Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia y poder ofrecer un mejor servicio. Al continuar entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Viaje al centro de la tierra para descubrir la belleza de nuestro patrimonio

Un proyecto ribereño logra la apertura de las canteras de las que salió la piedra de la catedral de Burgos, pero también de templos de la comarca

02/04/2021 8:06 | Begoña Cisneros
WhatsApp
Linkedin
Google +
Twitter
Facebook
Enviar
Imprimir

Foto Noticia

¿Sabías que las iglesias de Peñaranda de Duero o de La Vid, o la fachada de Santa María están hermanadas con la catedral de Burgos? Pues la realidad es que sí, y el nexo de unión de los templos ribereños con su “hermana mayor” de la capital burgalesa lleva el nombre de “piedra”. Porque el material utilizado en todos estos casos, y en múltiples monumentos de la provincia de Burgos, de León o de Vitoria  provienen de un mismo sitio: de debajo de los montes que unen las localidades de Hontoria de la Cantera, Cubillo del Campo y Tornadijo.

Allí se encuentran las canteras de las que se extrajo la piedra caliza para construir estos hermosos edificios y ahora se pueden visitar gracias a la iniciativa privada que impulsa un ribereño que no cesa de emprender en materia de Turismo en la comarca, Gabriel García.

 

 

Porque es ahora cuando por fin se pueden visitar las canteras desde donde hace trece siglos comenzaron a salir estas piedras que resaltan por su color blanco, tan adecuadas para dar visibilidad a las iglesias. Fue hace dos años cuando surgió esta posibilidad que García cogió al vuelo con el objetivo de explotar turísticamente las canteras. Por el momento son visitables dos de ellas, pero el proyecto es mucho más ambicioso, ya que se está trabajando para lograr un aula de interpretación, y un espacio de eventos y conciertos entre otros.

 

 

“Nuestro trabajo en el Ventorro y en V Ciudad con grupos, investigando nuevas vías de desarrollo turístico nos llevó a colaborar en este proyecto. Compré un tercio de la sociedad y empezamos a generar ideas. Es una forma importante de unir Burgos con la Ribera del Duero, a través de sus monumentos”, explica García, comentando que fruto de ese nexo de unión puede generar un flujo importante de turismo. Desde la Ribera al alfoz de Burgos, donde se encuentran las canteras, pero también en sentido contrario logrando que a los que vayan a ver primero las canteras les entre el gusanillo de recorrer aquellos monumentos que se crearon con sus piedras.

 

 

Son 23 canteras las que forman parte de este complejo con un recorrido formado por cerca de siete kilómetros al que se le ha denominado ‘Patrimonio de la luz’ y la intención de los promotores es lograr que los visitantes puedan acceder a seis de ellas. Por el momento están abiertas al público tres. Se trata de las galerías denominadas de la Catedral, El Pozo y El Polvorín, que ofrecen un auténtico viaje al centro de la tierra, a la historia y al origen del patrimonio.

La cantera de la Catedral recibe este nombre porque de aquí salió la materia prima para construir la seo de Burgos. Las rampas, las columnas, las vetas de piedra y la luz natural y artificial van creando juegos de luces y sombras que trasladan al visitante siglos atrás, a la época en la que los mineros, pico y pala, extraían el preciado material o a épocas más recientes cuando se usaba la pólvora para agrandar estos espacios. Durante la Guerra Civil, esta cantera albergó munición para el ejército sublevado y se convirtió en un polvorín que se mantuvo durante décadas.

 

 

Una grúa marca el lugar donde se halla la segunda cantera, la del Pozo. Allí es posible adentrarse en la historia de la minería y descubrir cómo el trabajo ha ido evolucionando con el paso del tiempo. Todo ello gracias a la recreación de personajes trabajando, moviendo la piedra o subiéndola por el respiradero.

La belleza y la singularidad de las galerías es tal que el espacio se ha aprovechado para rodar varios anuncios, así como para conciertos. Sentir la música resonar donde antes se escuchaban los sonidos de las palas y los cinceles golpeando la piedra es algo grande.

‘Patrimonio de la Luz’ ofrece visitas guiadas a las 10, 12 y 17 horas de martes a domingo. Cada galería dispone de 1.800.000 metros cúbicos, cuenta con sistemas de ventilación natural y tiene capacidad para albergar a 1.500 personas de manera habitual, aunque ahora la visita se hace en grupos reducidos cumpliendo con todas las medidas de seguridad y sanitarias estipuladas.

 

 

Monumentos burgaleses

Afirman los historiadores que los romanos ya usaban la piedra de Hontoria para fabricar sus estelas; más adelante, en los siglos VII y VIII, esta misma piedra se utilizó para levantar la ermita visigoda de Santa María de Quintanilla de las Viñas, aunque fue ya durante el románico, cuando el desarrollo de la cantería alcanzó un gran apogeo.

A partir de ese momento, gran parte de los monumentos de la provincia tuvieron como origen la piedra blanca de Hontoria, entre ellos, la catedral gótica de Burgos, levantada hace ochocientos años.

En la capital burgalesa, la piedra de Hontoria se extiende más allá de la seo y es protagonista en innumerables casas señoriales, iglesias y palacios, además de en el castillo, en la puerta de Santa María, en la Casa del Cordón, en la iglesia de Nuestra Señora de la Merced o en el Hospital del Rey.

Han sido numerosos los escultores y maestros canteros burgaleses que han trabajado la piedra de Hontoria, tanto en sus talleres como en el interior de las galerías, hasta donde se cree que se trasladaban de vez en cuando para modelar con más facilidad el material.

Pero la historia de estas canteras no termina aquí. En los últimos cien años, ministerios, hoteles, centros comerciales y casas particulares se han construido con la piedra de Hontoria. Y todavía queda caliza para rato, puesto que la galería El Águila se sigue explotando.

 

  

 

 

 
1 Comentario
 
 
 
Usuario  
#1   OTERO 03/04/2021 13:03:02
 
Muy buena idea que los jóvenes y no tanto, debemos valorar y que va a favor de reconocer nuestros valores provinciales, tanto en turismo como entre sus gentes. Viajamos mucho pero no conocemos bien nuestra provincia y ahora es aprovechar.
Prometo en una próxima ocasión ver de donde salieron las piedras para las catedrales e iglesias provinciales.
Por cierto hay una construcción en Burgos que la cabezonería de algunos, trajo los mármoles de carrara.
 
 
 
 
 
 
Su opinión sobre este contenido
 
Tienes que estar logueado para escribir un comentario. Puedes registrarte si no tienes ya una cuenta creada.