Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Pistoletazo de salida a los cursos de verano

45 personas acuden al primero de ellos dedicado al mundo vitivinícola

01/07/2019 11:13 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

45 alumnos son los que han iniciado esta mañana el primero de los cursos de Verano de la UBU en Aranda de Duero. El sector vitivinícola es el protagonista de esta semana, uniendo a estudiantes universitarios con trabajadores de diversas denominaciones de origen. “Es uno de los cursos de verano que más acerca a la gente joven y se consigue una mezcla de juventud que está haciendo sus estudios con gente que está trabajando en el sector, además de viticultores gracias a la cultura que existe de elaboración tradicional”, explica la técnico municipal Pilar Rodríguez de las Heras.

De las Heras es una de las coodirectoras del curso, como también lo es Alberto Tobes Velasco, responsable del servicio de Experimentación y Ensayo del Consejo Regulador de la Ribera del Duero. Son 19 años los que se lleva desarrollando un curso de verano en torno a la viticultura y la previsión es que su continuidad dure muchos más. “Siempre hay cosas que contar porque es un sector muy dinámico”, señala Tobes, añadiendo que “todas las presentaciones son interesantes”, desde la recopilación de variedades históricas, a catas el acercamiento de la DO Ribeiro a Aranda y excursión de los alumnos a la DO de Arribes, pasando por los mitos y realidades del vino o la adaptación de los viñedos  para obtener uva de mejor calidad. “O en enología la recuperación vasijas de barro, algo que teníamos olvidado y que se empieza a hacer mediante investigaciones con resultados muy positivos al menos para pequeñas partidas”, afirma Tobes.

La primera de las ponencias ha contado con el ingeniero agrónomo Rafael García, quien ha presentado el trabajo de recopilación de biotipos que se ha venido realizando en la Ribera del Duero sobre variedad tempranillo. Y es que “llevamos 8.000 años seleccionando las vides a través de procesos de domesticación hasta llegar a las variedades que tenemos ahora para vinificación”, destaca. Un proceso que se ha hecho de una forma más acuciante en los últimos 500 años donde han influido  los gustos, la normativa de los consejos reguladores, el cambio climático, la comercialización y el mercado. “Las variedades son las que son porque los consejos reguladores autorizan unas determinadas variedades y ello hace que no haya otras porque quedarían fuera”, explica García, aunque ello no quita para que se esté produciendo “una tendencia a recopilar el material vegetal de las viñas viejas porque hay biotipos que pueden ser interesantes para adaptarse al cambio climático, hay que recuperarlos porque si no desaparecerían”.

Los cursos de verano han servido para dar el pistoletazo de salida como concejal de Educación a Emilio Berzosa, quien ha señalado que se trata de unas propuestas que suponen “un verdadero lujo para la ciudad, muy interesantes y que además atraen a gente de fuera”.

Inauguración del curso. / BC

 

Imágen superior: De izquierda a derecha Emilio Berzosa, Pilar Rodríguez y Alberto Tobes./ BC

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.