Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Premio ARCO para la artista ribereña Asunción Molinos

Por su proyecto sobre la agricultura en Egipto

05/03/2019 10:35 | DR
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

La artista ribereña Asunción Molinos Gordo ha conseguido el Premio ARCO de la comunidad de Madrid. Su proyecto denominado ‘Agricultura fantasma (Cultivo ilimitado de recursos)’ es el que le ha hecho merecedor a esta creadora arandina con orígenes en el pueblo de Guzmán al premio.

Con la obra, la artista trata de reflexionar sobre el desarrollo de las políticas agrícolas no sostenibles. Parte del nombre lo toma prestado del videojuego Tom Clancy›s Ghost Recon Wildlands, perteneciente al género “mundo abierto”, donde los jugadores desarrollan la partida de acuerdo con sus propias ambiciones y deseos, ignorando el objetivo principal del juego.

El proyecto se aproxima a la situación actual de la agricultura en Egipto, que parece ser conformada precisamente, por un conjunto desarticulado de intereses y deseos, ignorando el bien común. La vista de pájaro del país, apunta la autora de la obra, “revela una geometría parlante, que nos habla tanto de las condiciones económicas y productivas de pequeños campesinos, como de la agroindustria y del gobierno central”.

Y es que cualquier imagen satélite de las tierras aledañas al río Nilo y a su delta, muestra al espectador un crisol de minúsculas explotaciones agrícolas, de menos de 100 metros cuadrados con forma rectangular. Son tierras de las que viven los 4 millones de pequeños campesinos egipcios, y producen principalmente para abastecer la demanda nacional de alimentos.

Cuando uno se aleja de la ribera y se adentra en el desierto, se encuentra con una serie de círculos de gran magnitud, con un promedio de 2’5 kilómetros de radio. Estas explotaciones agrarias que pertenecen a los agronegocios y al gobierno, producen principalmente para exportar al mercado internacional”, explica la autora del proyecto.

El proyecto “Agricultura fantasma” es una reflexión sobre cómo las geometrías de estos dos modos de agricultura, evidencian la disputa por los recursos naturales y económicos. La forma rectangular de las pequeñas explotaciones, obedece a las particiones que se han ido haciendo, de las tierras que Nasser entregó a los campesinos, como parte de la reforma agraria revolucionaria. Cada campesino, a su muerte, dividió la tierra en base al número de hijos varones. En cambio, la forma circular de las grandes explotaciones obedece a los sistemas de riego por medio de pivots, una tecnología importada, exclusivamente accesible a las empresas con capital inversor.

El formato de este trabajo son dos grandes piezas textiles realizadas con la técnica del “kheimeya”, una forma de artesanía egipcia que ha sido principalmente usada para la creación de carpas y tiendas de campaña.  La primera pieza tiene unas dimensiones de 2,5 metros x 2,5 metros y lo que vemos es un mapa a escala donde aparecen superpuestas las dos formas de agricultura; en positivo el entramado de multitud de minifundios campesinos y en negativo el espacio que ocuparían las macro-explotaciones agrarias si se colocasen encima de las pequeñas tierras.

La segunda pieza tiene unas dimensiones de 1,5 x 1,5 metros y lo que vemos es la cantidad de pequeñas explotaciones agrarias que cabrían dentro de uno de estos círculos de macro-explotación.

 

Pie de foto: Imagen de la obra expuesta en el CIC de El Cairo, como parte de la exposición colectiva ‘Sumerged - on rivers and their interrupted flow’. / Osama Dawod

 

 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.