Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.
Banner Sección

"Para vender más libros sería necesario que se leyera más y eso no es para nada nuestro punto fuerte"

Hoy entrevistamos al poeta y matemático Juan C. López Cantos

22/12/2019 8:12 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

Juan Carlos López Cantos es arandino y siempre ha vivido en la ciudad que le vio nacer exceptuando el tiempo que estudió en Valladolid. Es profesor de matemáticas y compagina su trabajo y la familia con otra de sus pasiones, la escritura. Acaba de publicar su último trabajo con forma de poesías ‘Poemia’, con el que espera aportar a los lectores un gran número de sensaciones.

-¿Cómo llega un profesor de matemáticas a aficionarse con la poesía?

-Me imagino que al descubrir cómo un grupo de palabras son capaces de provocar una revolución en el interior, de acariciarnos o escocernos por dentro. Una vez que se siente el prodigio, para bien o para mal, supongo que  es imposible dejar de buscarlo. El otro día me preguntó un alumno: ¿qué hace un poeta dando clase de matemáticas? Tal vez ese sea el orden correcto, no lo sé. En cualquier caso, la respuesta es obvia y más fácil.

-¿Cómo defines “Poemia”?

-Difícil, lo de definir... Poemia es un conjunto de textos que espero que al lector le diga más de lo que dice, y que ese más parezca verdadero,  que produzca la impresión de estar vivo, como si fuera un árbol, o las calles, o una montaña... digamos que espero que sea un paisaje, una ciudad…

-¿Qué diferencia esta obra de tus otros tres poemarios: “Olalva”, “Alquimia” y “Los ingenios del tedio”?

-Pues tengo la impresión de que es más reflexivo. Nada que no se haya dicho antes, claro, porque en esto del sentir no hay nada nuevo salvo el modo en que se provoca esa emoción con la palabra.

-¿Cómo surge un poema en la cabeza de Juan Carlos López Cantos?

-En la mayoría de los casos hay algo, que no acierto a ver con claridad, que lucha por adoptar una forma. A veces una mirada, por ejemplo, puede ser  el detonante; otras, la sonoridad o la evocación de un grupo de palabras... Después empieza el trabajo. Creo no sentir la necesidad de contar mis sentimientos, mis impresiones en lo que escribo, al menos de un modo consciente. No creo que puedan interesar fuera de mí.  Pero, está claro, aprovecho para decir.

-Me imagino que la mente no para y ya hay más versos en espera de publicación...

-Sí. A mis libros siempre les toca esperar un largo tiempo. Generalmente es dejadez por mi parte, pero entiendo que si no se siente la necesidad de publicar... Supongo que la edad te permite afrontar esto con más calma. En estas cosas, uno tiene que hacer lo que le viene en gana, y no precisamente porque no sean serias sino al contrario, porque lo son.

-Dinos alguno de tus poetas preferidos

-Sin duda, quien me cautiva especialmente es César Vallejo. A partir de ahí, es difícil. Además, unos libros de un autor te gustan; otros, no tanto...  Valente, Gamoneda, Cernuda, Pizarnik, Machado, Hierro, Pessoa, Biedma... no sé...

-¿Qué es más difícil: explicar una poesía o el teorema de Rolle?

-Yo creo que el poema tiene que sentirse. Podemos intentar analizarlo y se añadirá tal vez un placer intelectual, infinitamente menor.  No se explican las manzanas, se muerden, se siente su dulzura o su acidez. Nadie piensa en la fotosíntesis en ese momento. Y hacerlo, además de una tontería, no sería más que adoptar una interpretación de la realidad, que nada aporta al sabor de esa manzana. Sentimos que las cosas nos “dicen” algo, y no pensamos en cómo se formaron. El error es acudir al poema como se acude a una factura o a un teorema, que se explican en cuanto comprendes su lenguaje; mejor o peor, eso sí.

-¿Es difícil vender libros hoy en día o crees que las nuevas tecnologías lo hacen más posible?

-Supongo que te permiten llegar a más gente, claro. Y vender una imagen. Para vender más libros sería necesario que se leyera más y eso no es para nada nuestro punto fuerte. Un “me gusta”, tan fácil de hacer, no es vender un libro. En cualquier caso, la promoción es una de las gracias que no me ha dado el cielo.

-Además de escribir ¿qué otras aficiones tienes?

-La música, que son palabras mayores, el ciclismo... pero si me pides una afición que esté por encima de la poesía te diría que estar vivo, despierto.

 

Imagen: Arturo Sanz

 

 
1 Comentario
 
 
 
Usuario  
#1   opino 22/12/2019 21:56:21
 
"sería necesario que se leyera más y eso no es para nada nuestro punto fuerte"

No si leer se lee.
Hay "reuniones sociales" para leer un libro de hace mas de mil años.
Otra cosa es que se entienda lo que se lee. Que hay quienes leen literalmente, y otros que interpretan según les da el aire.

Desgraciadamente hoy día, es la imagen y no la palabra, la que ofrece la información. De ahí que cuando se da una noticia, o se escriba un libro, a la gran mayoría nos cueste asimilar la información. Si es que ya no estamos acostumbrados.
Solo hay que ver las faltas de ortografía cuando se hacen comentarios en según que medios.
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.
 
Banner Sección