Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Cultura

El centro educativo raudense IES Ribera del Duero celebra su primer cuarto de siglo

Con una jornada de puertas abiertas y repleta de emotivos actos

14/05/2018 8:49 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

El Instituto de Enseñanza Secundaria Ribera del Duero, de Roa de Duero, ha celebrado el 25 aniversario de su fundación. Un hito del que se ha querido hacer partícipe a toda la comunidad educativa, tanto padres como alumnos, profesores y personal de servicios. En definitiva, a todas las personas que a lo largo de este cuarto de siglo han estado vinculadas a un centro educativo en el que se concentran estudiantes de una treintena de municipios del entorno raudense.

Y para celebrarlo, se organizó un nutrido programa de actos, donde se incluyeron talleres, visitas guiadas a los principales puntos de la localidad, un concierto protagonizado por los propios integrantes del centro, una campaña de donación de sangre o una comida de fraternidad. Las puertas del instituto permanecieron abiertas durante toda la jornada del pasado vierens, invitando a todo el que quisiera a sumarse a los festejos.

Era también la oportunidad de recuperar imágenes de estos 25 años gracias a un audiovisual que, de forma continua, proyectaba en la entrada del centro 200 fotografías de toda su historia. “Lo más importante es que el instituto Ribera del Duero es el referente educativo en Secundaria y Bachillerato. Vivencias en estos 25 años hay muchísimas y muchos recuerdos. Es bonito celebrar el 25 aniversario y da cierta nostalgia también”, reconoce Tomás Medina, director del Ribera del Duero, cargo que ocupa desde hace 24 años.

 

 

Inaugurado el 9 de mayo de 1993 por el entonces presidente del Senado, Juan José Laborda, por sus aulas han pasado 1.234 alumnos. En 1998 contó con 335 alumnos y 36 profesores, la cifra más alta de toda su historia.  Desde el curso 2007-08 la matrícula se ha estabilizado en los 200 alumnos y 32-34 profesores. “Han cambiado muchas cosas en todo este tiempo. Sobre todo el comportamiento de los alumnos. Cuando antes reprendías a alguno, ya tenía para toda la semana. Ahora, te replican”, señala Fermín Tobar, profesor de Tecnología, responsable de extraescolares y otro ‘fijo’ en la plantilla del instituto, al que llegó desde el viejo centro de FP que había antes en Roa.

Por su parte, el director lamenta que la continua renovación del cuerpo docente, cuyos integrantes no permanecen en la villa más de dos o tres años, dificulta afrontar proyectos a largo plazo.

Su carácter rural no le ha impedido ser pionero en muchos aspectos. De hecho, en el curso 1993/94 asumió el reto de implantar el nuevo sistema educativo que suponía la llegada de ESO y Bachiller, integrando en sus aulas a los que hasta entonces eran alumnos de 7º y 8º de EGB.

“Fuimos un centro pionero en toda España con otros quince. Fue un cambio difícil porque las familias pensaban que los chicos eran demasiado pequeños para entrar en el instituto. Fue un medio que se disipó rápidamente porque lo aceptaron. Incluso estuvimos tres o cuatro años con comedor escolar hasta que conseguimos el horario continuo”, recuerda Medina.

Otra de las iniciativas novedosas del ‘Ribera del Duero’ es su apuesta por las actividades extraescolares. Ofertan cerca de cincuenta cada año. Todo con un objetivo muy claro, “para que los chicos del medio rural vean otras realidades”, explica. Y entre sus principales valores, el seguimiento casi personalizado que realizan de cada alumno y que no se pueden llevar a cabo en los grandes centros de las capitales. Las tutorías constantes hacen que los padres y madres estén implicados en cada momento de la formación de sus hijos.

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.