador de Pinocho, necesito dar vida a lo que creo. Podría separar ambas facetas y ambas me llenan, pero el hecho de juntarlas es indescriptible. Cuando empecé a estudiar interpretación escribí la siguiente comparación: “Ser actor es decir un te quiero sin decir te quiero. Ser escritor es decir un te quiero sin escribir te quiero”.

-¿Y con cuál se puede ganar más dinero?

-(Risas). Pues la verdad es que no lo sé. ‘La Guerra de un Poeta’ es mi primer libro y la verdad que se está vendiendo bastante bien pero no me hará rico. (Más risas). Tampoco es lo que busco con ello. Por otra parte, lo mejor que he cobrado por el momento son mis trabajos para series televisivas. Lo cierto es que está muy bien pagado el mundo de la televisión, pero claro, no es tan fácil que te llamen y menos con asiduidad.

-Comencemos con la de actor. Has participado en diversas series de televisión: ‘Pueblo’, ‘Centro médico’; en cortometrajes: ‘El orden del caos’, ‘Yekofu’, ‘Que pasa’; en montajes teatrales… Y todo ello en un par de años. Has empezado fuerte

-Cuando me fui a Madrid lo tenía muy claro y fui al 200%. Me dediqué a ello en cuerpo y alma. La formación como intérprete era 24/7, cada detalle, cada oportunidad, cada clase, cada nuevo proyecto, saliese o no, era en mí una apuesta segura.

-¿Siempre te ha gustado la interpretación? ¿O querías de pequeño ser otra cosa?

-Siempre me ha gustado desde muy pequeño gracias a mi madre.  Gateaba en el auditorio de Casa de la Cultura en plena función, me llevaba a ver exposiciones de pintura, manualidades, teatro, teatro y más teatro incluso cuando ni siquiera sabía hablar. Pero la realidad es que nunca me dio por dedicarme a ello hasta que empecé a madurar, temprano o tarde según se mire, sobre los 22 años cuando  ya me empezaba a picar el gusanillo. Ya que por aquel entonces escribía mis historias y quería interpretarlas, darlas vida.

-No paras de hacer cursos para formarte. ¿Notas  que mejoran tu trabajo como actor?

-Sin duda un intérprete tiene que estar en constante entrenamiento, tener sus herramientas (cuerpo, voz, consciencia) bien lubricadas. Esto te hace evolucionar y mejorar, sin duda.

-¿Cómo has conseguido que llamen tanto a tu puerta?

-Llamando yo antes. Me muevo todo lo que puedo y al final si tocas mil campanas alguna suena.

-Como escritor acabas de presentar tu primer libro ‘La guerra de un poeta’ como una antología poético-filosófica. ¿Qué tratas de contar en él?

-La Guerra de un Poeta al fin y al cabo la he diagnosticado como un libro terapéutico, terapéuticamente poético, sin quererlo ni pretenderlo. Trato de contar en él, de una forma reflexiva y poética, la evolución interior/emocional de cualquier ser humano que está atrapado en la oscuridad en algún momento duro de su vida y transita hacía la luz, donde puede que el obstáculo continúe pero ya lo hemos visualizado desde otra perspectiva donde asoman rayos de luz aportando claridad, paz y la aceptación que tanto necesitamos.

-Y esa situación pasa en varios momentos de nuestra vida…

-Creo que nos enseñan, de una manera u otra, quizás ya desde bien pequeños, a que todo ha de ser estupendo, genial y maravilloso…Luego, pasando los años, vemos que esto no es así y nos decepcionamos con los demás, con la vida y con nosotros mismos. Por ello estaría bien partir de la base de que todo puede ser un auténtico caos vital en el cual se siembran pequeñas cosas maravillosas y poder sacar el mejor partido a todo ello, el mejor partido a la vida. Aunque suene difícil, es posible. Y La Guerra de un Poeta trata de eso, de escritos duros y tétricos hasta la llegada de otros escritos que te darán fortaleza y luz a tu interior.

-Me apetece comprarlo, ¿dónde puedo hacerlo?

-Se puede adquirir a través de la página web de la editorial Círculo Rojo, a través de Amazon o ejemplares dedicados y firmados en los Recitales Bélicos de los que quedan pocos. Quien quiera puede acudir a las librerías Siglo de Oro (Avenida Castilla nº15), TodoLibro (Galerías Isilla) o Librería Gutiérrez (Plaza Mayor). Y fuera de Aranda hay más de 4.000  librerías donde se puede solicitar bajo demanda, así que no hay mucho problema en hacerte una de mis guerreras.

-¿Es la poesía el género que más te gusta? Porque también has hecho guiones y textos para blogs.

-No podría decir que es el género que más me gusta pero amo la poesía. Me conmueve bastante por dentro y aprendo mucho con y de ella. Y creo que posiblemente sea uno de los géneros literarios donde más se desnude la persona que escribe.

- Y de ese poemario surge ‘Recital bélico’, una original forma de presentar el libro…

-Sí, yo sabía que para dar salida a ‘La Guerra de un Poeta’ tenía que hacer presentaciones y hablar sobre el libro (bla,bla,bla…). Pero de repente, como se me ocurren todas las buenas ideas, se me ocurrió hacer un formato teatral con puesta en escena, luces e  interpretación de los diferentes poemas. Y de ahí salió la performance poética ‘Recital Bélico’.  Por el momento llevamos, mi compañero y amigo Petko Mirchev quien se encarga de la parte técnica y yo) cuatro recitales bélicos y está gustando bastante. Mayormente porque el público no sale indiferente, ya que probablemente se piensen que es un tío hablando del libro o leyendo sus poemas y cuando entran a la sala y se encuentran todo el circo que hemos montado… Alucinan un poco la verdad (risas) pero de eso se trata, de innovar, transmitir y dar vida a la poesía contemporánea.

-¿Estás trabajando en otros proyectos? ¿Cuáles tienes en parrilla de salida?

-Sí, también estoy escribiendo una obra de teatro, en formato microteatro,  para una compañía de Barcelona llamada La Brimonda. Es una tragicomedia en estado puro y no puedo hablar más, todavía, sobre el tema (vuelven las risas).

-¿Vivir en Aranda y compatibilizar lo que haces es posible?

-Es complicado, por eso me muevo tanto. Pero me gustaría que Aranda creciera en este sentido ya que conozco un montón de chicos y chicas muy jóvenes que tienen talento para lo artístico (ya sea en música, teatro, poesía, escritura, rap, danza, break dance…) y considero que si no crece no será por falta de gente voluntaria, artistas.

-¿Crees que Aranda tiene buena nota en materia de cultura?

-Considero que Aranda tiene bastantes eventos culturales de calidad, así como la programación teatral, el Sonorama, concursos de monólogos, la Semana Joven, eventos gastronómicos, etc. Y que hay personas como el equipo de Artedan, las compañías teatrales arandinas y muchas otras organizaciones y personas que día tras día promueven y trabajan por la cultura en nuestra zona.

-¿Hay algún "pero"?

-Lo que creo es que aún falta un eslabón a crear para captar la atención, quizás, de los más jóvenes, de aquellos con facetas e intereses artísticos que no saben muy bien qué hacer. Quizás la clave sea enfocarse más al público arandino que al mismo evento (se podría hacer una encuesta por ejemplo). Está muy bien que venga una compañía profesional de teatro con intérpretes conocidos y el auditorio se llene, pero también gusta y aumentaría la producción artística en nuestra zona cuando alguien de Aranda, como Rolling and Creativ por ejemplo, o cualquier otro colectivo o persona que quiera presentar una propuesta artística o evento lo pueda hacer y la gente acuda dando y dándose una oportunidad a lo desconocido. Esto haría que aumentara la producción artística y cultural en Aranda. Además, todo evento artístico es un intercambio, ya que al espectador se le va a ofrecer algo nuevo en su vida que posiblemente no lo adquiera si no asiste.

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.